*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Héctor Musto Héctor Musto
La polarización en las internas del FA, falso dilema
Esteban Valenti Esteban Valenti
Corrupción: ¿por qué a nosotros no?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
A recordar, ahora que comenzó la respuesta de Israel
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Democracia: sangre y poder hace 2600 años
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia: Macron ¿porqué no un Estado de Sitio ?
William Marino William Marino
26 de Marzo
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Ana Jerozolimski
imagen del contenido Ana Jerozolimski

No lo digo solo yo, periodista judía. Lo admiten también los árabes.

Ana Jerozolimski

07.08.2018

Me ha pasado en más de una oportunidad, que al escribir notas defendiendo determinadas posiciones israelíes y criticando algunas posturas palestinas, entre quienes comentaban no se discutía en forma seria el contenido de mi análisis-lo cual es legítimo-, sino que se intentaba quitarle legitimidad, dando a entender que derivaba simplemente de mi condición judía.

Claro que en general, era con tono despectivo tanto hacia esa condición como hacia mi trabajo periodístico.

Evidentemente, si un palestino defiende las posturas de su lado, jamás aparecerían comentarios de ese estilo.

¿A qué voy con este prólogo?

A que cada tanto salen árabes valientes que se animan a decir en público precisamente las verdades a las que he hecho referencia en numerosas ocasiones, cuando critiqué las oportunidades de paz desperdiciadas por los palestinos, la tendencia a rechazar cualquier plan de paz que se les ha presentado y la línea extremista que los ha llevado al desastre.

Con el gobierno actual de Israel, de línea muy conservadora, con elementos claramente nacionalistas, totalmente desconfiado de los palestinos y varios opuestos a la creación de un Estado palestino independiente, es  muy común  la imagen de que no hay paz entre las partes por culpa de Israel. Pero la verdad es que de fondo hay muchas décadas de ofertas rechazadas por los árabes en general y los palestinos en particular.

Hace aproximadamente un mes, concretamente el 11 de julio, el ex Ministro de Información de Kuwait Sami Al-Nesf (piloto y Director General de la aerolínea Kuwait Airways)  dijo varias verdades en una entrevista concedida a la emisora de televisión por internet Kuwaiti Diwan Al-Mulla . Esta fue recogida por MEMRI TV, una organización que traduce publicaciones de televisión, prensa y radio del mundo árabe, para permitir conocer lo que se dice en la interna y no sólo en discursos en inglés hacia Occidente.

 

Este es un resumen de las declaraciones del ex ministro kuwaití.

Todo el texto que aparece a continuación, son palabras del ex ministro Sami Al-Nesf.

 

Sobre el extremismo, el "no" a las concesiones y el rechazo de la paz.

 

A lo largo de la historia, nadie ha dañado más la causa palestina que los grupos que competían en su extremismo. No muchos saben que en 1937, la Comisión real británica Peel llegó a la conclusión que debe haber dos Estados, una solución cuya pérdida la gente llora hoy. La Comisión Peel daba a los palestinos el 90% de la tierra, aproximadamente 25 mil km2- mientras que a los judíos les daba un mini-Estado de 2.500 kms2, en áreas que habían sido judías a lo largo de toda la historia y alrededor de Tel Aviv.

 

Los altisonantes y vacíos slogans del Mufti Amin Al-Husseini frustraron el plan de los dos Estados. Al Husseini voló hacia Hitler, apostando al caballo equivocado. Lo que estoy intentando demostrar es que históricamente hablando, la causa palestina ha perdido tiempo una y otra vez debido a los extremistas, no por los moderados.

Israel nunca se benefició de los moderados sino de los que gritan: ´¿El acuerdo del siglo? ¡No a la paz!...A menos que adoptemos una forma razonable de pensar, lo cual no hemos hecho durante un siglo, continuaremos acusando a las voces de la razón de ser traidores, criminales y colaboradores, a fin de marchar por la senda del extremismo, que siempre termina en catástrofe.

 

Los judíos dijeron que cualquier Estado es mejor que no tener un Estado. Dijeron que aceptar el plan sería mejor que rechazarlo, abrigando la esperanza de que la otra parte lo rechace. Así que los judíos aceptaron su 10%..

 

 

Sobre el rol del Mufti de Jerusalem, otrora líder de los árabes palestinos

 

¿Adónde fue Al Husseini? Voló hacia Hitler. Hasta ahora la causa palestina está pagando por sus fotografías con Hitler.

 

En primer término, Al-Husseini rechazó el plan de Partición de 1948 en el que los palestinos habrían ganado...En segundo término, incentivó a los palestinos a irse, exagerando desproporcionadamente lo ocurrido en Deir Yassin y otros lados. Para su información,  massacres ocurrieron en ambas partes. El lo exageró fuera de toda proporción, por su teoría de que los palestinos deben irse a fin de facilitar la entrada a los ejércitos árabes. Además, creía que los palestinos podrían equiparse con armas en el exterior. Bueno...se fueron y nunca retornaron.

