*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Michael Añasco Michael Añasco
BLACKHAWK DAWN. EE. UU regreso a Somalia.
William Marino William Marino
Que nos pasa…
Fernando López D’Alesandro  Fernando López D’Alesandro 
La extravagante diplomacia checoslovaca
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
“Verdades” que son imposiciones: el caso de las ganancias de grandes corporaciones
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Nosotros, la gente. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Maduro y las utopías
Jan Steverlynck (*) Jan Steverlynck (*)
ARTE Y SOLIDARIDAD Exposición Subasta Ecuador 1982. Para rescatar en la memoria
Esteban Valenti Esteban Valenti
Éramos tan pobres
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Vinieron por las playas
Enrique Canon Enrique Canon
De la esquizofrenia a la ira
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La cultura rural ante la globalización (1)
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
¿Hacia dónde vamos?
Carlos Pérez Carlos Pérez
La oferta y la demanda
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Atemporal
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Disciplinando a la profesión médica. Cuando la opinión de los pacientes es solo un ideal.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
La muerte de Amos Oz : conciencia viva de Israel
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La revolución cubana festejó su 60 aniversario en un cementerio: ¿Celebraron la vida o la muerte?
David Malowany David Malowany
Más trata el Frente Amplio de decir que vivimos en un país distinto y este más se parece al de siempre
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Largaron
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Bolsonaro: Su popstar primera dama y los uruguayos
José W. Legaspi José W. Legaspi
Cuba “¿una sociedad diferente?”
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Los tiempo cambian aceleradamente
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Un 2018 que Israel puede resumir con orgullo
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
Muere Amos Oz, el escritor israelí que levantó su voz contra los fanatismos de Oriente Medio
Luis Fernández Luis Fernández
Voy a escribir sobre el agua y el fuego
Pablo Mieres Pablo Mieres
El financiamiento de los partidos: entre los versos y las acusaciones
Daniel Feldman Daniel Feldman
Cacho Feldman, 44 años de ausencia
Daniel Vidart Daniel Vidart
La guerra y la paz
José Vera José Vera
Saludo de nuevo año
Roberto Savio Roberto Savio
Las cucarachas y los humanos
Ismael Blanco Ismael Blanco
“La mañana siguiente”
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
La deriva ética de la ONU y su irreverente negación de la historia
Juan Santini Juan Santini
Hasta aquí llego mi amor
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
Carta abierta a veganos, animalistas y afines
Mireia Villar Forner (*) / Birgit Gerstenberg (**) Mireia Villar Forner (*) / Birgit Gerstenberg (**)
A 70 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos
Jaime Secco Jaime Secco
¿Crear riqueza o acabar con la riqueza?
Juan Manuel Otero Juan Manuel Otero
El Concilio Arim / Miranda y sus ejes temáticos. ¿Academia/sociedad, buenas rela-ciones? ¿Descentralización?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Árbol sin raíces no aguanta parado ningún temporal
Carolina Cerrano-Fernando López D’Alesandro Carolina Cerrano-Fernando López D’Alesandro
Las Fuerzas Armadas uruguayas y el naciente peronismo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | William Marino

Dormir en la calle

William Marino

07.06.2018

Muchos dicen que al marginado le gusta dormir en la calle porque allí se                   encuentra libre. Pero, ¿quién lo dice y porque lo dicen? Y ¿libre de qué?

La mente humana es tan vasta para decir cosas, sobre otras personas que es muy difícil poder razonar.  Solo el que durmió en las calles sabe lo penoso que es estar ahí, en esa jungla de cemento donde el delito de todo tipo, es moneda corriente, donde el destrato viene del lado más inverosímil. El que te tendría que defender es el que más te ataca, es el que te viola o te roba, es el que te pega y luego te pregunta que haces ahí. Hoy en ocasiones me rio de cuando muchos responsables, y no tanto, ponen en las redes sociales números telefónicos de organismos públicos, para que el común de la gente llame. ¿A quién hay que llamar? Policía, MIDES, Salud Publica, refugios, I.M., y ahí sale la voz fría, de gente que se encuentra en lugares calentitos, con pocas ganas de salir de sus "refugios nocturnos", porque el frio cala los huesos y entumece la mente. ¿Pero eso sucede? SI sucede o no, más que nada desde que se esconde el sol y el ponchito de los pobres nos deja de calentar, pues es a partir de ese momento que se deja una contestadora. Que como no tiene alma, no tiene corazón, te habla en forma automática y tú te preguntas ¿para qué puta madre estoy llamando si estoy en la puerta de un organismo, que es al que llamo?  El dormir en la calle, o plaza de Montevideo, es estar a merced, del chorro y/o oportunista, pues lo poco que posee, es mucho para él que te roba. No hace muchos días, en San José entre Ejido y Yaguaron, un joven de unos 20 y pico de años lloraba, pues mientras dormía lo habían despojado de sus zapatos y una manta, lloraba porque tenía frio, lloraba porque se había quedado sin zapatos, lloraba porque tenía hambre. Una señora le compro algo de comida y de decía de ir a realizar la denuncia a la jefatura, el decía que no porque "no le creerían". Le dirían que estaba borracho o drogado, pero según él no lo estaba. La señora le dejo una bufanda y se retiro.

   Plaza Suarez, en la avenida Suarez, frio, mucho frio, una persona tirada en la vereda, casi sobre el pasto, mojado tiritando de frio. Pasa en ese momento un patrullero se lo para y plantea el tema y nos contesta que ellos nada pueden hacer en ese tema. Una vecina le trae leche caliente, mientras sigue la conversación con la policía, que nada puede hacer, pues el mismo no estaría enfermo, el hospital no lo recibe pues en apariencia nada tiene. ¿Qué hacer? En ese mismo día en los informativos, veo un cartel con el justo reclamo ante un cobarde asesinato de una persona: "una familia lo esperaba". Pero al que vive y duerme en la calle nadie lo espera.  El tema seria porque duerme ahí. Yo no lo sé y creo que pocos lo saben. Las causas pueden ser muchas y a la mayoría de los que duermen en hogares cálidos, poco le interesa. Como lo solucionamos, vuelvo a decir que no lo sé, pero nuestro estado invierte mucho dinero en este tema. Aunque a fuerza de ser sinceros, ese grupo apolítico del campo "Un solo Uruguay", pide que no se gaste más dinero en esa gente, aunque el que duerme en la calle, es tan ciudadano como ellos y nosotros.  De pronto la sociedad los quiere condenar, al decir de Máximo Gorki, a ser "los ex hombres", hoy tal vez diríamos los ex humanos.....

P.D.: hace unos días en una charla sobre este tema se daban  al toque, unas treinta direcciones donde dormía gente en condiciones muy jodidas. Tema interesante para analizar.





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net