*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Héctor Musto Héctor Musto
La polarización en las internas del FA, falso dilema
Esteban Valenti Esteban Valenti
Corrupción: ¿por qué a nosotros no?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
A recordar, ahora que comenzó la respuesta de Israel
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Democracia: sangre y poder hace 2600 años
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia: Macron ¿porqué no un Estado de Sitio ?
William Marino William Marino
26 de Marzo
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | José W. Legaspi
imagen del contenido José W. Legaspi

“Rodolfo, no estás solo”

José W. Legaspi

27.02.2018

A quién corresponda: No tengo el placer de conocer al Sr. Ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa. Por lo tanto, no soy su amigo. El título de esta columna lo tomé de una expresión del periodista y amigo Jorge Rowinsky, en Facebook

Los hechos

El viernes pasado, la OEA votó una resolución sobre Venezuela. En la misma, se exhorta al gobierno del hermano país que reconsidere la convocatoria a elecciones presidenciales y presente un nuevo calendario que haga posible la realización de las mismas con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente, legítimo y creíble, que incluya la participación de todos los partidos y actores políticos venezolanos, sin proscriptos de ninguna clase, observadores internacionales independientes, acceso libre e igualitario a los medios de comunicación, y con un Consejo Nacional Electoral cuya composición garantice su independencia y autonomía y que goce de la confianza de todos los actores políticos.

También se solicita al Gobierno de Venezuela que implemente las medidas necesarias para evitar el agravamiento de la situación humanitaria, incluida la aceptación de la asistencia ofrecida por la comunidad internacional.

Concluye dicha resolución que se mantendrá atento el organismo a la situación, reiterando su voluntad de apoyar medidas que permitan el retorno al orden democrático y la paz social a través del ejercicio efectivo de la democracia, el respeto a los derechos humanos y la plena vigencia del estado de derecho en el marco de las disposiciones de la constitución de Venezuela y en consonancia con sus obligaciones y compromisos internacionales.

Esta declaración fue votada por 19 países (entre ellos Uruguay), 8 abstenciones y 5 votos en contra.

Estas elecciones de abril se realizan con candidatos de la oposición vetados por el gobierno y con la prohibición de que los opositores se presentaran en coalición, como lo venían haciendo en anteriores elecciones.

Las críticas

Como ya mencioné al inicio de esta columna, no conozco personalmente al Sr. Ministro, por lo tanto no soy su amigo, ni mucho menos.

Jamás milité en el sector político al que perteneció, y ahora pertenece. Es decir que cuando fue blanco, yo era comunista y militaba en el FA. 

Aunque, ahora recuerdo, compartimos una lucha titánica común. Juntar las firmas para someter a consulta popular la Ley de Caducidad, y el Voto Verde, expresión del intento por derogarla. En ese momento era intendente y recuerdo el papel que jugó, oponiéndose a la mayoría de su propio partido que apoyaba el voto amarillo. Nunca nos cruzamos, pero estuvimos comprometidos en cuerpo y alma en el objetivo.

Claro que lo voté a la vice presidencia las veces que integró la fórmula junto a Tabaré Vázquez, expresión de los deseos y necesidad de cambio en nuestro país. Pero nunca estuvimos ni cerca del contacto personal.   

Podría agregar incluso, que nunca compartimos tribuna en esa expresión cultural, tan fuerte de nuestro pueblo, como es el fútbol. Mis gustos, al respecto, tienen que ver con el tradicional adversario del club de sus amores.

Es decir, no lo conozco, no tengo ese gusto, no hablo ni hablé nunca con él, y es probable que nunca lo haga. 

Tengo las manos y la conciencia libres para expresar lo que pienso y siento.

Y me pregunto, a la vista de la sucesión de hechos políticos ocurridos en Venezuela, en los últimos tiempos: ¿se puede estar en desacuerdo con la resolución que votó Uruguay en la OEA? Digo terminantemente que no. 

¿Cómo estarlo cuando el presidente Maduro convoca una Constituyente que sustituye a la Asamblea Nacional democráticamente electa, dónde no tiene mayoría?

¿Cómo estarlo cuando, bajo acusaciones de terrorismo, se encerró a opositores al gobierno?

¿Cómo estarlo ante la militarización constante de la sociedad, en aras de "la defensa del gobierno bolivariano"?

¿Cómo estarlo cuando se proscribe a dirigentes opositores y se prohíbe la coalición electoral de partidos opositores?

¿Cómo estarlo ante la permanente provocación, a todo aquél que se manifieste en contra del régimen, bajo la acusación de agresores terroristas?

¿Acaso los uruguayos nos olvidamos de lo que ocurrió durante la dictadura fascista en nuestro país?

¿Cómo estarlo cuando se "justifican" las graves carencias alimentarias que viven los venezolanos, detrás del bloqueo económico y financiero internacional, y la especulación de la "derecha oligárquica", sin reconocer errores propios, del gobierno?

¿Cómo no estar de acuerdo con las expresiones de Rodolfo Nin Novoa, a la salida de la reunión que mantuvo con el Secretariado Ejecutivo del FA? 

"¿Uruguay iría a unas lecciones con dirigentes políticos presos, con un Poder Judicial que responde a las directivas de un Poder Ejecutivo, a unas elecciones con partidos proscritos? Yo creo que no. Y lo que no queremos para nosotros no queremos para otros".

Expresó también: "Hay gobernantes que aunque se autodefinan de izquierda tienen posiciones que no lo son".

Esta resolución disparó críticas desde el propio partido de gobierno, el Frente Amplio. Surgieron desde el grupo Casa Grande, de la senadora Constanza Moreira, el MLN-Tupamaros, y el Partido Comunista, en la voz de su secretario general, Juan Castillo.

Y lejos de minimizarlas, las reconoció: "tenemos puntos de vista diferentes, como tenemos en algunos otros temas. En materia de relaciones internacionales hay que admitir que hay dos visiones: una posición más cerrada en materia de acuerdos comerciales  y otra que no cree en estas cosas".

Y remató: "Yo creo que nadie progresista o de izquierda puede sentirse representado por gobernantes que toman determinadas decisiones".

No puedo menos que expresar mi total acuerdo con estas expresiones. No lo hago como frenteamplista, ya no lo soy, pero si como un ciudadano progresista, de izquierda, "sin partido". El ministro tiene razón y lo apoyo totalmente.

Como ya dije en otros ámbitos, le pese a quién le pese, y le guste a quién le guste, Nin Novoa representa la mejor tradición democrática y republicana de la política exterior del Uruguay. La afinidad ideológica queda para los comités de base, la política exterior se rige por principios y definiciones de Estado. No es un partido de fútbol, ni una reunión de boliche, ni un asado entre amigos.

Rodolfo, no estás solo.



José W. Legaspi


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net