El peor crimen de Al Husseini fue su insistencia en mantener a los palestinos en campamentos de refugiados. Cuando los armenios emigraron, no fueron a campamentos de refugiados. Cuando los kurdos emigraron, no fueron a campamentos de refugiados.

 

Aquel hombre, con su extremismo, dañó la causa palestina. Y yo les digo hoy a nuestros hermanos palestinos: ¿lo único que les interesa es la dialéctica radical? ¿Realmente quieren perder vuestra causa?

 

 

 

En guerra se pierde tierra. En paz, se la recupera.

 

Permítame decir lo que Mahmud Abbas (Presidente palestino) me dijo a mí y lo que yo le dije a Khaled Mash´al (de Hamas) en Damasco, y tres veces a Ismail Haniya (jefe de Hamas) , cuando estuvimos cenando en su casa en Gaza. Abbas dijo: ´La causa está por perderse. Consigamos una solución con Israel, a fin de que podamos mantener al menos lo que queda de la tierra". Cuando los extremistas provocan guerra, se pierde más tierra y cuando se firma la paz, se recupera la tierra. El Sinaí no fue recuperado en guerra. Fue perdido dos veces en guerra y fue recuperado a través de la paz. Tierras se recuperan en paz, no en guerra.

 

 

Hamas le dijo a Abbas que quieren un gobierno de unidad. Está bien, respondió. La diferencia entre nosotros es que ustedes no reconocen a Israel. Es cierto, dijeron. Queremos liberar Palestina desde el río hasta el mar. Y él les preguntó: ¿Con qué armas lo harían?.

 

Abbas dijo: Desde que nos deportaron de las tierras de 1967 debido al extremismo árabe-a Siria, Egipto y otros lados-nos hemos convertido en totalmente dependientes de Israel. El agua viene de Israel. La moneda en Gaza y Cisjordania es el shekel. Si quieres dinero, lo recibes de Israel. La electricidad en Gaza y Cisjordania también viene de Israel. La comida, el agua, todo...

 

 

Reconociendo el aporte judío y su historia en la tierra

 

En 1917, así como había extremistas, había también gente sabia, razonable. Uno de ellos era el politico libanés Shakib Arslan. Dijo: Cuando visité los poblados judíos, me di cuenta de que eran como una locomotora de avanzada, que nos sacaría de nuestra ignorancia, de la pobreza y mucho más. Esa gente era europea, habían venido a cultivar la tierra dijo  Había palestinos que dijeron lo mismo. Algunos palestinos dijeron: los judíos han estado aquí desde 1700 y 1800 y a lo largo de la historia. Los iraelitas y la Tierra de Israel están mencionados en el Corán. ¿Dónde estaban? ¿En África? No, es la misma tierra. Esa gente dijo, alcancemos un acuerdo. Extremistas como Amin Al-Husseini, Arafat, Ahmad Shukeiri, y todos aquellos que enarbolaron la bandera del extremismo, han dañado la causa palestina y la causa de los árabes.

 

 

 

El precio de la agresión

 

 

El tema del desplazamiento es algo común. Dijimos que 1948 era la primera vez que ocurría algo así, pero eso no es cierto, nos guste o no. Además, es importante entender-y así ha sido a lo largo de la historia- que si uno pierde una guerra, paga el precio.

Somos los únicos que se niegan a pagar el precio aunque perdimos la guerra de 1948. Perdimos las guerras de 1956 y 1967, pero rehusamos pagar el precio. Pero las cosas no funcionan así. Optamos por hacer la guerra y perdimos, así que la lógica indica que debemos pagar el precio.

Hay algo más que ha sido siempre cierto a lo largo de la historia. Si yo llego a un acuerdo para comprar esta mesa por 10 dinares, ese negocio vale solamente ahora. Si aceptas el precio de 10 dinares, el acuerdo entra en vigencia ahora. Pero si no, no puedo volver un año o dos después-cuando queda claro que la mesa vale una fortuna, digamos 1000 dinares- y decirte: Abu Ahmad, ¿recuerdas nuestro acuerdo de hace un año? La oferta era por 10 dinares pero no se firmó ningún acuerdo. Si los palestinos hubieran aceptado algunos de los acuerdos propuestos en el pasado, ahora la pelota estaría del lado israelí.

 

 

 

Y ahora sí vuelvo yo.

 

Para terminar, retomo mi análisis, tras haber compartido las sabias palabras del ex Ministro de Información de Kuwait.

Extremismo no es necesariamente llamar abiertamente a una guerra o a cometer atentados. Es también el discurso público palestino, de parte de muchos de sus propios líderes, en páginas oficiales de sus instituciones de gobierno y áreas diversas, según el cual los judíos son un elemento foráneo en la región, sin vínculos históricos con la tierra en la que fue construido el Estado de Israel. Es también la demonización constante de Israel y los judíos. La apología del martirologio ("shahada"). Y el mensaje que lo que Israel llama su territorio soberano, es de hecho territorio ocupado.

Es que aún cuando todo esto no necesariamente desata una guerra inmediata, educa al odio a las nuevas generaciones. Y con eso, sea cual sea el gobierno israelí, nunca se llegará a la paz.



Ana Jerozolimski



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net