*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
UPM2, la mayor entrega de soberanía de nuestra historia. Respuesta a Marcelo Aguiar Pardo (1)
William Marino William Marino
Los niños y sus derechos
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El después qué. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Democracia fuerte, medios pobres
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Crear 1, 2, 3 puntos del PBI es la consigna revolucionaria de la hora
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Conexión México Por Ruby Soriano Conexión México Por Ruby Soriano
Periodistas con armaduras de plomo
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Luis Fernández Luis Fernández
Los independentistas en la hora actual
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Silencio que abruma
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Voto de los uruguayos en el exterior
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Los pesos pesados definirán sobre Venezuela
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Imperialismo.(Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Daniel Feldman Daniel Feldman
Magallanes, la vuelta al mundo y los desaparecidos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La embestida populista causa daños
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Nunca pensé que saldría esposado de mi casa
Roberto Sanzón Mizrahi Roberto Sanzón Mizrahi
La recuperación de países arrasados
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Del día más solemne y triste al más alegre del calendario israelí
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Una vez más, estamos mejor y peor al mismo tiempo
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
Todos somos orgánicos
Héctor Musto Héctor Musto
Hace 41 años... yo comunista
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Jaime Secco
imagen del contenido Jaime Secco

¿Encontrarás lo que amas en una satrapía?

Jaime Secco

19.08.2018

¿Puede llamarse vida la renuncia a todo lo que amas a cambio de una ventaja material? Esa pregunta está en la página web de Constantinos Daskalakis, a quien a principios de este mes un congreso de la Unión Matemática Internacional le concedió el premio Nevanlinna por sus aportes a la teoría de la computación.

Los pensamientos vuelan y al leer la noticia, más que en sus contribuciones a la informática, se posaron en muchos militantes del Frente Amplio.

Cuando se fundó la coalición, en 1971, no había ninguna ventaja en ser frenteamplista. Una manifestación de municipales al pasar frente a la Cancillería se había cruzado con un militar retirado que consideró oportuno matar de un balazo a un gremialista. Y no dejó de haber manifestaciones, pese a las Medidas de Seguridad, a la represión violenta e incluso con permiso ministerial de tirar a matar, como pasó el día que mataron a Susana Pintos y Hugo de los Santos en la escalinata de la Universidad. Había torturas y encierros sin juicio. En el interior había almacenes que no les vendían, había represión a las huelgas. Pronto se generalizaron las bombas de explosivo plástico en casa de personas de izquierda que se escuchaban casi cada noche en Montevideo. La cosa, obviamente, no mejoró con la dictadura.

Pero miles resistieron. Para defender derechos; por patriotismo; porque la figura a imitar era el Ché con su apelación al hombre nuevo. Pero, al salir de la tortura alguien me dijo: "Todo eso de que la historia está de nuestro lado, no te sirve de nada. No hablás por vos; por vergüenza."

Lo que tiene Daskalakis colgado en su página web es el poema Satrapía de su compatriota Constantin Kavafis, que copio abajo. Habla de que estamos "hechos para trabajos bellos e importantes", aunque alguno no reciba reconocimiento. Pero, "qué terrible el día que cedas" y claudiques y te vayas a la corte del rey de Persia, el enemigo, aunque este te conceda una satrapía, el gobierno de una provincia, cargo que permite enriquecerse con los impuestos.

Pero, "tu alma anhela otras cosas, llora por algo más: el elogio del pueblo y los sofistas, el inestimable "bien hecho" ganado con esfuerzo, el ágora, el teatro y los laureles... ¿Cómo podría Artajerjes darte estas cosas?"

Luego, el Frente Amplio ganó un gobierno departamental. Quienes ocuparon cargos jerárquicos, eran todos militantes de años. Muy pocos se detuvieron un segundo a pensar que podría cruzársele otras prioridades que el programa; eso era algo que pasaba endémicamente a la derecha. Muchos lo hicieron no solo con sacrificio, sino con extremada eficacia. Era oportuno que se les pidiera que siguieran. Pero algún otro no, e igual quiso seguir. Comenzó una corriente de trasiego entre los sectores con la confesión descarada de que "Fulano me lleva." Se empezó a lamentar sobre alguno no confirmado para un nuevo período: "pobre, se quedó sin nada," como si volver a las 8 horas fuera una afrenta.

El acceso de la izquierda al gobierno nacional fue indudablemente el final de medio siglo de estancamiento y de agudización de las desigualdades. medio siglo de alejarse de los países a los que nos queremos parecer. Pero también acentuó el volumen del problema. Álvaro Rico escribió en 2004 que había una izquierda institucional o política, de gente encuadrada en partidos, una izquierda societal integrada por militantes sociales y una tercera de individuos no orgánicos. Observa que aparecía una cuarta categoría, la izquierda gubernamental.

Con el segundo gobierno, aparece un nuevo fenómeno. Una renovación generacional integrada por personas sin militancia previa; provenientes de las secretarías de bancadas. Como todo, algunas resultaron comprometidas con el país y el programa y algunas competentes. Pero se había instalado en lugares clave una masa de personas que no estaban en política por nada de eso, sino como una forma de ganarse la vida. Y resulta que las habilidades necesarias para acceder y conservar cargos públicos no son precisamente las mismas que aquellas para servir al país. Muy pocos se corrompieron directamente, pero se habían debilitado los estándares de exigencia. Comenzó a ser natural el no escuchar, hasta a decir que no se consultaría algo con los interesados porque ya hubo una elección nacional.

En junio Javier Miranda habló de valores en la Comisión de Programa del Frente Amplio. "La solidaridad define el posicionamiento ético-político de la izquierda. Un compromiso a la realización efectiva de los derechos de todos." Por tanto, "ser militante no es una serie de actividades, sino una actitud de vida de servicio: servir". Y "recién ahí, a esta altura del razonamiento, entra el problema de la corrupción. Porque no es sólo 'No robarás'. Una conducta ética exige: 'Harás bien tu función', 'Serás un militante'.

Eso puede aplicarse a la inmensa mayoría de los hombres y mujeres de izquierda del Uruguay. Pero a algunos no. Y su presencia está poniendo en peligro el vuelco más importante en la historia nacional.

"Qué desgracia." Estabas hecho para vivir en tu sociedad, aportar a ella, ser reconocido, amar tu trabajo bello e importante. Y, "sin eso que amas, ¿qué vida llevarías...?" ¿Qué vida llevas en esa miserable satrapía?

 

 

SATRAPÍA

Constantino Cavafis

Tradicción: Cayetano Cantú

 

Qué desgracia;

aunque estás hecho para trabajos bellos e

importantes,

ni estímulo ni éxito te depara el destino;

ordinarias costumbres deberían arraigarte,

ya la insignificancia, ya la desidia...

Y qué terrible el día que cedas

(el día en que claudiques y cedas),

y te vayas a pie a Susa,

y te dirijas a Artajerjes, el monarca,

y éste, de favor, te depare un lugar en la corte,

y aceptes con tristeza lo que nunca has deseado.

Tu alma anhela otras cosas, llora por algo más:

el elogio del pueblo y los sofistas,

el inestimable "bien hecho" ganado con esfuerzo,

el ágora, el teatro y los laureles...

¿Cómo podría Artajerjes darte estas cosas?

¿Encontrarás lo que amas en una satrapía?

Y... sin eso que amas, ¿qué vida llevarías...?

 





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net