*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Willliam Marino Willliam Marino
Los cínicos y mentirosos
Luis Fernández Luis Fernández
Acerca de las direcciones gremiales de nuestra Enseñanza
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hacer política sin ser lobo ni oveja
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Atentado en Notre Dame de París
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Estados confesionales en el mundo
Michael Añasco Michael Añasco
Rwanda a 25 años del genocidio
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
En polémica. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Paris: la catedral de Nôtre Dame en llamas
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Maldición de Malinche
Carlos Visca Carlos Visca
Al margen de los últimos acontecimientos en las Fuerzas Armadas
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Sionismo: de la emancipación judía a nación de amos
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
Nuestro Judas Oriental y la Resurrección en Anchorena 
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Beresheet se estrelló. Pero Israel no fracasó.
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Censura o “problemas cargando la página”
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
¿En nombre del pueblo? La amenaza populista a la salud
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
La República no era platónica
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Otra economía, otro país
Jaime Secco Jaime Secco
El problema no es el dictamen sino la existencia de tribunales de honor
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
Jorge Braun Jorge Braun
Jose Nino Gavazzo, una pieza insignificante en el engranaje de la DICTADURA.
Héctor Musto Héctor Musto
El Partido Independiente: error y falta de ética política
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Mieres
Juan Santini Juan Santini
La Justicia de una democracia tutelada
Pablo Rudich Pablo Rudich
Masacre de Christchurch y la ultradercha en Austria
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El mejor candidato para ganarle al Frente Amplio
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Alberto Rodríguez Genta

No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!

Alberto Rodríguez Genta

04.09.2018

¡Sos tan hermosa, Argentina!¡ Y además tan rica; que por ello mismo te atacan los males de cualquier mujer hermosa y rica. Te siguen para usarte, más que para amarte! Yo lo vengo diciendo, y con perdón de los argentinos honestos (que por suerte son muchísimos más que los menos) que hace como treinta años que te viene tomando para la joda.

Es más, ahí, o sos así, o simplemente no sos! No se te ocurra meterte en política o a gran empresario, porque esos se toman hasta las mamaderas de los niños con tal de calmar la sed y la avaricia insaciables, de ser más ricos por fuera, que por dentro!

Y hablando de ésto, de esos niños que debieran tener por lo menos su mamadera asegurada, y lo cual siempre es motivo sublime como para que en nombre de ideologías muy humanitarias, todos se roben la leche, -al igual que los menos humanitarios - compren dólares, los metan en bolsos y los paseen por toda la región. ¡Dejando tan pobres a los más pobres! O mejor, aún más pobres, por cuánto toda política asistencialista que no inculque la necesidad de la capacitación como enriquecimiento personal para salir de la riqueza, es simplemente tirar limosnas para que todo siga como está.Y después, como ya es tradicional, vienen a enchastrar la imagen de Uruguay,trayendo las monedas de la propina, para distraer la atención sobre las inmensas fortunas que les roban a los argentinos y se las llevan muy lejos, por ahí. Unos y otros.¡Es un cuentito tan antiguo como el de Caperucita roja!

Y éstos hechos, repetidos y repugnantes hechos, son los que han minado bajo la línea de flotación, tanto a los odiados capitalistas como a los salvadores izquierdistas.No me considero una lumbrera, pero a su vez no me resigno a ser una estúpida luz apagada que no me enciendo ni cuando es necesario aportar al menos un chispazo que nos haga reaccionar. ¿Y sabes que, Argentina? hace tiempo yo compartí un muy interesante artículo del periodista argentino, Martín Caparrós, publicados el 16 de septiembre de 2016, en la edición del  New York Times, y bajo el título  "El fracaso de la izquierda en Latinoamérica", haciendo especial énfasis en el caso de Argentina por ser, según él, el ejemplo que mejor conoce. "El fracaso de los gobiernos venezolano, argentino o brasileño de este principio de siglo es evidente -aclara Martín ( ) "..lo que no está claro es que eso que tantos decidieron llamar izquierda, fuera de izquierda". Advirtiendo, además, que habría que empezar por acordar que significa "izquierda".

Pero hay algo más alarmante aún mi querida Argentina, y es cuando por alguna de esas raras (o no tan raras) ocasiones, tanto lo peor de las derechas y lo peor de estas izquierdas coinciden en sus intereses comunes, para mantenerse en el poder. Y creo que eso es lo que está pasando hoy entre tus hijos, Argentina. Tus hijos están cometiendo una autofagia - que dicen que es la "Nutrición que determinados organismos vivos realizan a expensas de sus órganos menos útiles", como medio de supervivencia ante un ayuno prolongado". ¿Te suena a algo similar?¿Será que había un ayuno tan prolongado de dólares, que los tenía desnutridos?

En realidad, todos nos preguntamos hoy, cuáles pueden haber sido las razones para esta corrida tan abrupta y exagerada del dólar, Argentina. Y recién recibí un mensaje que puede explicarlo todo, o por lo menos casi todo. Parecería que hay cuatro bancos involucrados. Y parecería que los líderes de la corrida son varios banqueros, entre ellos uno muy renombrado, porque parecería que están todos involucrados con los empresarios que hoy están cantando bonito, por el caso de las coimas del kirchnerismo. (Me voy a reservar los nombres). Y entonces parece que tanto el brutal capitalismo como el salvador ¿izquierdismo?Kirchnerista, están juntando las cabezas para reventar el sistema financiero y evitar ir presos!¿Será?

