*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Crear 1, 2, 3 puntos del PBI es la consigna revolucionaria de la hora
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Conexión México Por Ruby Soriano Conexión México Por Ruby Soriano
Periodistas con armaduras de plomo
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hace falta una nueva izquierda
Michael Añasco Michael Añasco
Libia: el regreso de Gadafi
Luis Fernández Luis Fernández
Los independentistas en la hora actual
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Silencio que abruma
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Daniel Vidart y el amor a nuestra tierra
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
William Marino William Marino
Los candidatos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Voto de los uruguayos en el exterior
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Los pesos pesados definirán sobre Venezuela
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Imperialismo.(Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Daniel Feldman Daniel Feldman
Magallanes, la vuelta al mundo y los desaparecidos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La embestida populista causa daños
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Nunca pensé que saldría esposado de mi casa
Roberto Sanzón Mizrahi Roberto Sanzón Mizrahi
La recuperación de países arrasados
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Del día más solemne y triste al más alegre del calendario israelí
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Una vez más, estamos mejor y peor al mismo tiempo
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
Todos somos orgánicos
Héctor Musto Héctor Musto
Hace 41 años... yo comunista
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Milton Ramírez
imagen del contenido Menos intolerancia, menos volumen, menos adjetivos y más argumentos para el ciudadano de a pie

HACER POLÍTICA

Menos intolerancia, menos volumen, menos adjetivos y más argumentos para el ciudadano de a pie

06.09.2018

MONTEVIDEO (Uypress/Milton A. Ramírez) - Discutir de política sí. Denostar no. Argumentar las ideas y las convicciones sí. Responder y contra argumentar las propuestas del otro sí. Rechazar ideas con el solo uso de la descalificación no.

 

La política en Uruguay es una actividad muy pacífica desde 1985. Hoy es una de las actividades, que despiertan pasiones fuertes, pero en un clima de paz. Eso es rescatable y bueno.

También hay luces amarillas. Atentaron contra varios locales de diversos partidos políticos y eso es inaceptable y completamente condenable.

Hacer política es la actividad que cambia al país, que cambia la vida de la gente. Hacer política no es una actividad inocua o exenta de tensiones. Hacer política es, en definitiva, saber cómo se va a repartir la riqueza del país y entre quienes y de qué forma y en qué cantidades.

La política, y la correlación de fuerzas de la confrontación política, que termina definiéndose en las elecciones nacionales, es la que resuelve para donde va cada punto del PBI. Es una disputa económica desde su base. La política es una disputa distributiva y redistributiva.

Por cierto que hay más cosas en juego, pero por distribuir unos puntos del PBI en este país hubo una dictadura.

Estas son las cosas que están en la base de la disputa política. No voy a caer en el tema de la lucha de clases y todas esas milongas que están tan manoseadas y tan desvirtuadas por el mal uso, por la degradación semántica, la degradación epistemológica y la simplificación al extremo que prefiero allanar el camino con el concepto de disputa distributiva y eso se entiende mejor. Así creo.

Hay una tendencia insana en el debate político. La tendencia se manifiesta en algunos líderes políticos y se manifiesta más y peor entre militantes políticos, especialmente cuando dan sus opiniones por las redes sociales y peor aùn cuando lo hacen desde el anonimato de un nombre de fantasía.

Los insultos y las descalificaciones ofensivas por las redes no deberían ser aceptables. Menos deberían ser aceptables las descalificaciones que, durante horas, se pudieron ver en vivo y en directo, en múltiples interpelaciones.

Hacer política debería empezar por pensar en el ciudadano que luego de su jornada laboral, de haber esperado el ómnibus, de hacer el recorrido de vuelta a su hogar, deberá hacer los mandados, encontrarse con la disputa distributiva de su salario vs los precios de las mercaderías en el momento de la compras para la comida del día.

Hacer política debería incluir hacer comprender al ciudadano que la economía, esa que se mide en la mismísima micro economía hogareña, se resuelve en la política de los políticos, de los partidos y de las elecciones. Por tanto quienes hacen política deberían no caer en los microclimas que rodean esa actividad y saber que el Uruguay es uno, que el otro es un adversario, que el destino de la actividad política es para todos los uruguayos. Deberían saber diferenciarse por lo que son, por lo que proponen, por lo que están en contra, por lo que promoverían y por lo que evitarían, pero nunca por el volúmen de la voz, nunca por la palabra de grueso calibre, nunca por la denostación del adversario.

Por eso hay tantos indignados. No indignados con el Gobierno o indignados con los partidos de oposición, sino con los políticos en general. Eso, además es peligroso. Muy peligroso y deteriora la confianza en las instituciones democráticas que se deben al ciudadano.

No hay nada peor que un político que no sepa argumentar su ideas si acudir al insulto. No hay nada peor que un político que no sepa que su sillón es transitorio y no un destino.

Hacer una campaña por la tolerancia, por el debate respetuoso es demostrarle al ciudadano indignado que tiene un lugar en la política, un espejo donde mirar parte de su vida cotidiana y no un alejado micromundo de palacios.

O como decía irónicamente un  amigo, "que chiquitos se ven los obreros desde la ventan del avión".





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net