*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
“Era tan fácil mantener el silencio”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Disyuntiva de hierro. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La excesiva ansiedad de las personas por su salud
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Nuestros primos… políticos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El simbolismo de Notre Dame de París en llamas
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hacer política sin ser lobo ni oveja
Willliam Marino Willliam Marino
Los cínicos y mentirosos
Luis Fernández Luis Fernández
Acerca de las direcciones gremiales de nuestra Enseñanza
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Estados confesionales en el mundo
Michael Añasco Michael Añasco
Rwanda a 25 años del genocidio
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Paris: la catedral de Nôtre Dame en llamas
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Maldición de Malinche
Carlos Visca Carlos Visca
Al margen de los últimos acontecimientos en las Fuerzas Armadas
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Sionismo: de la emancipación judía a nación de amos
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
Nuestro Judas Oriental y la Resurrección en Anchorena 
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Beresheet se estrelló. Pero Israel no fracasó.
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Censura o “problemas cargando la página”
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Otra economía, otro país
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
Jorge Braun Jorge Braun
Jose Nino Gavazzo, una pieza insignificante en el engranaje de la DICTADURA.
Héctor Musto Héctor Musto
El Partido Independiente: error y falta de ética política
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Mieres
Juan Santini Juan Santini
La Justicia de una democracia tutelada
Pablo Rudich Pablo Rudich
Masacre de Christchurch y la ultradercha en Austria
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El mejor candidato para ganarle al Frente Amplio
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Rafael Sanseviero

La marea verde y la siesta de las izquierdas

Rafael Sanseviero

12.08.2018

La marea verde y la siesta de las izquierdas

 

"Será mañana", asegura Mariana Carbajal en un combativo texto escrito, supongo, entre el frío de la negativa senatorial a legalizar el aborto y el calor de la revolución feminista en curso. 

"Mañana será ley", pero ya hoy es una realidad que ocurre y nadie puede esconder debajo de la alfombra ni adentro de un discurso. "Ahora que nos ven" sepan que cuando lo necesitamos abortamos; digan ustedes lo que quieran. El aborto no es todavía legal, pero tiene esa legitimidad irreversible que sostienen los cuerpos y las voces ejerciendo derechos sin ocultarse. "Nos tienen miedo porque no tenemos miedo".

La victoria política de las mujeres argentinas es una señal a contracorriente de las tendencias dominantes a nivel mundial y de la región. Maticemos. Va a contracorriente de una subjetividad con apariencia y pretensión dominante. Ellas son mujeres en multitud, que vienen a desbaratar el orden del mundo macho mundial, que funciona bajo el gesto de los barones de pija y garrote, dedo en el gatillo y botón nuclear debajo de la almohada. Frente a un necropoder escenificado por los Trump, Putin, Kim, Ji, Ortega, Bolsonaro, Duque, Macri, aparece un movimiento que avanza sobre risas, ironía que desestructura, disidencia que se fiestea despreciando el poder necio.

Semejante significado es motivo suficiente para asomarse a la marea verde argentina con emoción y reconocimiento, claro está, pero también con genuina curiosidad. Es una revolución feminista que desencadenó una marea social que se propuso remover uno de los núcleos de subordinación estructurante de nuestras sociedades. El control patrimonial social masculino sobre el cuerpo y la condición reproductora de las mujeres. De eso trata, al final de cuentas, toda lucha por legalizar el aborto. Y esa marea verde no sólo ganó en las calles, sino que mordió los costados más blindados del poder, como son los espacios de comunicación y el corazón del poder político. El debate en el Congreso de la Nación argentina mostró todo el esfuerzo que se vieron obligadas a desplegar las fuerzas antiderechos para mantener el monopolio de lo legal. Veremos por cuánto tiempo.

La marea verde argentina es un momento clave de nuestra época. Su comprensión profunda en tanto estrategia, fortalezas, condiciones de realización y sutilezas tácticas es una oportunidad para todas las fuerzas defensoras de los derechos humanos. Especialmente porque esto no está ocurriendo en Uruguay, cuya escuela pública se proclama laica, gratuita y obligatoria desde 1877, sino en Argentina, tierra de crucifijos y papa. La marea verde enseña que nuestras sociedades se mueven de modo y en direcciones que exceden las interpretaciones confortables a derecha e izquierda. Y, como es sabido, "Dios ciega a quienes quiere perder".

Columna publicada en La Diaria el sábado 11 de agosto de 2018

 





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net