*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Héctor Musto Héctor Musto
La polarización en las internas del FA, falso dilema
Esteban Valenti Esteban Valenti
Corrupción: ¿por qué a nosotros no?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
A recordar, ahora que comenzó la respuesta de Israel
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Democracia: sangre y poder hace 2600 años
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia: Macron ¿porqué no un Estado de Sitio ?
William Marino William Marino
26 de Marzo
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Daniel Vidart

Carta al abuelo Don Pedro Bartzabal Althabe

Daniel Vidart

Don Pedro Margarito, Virgilio de mi infancia,

todavía te veo rodeado por los humos

de los tabacos fuertes liados en el día

que ardían en la tibia penumbra sanducera.

 

Tabaco Passo Fundo, violento, brasileño,

envoltura de chala, doméstica y tundida,

el ojo solitario de un cíclope, sangriento,

se abría y se cerraba al compás del aroma.

 

Tras ese farolillo de lumbre intermitente

succionaba, profunda, tu boca desdentada

y el pelo blanco al rape enredaba los zarzos

de aquella azul voluta de tallo sigiloso.

 

Tenedor de cien libros de negocios ajenos

del lunes hasta el sábado en turnos militares

computabas las cifras, escribías a pluma,

prensabas como uvas las hojas transparentes.

 

Zuberoa era el signo de tu clara memoria,

"pais de bosques tibios", asi lo traducías

al nombre que en euskera caía de tus labios:

acarreando nostalgias me hiciste bertsolari.

 

Cuando el jardín hervía de grillos y luciérnagas

bebías tu Lucera, un suave aperitivo,

mascullabas en vasco, bromeabas en criollo,

alzabas como un tótem la trenzada alpargata.

 

Que lindo era escucharte, abuelo pueblerino,

recitando tus atlas de cartas coloreadas,

los dos en un balcón de dulzona pereza

y tú desovillando memorias de otros mundos.

 

Eran tu amor secreto las regiones de Chile,

de corrido evocabas sus ríos y ciudades,

de visita nos íbamos desde el duro salitre

al mar de trementina que patrulla el Caleuche.

 

Don Pedro Margarito, maestro de los órdagos

ya van cuarenta años de nuestra magia grande,

tú vuelas muerte adentro con alas de arpillera

y yo repaso en vivo tu espectral geografía.

 

Cada nombre que vuelve, cada puerto que asoma,

cada cumbre nevada igual que tu cabeza,

repiten tus vocales, me humedecen los ojos,

entre vascos antiguos transitas, pulcro abuelo.

 

Y como tú, pitando cigarros melancólicos

retorno a viejas noches de uruguayos balcones

y nos vamos alegres, asidos de la mano,

del Norte Grande a Pascua, en medio del Océano.

 

Perfumaban tus cuentos estrellas federales,

te las llevaste puestas en tu ataúd de pino,

gracias por dejarme una, chilena, hospitalaria,

con ella condecoras mi pecho desterrado.

 

Quien diría, don Pedro, que estoy en aquel Chile

que tu relato hurgaba de Arica a Magallanes,

ardía noche adentro el puntual cigarrillo

y tu aliento mezclaba el humo y las palabras.

 

Podría preguntarte muchas cosas, abuelo,

por mi río y su espalda de brillante hojalata

que pulía la piel de los cantos rodados

bajo un cielo benigno, protector de las islas,

 

o por aquel naranjo que yo mismo plantara,

y era como un cosmos de soles congelados,

por la higuera habitual, los laureles gloriosos

o el jacarandá tan bello con su copa florida.

 

Pero apenas te pido que entrepares el vuelo

y oigas la palabra que me trajo a esta tierra

a restaurar los mapas de cromos desteñidos

en la Ligua que tiembla y el Caulin araucano.

 

La palabra terrible, Don Pedro Margarito,

no rima con el debe y el haber de tus números,

si pasó por tu lado, no diste el santo y seña,

yo quise deletrearla: por eso estoy en Chile.

 

Te la digo al oído, escúchala y prosigue,

yo me quedo y la grito con los rotos de América.

 

Santiago de Chile, 1973

 



Daniel Vidart. Antropólogo, docente, investigador, ensayista y poeta.

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net