*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los uruguayos y el tiempo
Luis Ferández Luis Ferández
Izquierdas...
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cosecha de muerte en Franja de Gaza.
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Alto el fuego Israel-Hamas: entre alivio y preocupación
Carlos Garramón Carlos Garramón
Trump Vs. Xi. Buenos Aires, 29 de noviembre
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
En libertad… el día después
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
La “carne cultivada” y otras amenazas
Pablo Mieres Pablo Mieres
La apertura y bienvenida a los inmigrantes
Álvaro Guerrero (*) Álvaro Guerrero (*)
La pospolítica y el pos Uruguay ¿que se viene?
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La conjura de los necios
William Marino William Marino
Domingo de elecciones
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
De cocina… (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Héctor Musto Héctor Musto
Polemizando, nuevamente, con los Navegantes
Carls Wuhl Carls Wuhl
Y una vez más un cuadro de dadores de lecciones
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
De la concentración de la riqueza y el poder decisional a democracias plenas
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Poniéndole cifras al despilfarro de recursos en la salud
José W. Legaspi José W. Legaspi
Navegantes: Democráticos, libres, y de izquierda
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Preguntas a Roger Waters
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Interpretación libre o dirigida de un afiche
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sistema Nacional de Inteligencia del Estado (SNIE)
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Brasil y nosotros
Jaime Secco Jaime Secco
Complicar la democracia
Michael Añasco Michael Añasco
IbnKhaldun y los 7.000. príncipesárabes
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Expropiación de los derechos humanos en el uruguay del siglo XXI
José Pablo Franzini Batlle José Pablo Franzini Batlle
Brasil. Gracias Artigas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Prohibición del café
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Crónica de un fracaso anunciado.
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
¿Con qué parte del cuerpo está votando Brasil?
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
Los Mismos Cerdos de Siempre
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Esperando a Kusturica: “El Pepe, una vida suprema”
José López Mazz José López Mazz
La arqueología una ciencia jóven
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Romero, Amielio y Jair. Uno a Uno.
Jorge Jauri Jorge Jauri
“Navegantes”, la libertad para otra política
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Que tienen los pobres en la cabeza Uruguay
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Cuando el socialismo uruguayo estaba entre López Rega y Videla
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Ana Jerozolimski

La ley de nacionalidad de Israel: reacciones y exageraciones

Ana Jerozolimski

20.07.2018

La nueva ley aprobada por el Parlamento de Israel el miércoles por la noche merece no pocas críticas pero no convierte a Israel en Irán ni en un estado apartheid.

Destacar lo que está mal y resulta nocivo en la "ley de nacionalidad" no tiene que llevar a afirmaciones totalmente exageradas, que no reflejan la realidad.

Por primera vez en sus 70 años de historia, el Estado de Israel promulgó una ley que apunta a definir su identidad nacional, los atributos y símbolos de la misma. Se trata de la "Ley Básica: Israel-Estado Nación del pueblo judío".

Una ley de este tipo, que apunta a dejar grabada para la eternidad la definición misma de Israel como Estado del pueblo judío, debería haber sido elaborada de modo que llegue a votación como producto del consenso más amplio posible entre gobierno y coalición. Que una ley de contenido tan fundamental se convierta en una tormentosa polémica, estaba de más.

En sus primeros incisos, la ley señala que Israel "es el hogar nacional del pueblo judío en el que realiza su derecho natural, cultural, religioso e histórico a la autodeterminación". Lo que es considerado por muchos como una afirmación obvia desde la creación del Estado, no estaba incluido explícitamente en una ley fundamental, hasta ahora.

 Según Netanyahu "en los últimos años ha habido quienes intentaron poner en duda que este es nuestro país". Con ello cabe suponer que se refería también a voces entre los propios diputados árabes en el parlamento israelí, que han llamado a que Israel sea formalmente "Estado de todos sus ciudadanos", lo cual borraría el carácter judío del país, aunque es el único Estado judío del mundo.

