*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
“Era tan fácil mantener el silencio”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Disyuntiva de hierro. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La excesiva ansiedad de las personas por su salud
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Nuestros primos… políticos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El simbolismo de Notre Dame de París en llamas
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hacer política sin ser lobo ni oveja
Willliam Marino Willliam Marino
Los cínicos y mentirosos
Luis Fernández Luis Fernández
Acerca de las direcciones gremiales de nuestra Enseñanza
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Estados confesionales en el mundo
Michael Añasco Michael Añasco
Rwanda a 25 años del genocidio
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Paris: la catedral de Nôtre Dame en llamas
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Maldición de Malinche
Carlos Visca Carlos Visca
Al margen de los últimos acontecimientos en las Fuerzas Armadas
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Sionismo: de la emancipación judía a nación de amos
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
Nuestro Judas Oriental y la Resurrección en Anchorena 
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Beresheet se estrelló. Pero Israel no fracasó.
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Censura o “problemas cargando la página”
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Otra economía, otro país
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
Jorge Braun Jorge Braun
Jose Nino Gavazzo, una pieza insignificante en el engranaje de la DICTADURA.
Héctor Musto Héctor Musto
El Partido Independiente: error y falta de ética política
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Mieres
Juan Santini Juan Santini
La Justicia de una democracia tutelada
Pablo Rudich Pablo Rudich
Masacre de Christchurch y la ultradercha en Austria
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El mejor candidato para ganarle al Frente Amplio
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Laura Alemán

Predios del dique Mauá. Vender el alma: tres perlas de un collar oscuro

Laura Alemán

11.08.2018

Hace unos días salió por fin de la sombra la propuesta de enajenar un tramo de la rambla Sur –los padrones 6.177 y 7.751– a efectos de habilitar el proyecto de la empresa Buquebus, que incluye una nueva terminal portuaria, un hotel de lujo, un centro comercial y estacionamientos subterráneos.

 

La iniciativa intentó colarse en la última Rendición de Cuentas y, frustrado el intento, en diciembre de 2017 fue aprobada de modo unánime por el Senado. Ahora tiene el aval de la Comisión de Transporte de la cámara baja -con el solo rechazo de un diputado colorado- y en setiembre será tratada -para su definitiva sanción- por el plenario de esta cámara.

Tras este periplo invisible o soterrado, el tema ha disparado el debate comunitario: a las voces inquietas de la academia se suman el reclamo coral de muchos montevideanos y el anuncio de algunos legisladores renuentes a levantar la mano. Así están las cosas. El aire destila tristeza y alarma. En especial, por la inaudita intención de privatizar un segmento de la faja costera, lo que marca el costado más irritante del asunto.

Pero el problema es complejo: lo que hay aquí es una trama enredada. Un paquete cerrado y lacrado que incluye -al menos- tres piezas encadenadas: la enajenación de la tierra, el programa previsto y su correlato edilicio. Parece oportuno, entonces, desatar este nudo y abordar cada uno de los hilos involucrados.

Propiedad: vender la tierra

El paso de los citados terrenos al dominio privado es el aspecto más álgido y cuestionable de la operación, dado que implica la pérdida del control estatal sobre ese enclave costero y sienta un nefasto precedente: la enajenación puntual excita y promueve futuras operaciones análogas, sella el principio del fin de ese espacio público -y de otros tantos bordes costeros-. No es un hecho aislado sino el primer paso de un proceso de privatización que ya puede ser vislumbrado.

Para peor, se trata de la rambla: el balcón de granito, el cielo infinito, esa hermosa cinta impulsada con empuje moderno hace casi 100 años. Un espacio integrador que se vuelve precioso en una ciudad cada vez más fracturada. Un bien patrimonial -así declarado en 1986- cuyo valor se funda en su calidad material y espacial pero también -y sobre todo- en su arraigo social como espacio de todos.

La propuesta traiciona todas estas premisas. Contraviene e ignora los planes y las directrices que la ciudad y el territorio se han dado. Cabe entonces preguntarse por sus fundamentos: una transgresión como esta debería invocar muy buenas razones, dado su carácter anómalo y sus graves efectos. ¿Por qué se descarta aquí el mecanismo de la concesión, previsto en estos casos? ¿Por qué se ignora la opción de otorgar la tierra en usufructo por un período acotado? Todo lo que hay es silencio. O el espurio argumento de que la venta es central en la ecuación económica del proyecto. Sin palabras.

Programa: el uso previsto

Impugnada la opción de la venta, puede admitirse la hipótesis del usufructo. Pero el debate no está terminado: aún debe discutirse si el programa previsto -terminal, hotel de lujo, centro comercial y estacionamientos- es adecuado para instalarse en ese contexto. Y surgen nuevas inquietudes, como el impacto socioambiental de los contenidos propuestos. José Enrique Rodó alude a las "ciudades con alma". Aquí bien puede invocarse "el alma de la ciudad", que nos interpela: ¿necesita Montevideo un hotel de lujo y un shopping center en ese enclave de la rambla? ¿Es eso lo que el punto admite o reclama? ¿Es esta la única -o la mejor- respuesta posible al presunto "deterioro" urbano?

En este marco la iniciativa revela su condición arbitraria: exhibe su marca de origen, el limitado reducto en que se fragua. Porque su oferta no surge del debate sobre los destinos urbanos sino de una urgencia específica: la del privado. No tiene sustento social, ambiental ni paisajístico. No tiene base disciplinar, proviene de otro lado. A la venta de la tierra se adhiere sin más el programa, y todo queda envuelto en un mismo velo opaco. Se impone así -casi sin aviso- un conglomerado que parece ajeno e insensible al talante inclusivo y sosegado de ese espacio, y que puede -entre otras cosas- ocasionar un proceso de recambio social indeseado.

Proyecto: el objeto edilicio

Pero hay más. El resultado visible de todo esto es la respuesta arquitectónica. Y aquí no hay mayores datos: apenas se sabe que el mentado proyecto incluye una pirámide de vidrio, entre otros portentos. De hecho, la torpe imagen que ha circulado en estos días da cuenta de esta invención maravillosa.

En este punto el asunto se vuelve ridículo. Dado que "la zona está deprimida" -según el dudoso diagnóstico esbozado-, se apuesta a inyectarle formas exóticas y deslumbrantes, destellos de algo que al parecer le falta. Y la delicadeza del paisaje se somete a una vejación mayúscula. Todo esto en nombre del progreso. O bajo el manido argumento asociado a la generación de trabajo: una razón demagógica y de corto vuelo que invoca urgencias actuales para hipotecar de modo irrevocable el futuro.

Salvar el alma

Parece claro que el camino debe hacerse en sentido inverso. La ciudad tiene algunos rumbos trazados: hay planes y ordenanzas que la regulan y amparan. No debe dibujarse a los golpes, de acuerdo a las exigencias ocasionales que se le impongan. En este caso, es imperioso atender la vocación de un lugar singular y discutir sus posibles destinos, para luego tomar decisiones acordes a ello. No se trata de aceptar a ciegas un paquete cerrado y oscuro, se trata de orientar la ciudad en función de acuerdos sensatos y colectivos. Montevideo tiene un alma, un cielo distintivo. No debe traicionarse ni ser traicionada. Debe transformarse como y cuando así lo defina. Debe ser fiel a sí misma.

Laura Alemán es arquitecta y esta columna fue publicada en La Diaria el pasado viernes 10 de agosto 






MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net