Este actual gobierno tuyo, Argentina, tiene apenas pasaditos dos años y medio intentando gobernar. Y fundamentalmente, tratando -al fin -de empezar a combatir ese narcotráfico asesino y esa corrupción endémica,que envenenan a tus hijos y avergüenzan tu imagen ante el resto de nuestra comunidadLatinoamericana. El famoso peronismo - bajo el cual se escuda el kirchnerismo,tratando de representar las reivindicaciones del izquierdismo -tiene más de cuarentaaños engañando y robando bajo la denominación de "peronista".Porque ahí todo el mundo -a falta de méritos propios - se escuda bajo la figura del General, y entonces, parece que para tener éxito en la política tenés que, sí o sí, ser peronista.¿Y sabes qué?,  a mí nunca me gustó esa gente que se escuda en el recuerdo y las obras de los demás, sin analizar los tiempos y las circunstancias pasadas. Porque en definitiva, para lo que hay hoy, no creo que aporten un gran favor a sus líderes -ni los peronistas ni los izquierdistas -quienes aún viven recordado al Che Guevara, a Fidel o a Perón! Será que actualmente nadie tiene nada suficientemente importante para aportar?¿No hay mejores peronistas ni izquierdistas que éstos? ¡Pobre General!

¿Y sabes que, Argentina? Esa es una de las decepciones de muchos frenteamplistas en Uruguay, porque todavía hay compañeros con la miopía suficiente como para seguir defenestrando a Macri (que debe ser suficientemente creíble como para que el FMI le preste U$S 50 mil millones, en tu nombre) y celebrando a Maduro en Venezuela, y a Ortega en Nicaragua! ¡Cómo no va a dar pena ajena..! Y propia!

Pero no me gusta tampoco que nos mandes tus mercenarios de la prensa a tirar su mierda en este "colador"-como definió ese Sr. Majul - a uno de nuestros puertos cuando, y como se lo contesté en mi Facebook, si ustedes no fabricaran la mierda, nadie tendría porqué colarla. ¿No te parece? En última instancia, el dueño de ese puerto y varias otras cositas, también es argentino, y los nombres que rodean toda esta historia/basura, también son argentinos!.

Te recuerdo, mi querida Argentina, que según el Índice de percepción de corrupción elaborado por la ONG Transparencia Internacional, los mejor valorados somos Uruguay y Chile. Yson cuatro las calificadoras de riesgo que le han concedido el grado inversor a Uruguay: Standard &Poors, Moody's, Fitch Ratings, y la canadiense DBRS,  señalando que Uruguay ha avanzado considerablemente en que su economía esté desvinculada de sus principales socios comerciales en la región, y ratificaron su calificación de crédito soberano del país dentro del grado inversor.A decir del presidente Vázquez: "...es el activo financiero intangible más importante que tiene Uruguay".

Y también te recuerdo que en diciembre del 2015, poco después de asumir Macri el gobierno en Argentina, el economista argentino Germán Fermo, con vasta experiencia como operador de Wall Sreet en una entrevista aseguraba que "Uruguay es un ejemplo a seguir". Y más adelante reflexionaba: "Esperemos que esta vez los argentinos comprendan que se puede hacer otra política que no sea la peronista, y tratar de convencerse que en base al trabajo, la productividad, la racionalidad y el respeto a la institucionalidad, se puede salir. Que podamos ser Uruguay -y remataba Fermo: "Como profesor lo digo muchas veces; no intentemos ser Suiza, no estamos para eso. Argentina tiene que tratar de ser Uruguay".

Y es que la confianza y la credibilidad de los famosos "mercados" -que son los que invierten su dinero en obras y desarrollos, y producen empleos, y prestan plata para permitir mejorarle la vida a la gente, cuando uno lo necesita -cuesta años y parte de tu historia conquistarlas y luego mantenerlas, Argentina. Pero pueden perderse en cuestión de horas! Así que, si por alguna razón le complican la vida a este joven gobierno, se la seguirán complicando, de por vida - a todos los argentinos!El capital es cobarde, Argentina, miedoso y esquivo.

No te enojes conmigo, Argentina; lo que sucede es que ahí todo el mundo quería cambios, pero nadie quiere cambiar. ¡Que cambien los demás! Todo el mundo quiere usarte, pero nadie quiere amarte!Y cambiar unos paradigmas tan fuertes como los enquistados en tu sociedad, y que son los que mueven más dinero y poder, no es cambiar cualquier cosita para que todo siga como está. Si de veras querían combatir el narcotráfico y la corrupción -dos gangrenas sociales para cualquier nación - había que usar el bisturí y no las aspirinas! Y claro que duele bastante más! Porque todo el organismo, y los organismos, se te van a remover. ¡Esa no es tarea de un período de gobierno, Argentina! Y menos en dos años y medio de gestión, soportando todo tipo de bombardeos populistas!

Parir un nuevo país sin corrupción, y desmontar las peores prácticas de convivencia social que han alimentado por tantos años a capitalistas e izquierdistas por igual,va a costar una completa transfusión -no sólo sanguínea -sino de dólares y de principios morales para sentar las bases de una nación que, además de hermosa y rica,  como vos, también sea digna para la mayoría de sus habitantes, y admirada y respetada por el resto de la humanidad!No olvides lo que afirmaba Einstein: "Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio". Y  tus hijos tienen que desintegrar muchos prejuicios, Argentina, muchos, demasiados!

Nota: Hace un tiempo, un amigo argentino me dijo, tomándonos unos tragos: "Imaginarse a la Argentina sin corruptos,sería lo mismo que imaginarse a la Unicef, sin los negritos del Congo".



Alberto Rodríguez Genta



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net