Es oportuno recordar que según un estudio de hace algo menos de un año, del Instituto Centro de Investigación PEW, 43 países del mundo tienen una religión oficial (la mayoría de ellos musulmanes), mientras otros 40 tienen una actitud preferencial respecto a una religión, generalmente a diferentes expresiones del Cristianismo. La ley israelí, de todos modos, no habla de la religión del Estado, sino de la dimensión nacional del pueblo judío en su "tierra histórica".

Especial polémica desató el inciso que recalca que el derecho de autodeterminación nacional es prerrogativa únicamente del pueblo judío. Consideramos que esto debe interpretarse como una aclaración implícita de que la minoría árabe, que asciende a un 20% de la ciudadanía de Israel, no puede proclamar un Estado nacional separado dentro de Israel o una autonomía nacional.

Sin embargo, según la interpretación de la Unión Europea, el inciso en cuestión se refiere al bloqueo de una futura autodeterminación palestina en el marco de un acuerdo entre las partes.

Volviendo a los árabes ciudadanos de Israel, este inciso no significa que vayan a ser discriminados como tales, sino que como colectivo, no pueden recibir reconocimiento nacional dentro de Israel.

 El Primer Ministro se refirió explícitamente en el Parlamento a "la igualdad de derechos de todos sus ciudadanos". Pero uno de los puntos más criticados de la ley es que igualdad no está mencionada en forma explícita.

"El problema no radica en lo que dice la ley, sino en lo que calla", nos dice  la jurista Suzie Navot, experta en Derecho Constitucional. "Está perfecto anclar en la ley el hecho que Israel es el Estado nación del pueblo judío e inclusive recalcar que el pueblo judío es el único que puede concretar en Israel su autodeterminación nacional. Pero no está bien que no aparece explícitamente el principio de la igualdad ante la ley".

El Dr. Amir Fuchs del Instituto Israelí de Democracia nos dijo que "era necesario reiterar lo que ya está en la Declaratoria de Independencia y también en otras dos leyes fundamentales: la plena igualdad de todos los ciudadanos ante la ley".

Justamente por tratarse una ley de peso constitucional, debería destacar las dos partes de la definición que siempre acompañó al Estado de Israel: no sólo Estado judío sino también democrático.

La nueva ley proclama varios atributos y símbolos del Estado, conocidos como tales desde hace décadas, pero anclados ahora formalmente en su cédula de identidad nacional: el nombre "Israel", la descripción de su bandera y su emblema, y el hebreo como idioma oficial.

Este último punto es uno de los que más polémica ha desatado, dado que el árabe ya no aparece, como hasta ahora, como otro idioma oficial sino que se determina que el único idioma oficial es el hebreo y que el árabe gozará de una posición "especial" que será determinada por  ley. Un inciso puntual aclara que ello no cambiará nada en el lugar del idioma árabe tal cual tenía hasta la promulgación de la ley. Entonces...¿para qué ofender gratuitamente a todos los ciudadanos de habla árabe? No se ganó absolutamente nada con ello.

En general se considera que la nueva ley es más que nada declarativa y que no cambiará nada en la realidad de la vida diaria . Aunque era legítimo promulgar una ley sobre elementos básicos de la identidad nacional de Israel, la  razón de fondo de la misma  parece ser la competencia política entre el Primer Ministro Biniamin Netanyahu y el jefe del partido "El Hogar Judío" Naftali Bennett, por quién aparece como mayor defensor de los valores nacionales de Israel.

Lo interesante y contradictorio es que esa contienda se haga con una ley que deja una sensación distinta de la realidad en el terreno. Antes de fin del 2015, el gobierno de Netanyahu aprobó un plan de presupuesto quinquenal para la minoría árabe, por un monto de 15 mil millones de shekel (casi 4 mil millones de dólares), calificado con razón como "histórico" por la incidencia que tendría en la educación, infraestructuras, y la economía en general.

Por otro lado, la tensión política interna ha ido en aumento, por una combinación entre el tono radical de los diputados árabes en el Parlamento y el carácter nacionalista de la coalición. Esto, aunque en el terreno, la situación de la ciudadanía árabe es cada vez mejor. Si bien hay desafíos pendientes, la minoría árabe ha obtenido grandes logros, y está presente en todas las áreas de actividad de la sociedad israelí, con alto nivel de preparación académica, altísimo porcentaje de estudiantes en todas las universidades y una marcada presencia de profesionales, por ejemplo, en todos los hospitales de Israel.

La nueva ley crea innecesariamente  una impresión distinta, arrojando un resultado nocivo y divisorio y una sensación de ofensa a las minorías no judías. Eso incluye también a los drusos, que hacen el servicio militar obligatorio y han sufrido numerosas bajas en la lucha por la defensa de Israel. Este jueves, los medios israelíes comentaron, sin dar nombres, que altos jerarcas de la Cancillería israelí criticaron en marcos cerrados la ley, recordando que hay hoy en día en el servicio exterior israelí más de 20 diplomáticos no judíos, tanto drusos como musulmanes, entre ellos inclusive un embajador y dos vice embajadores.

Aún sin minimizar todos estos puntos, resulta increíble escuchar algunas de las reacciones de figuras palestinas a la nueva ley israelí, desde el ex negociador Saeb Erekat diciendo que "formaliza el apartheid en Israel", hasta Hanan Ashrawi acusando como siempre a Israel de todos los crímenes del universo y el portavoz de Hamas Fawzi Barhum afirmando que Israel es un Estado racista y discriminador que quiere "eliminar a los palestinos".

Los únicos que han intentado hacer una limpieza étnica en el territorio de lo que es desde hace 70 años el Estado de Israel, han sido los árabes, en varias guerras cuyo declarado objetivo fue la eliminación del Estado judío. No es cuestión de interpretación subjetiva, sino de declaraciones  categóricas formuladas por diversos gobernantes y líderes árabes. Y formalmente, sigue siendo también la aspiración de Hamas, la organización terrorista que usa a sus civiles para hacer terrorismo contra la población civil de Israel.

Sí, la ley nos parece criticable. Pero entre eso y un Estado apartheid, hay años luz de distancia. Lo volvimos a ver este jueves, al viajar a una serie de entrevistas al hospital Barzilai de Ashkelon. Allí, el Jefe del Servicio de Anestesiología del hospital, el médico uruguayo-israelí Dr. Pablo Boksenbojm, nos contó de una fuerte vivencia de hace tan solo unas semanas, cuyo protagonista fue un palestino de 16 años, miembro de Hamas, que tras tratar de violar la barrera fronteriza con Israel, fue baleado por soldados israelíes para frenarle y llegó finalmente al hospital para ser atendido. El tratamiento inicial lo recibió de los paramédicos militares en el terreno.  Cuando lo fueron a desvestir en el hospital para atenderlo debidamente, notaron que llevaba dos granadas en sus bolsillos, lo cual podría haber matado a varios miembros del equipo médico.

Fue llamado de inmediato personal especializado para desactivar las granadas y acto seguido, se procedió a seguir atendiéndolo como si no hubiera pasado nada. El palestino fue operado cuatro veces, recibió 35 volúmenes de sangre y estuvo en rehabilitación aproximadamente 3 semanas antes de ser devuelto a Gaza. Y ni siquiera es seguro que la Autoridad Palestina pague por su tratamiento, ya que el individuo es de Hamas y las heridas se las causó Israel cuando intentó frenarle. Nadie dudó, sin embargo, si atenderlo o no.

Minutos antes de escuchar  el relato, en el corredor aledaño al quirófano se cruzaban los médicos israelíes, mexicanos, un guatemalteco, un español y un palestino de Hebron que se está especializando en el hospital.

Por más críticas que merezca la nueva ley -a nuestro criterio no por  lo que dice sino por lo que calla-, Israel sigue siendo un país libre que nada tiene que ver ni con el apartheid de la ex Sudáfrica, ni con el régimen asesino de Irán.



Ana Jerozolimski



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net