*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Mentira la Verdad (El País, Sanguinetti y Palestina)
William Marino William Marino
¿Barbarie a que estilo?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El relato… (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los uruguayos y el tiempo
Luis Ferández Luis Ferández
Izquierdas...
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cosecha de muerte en Franja de Gaza.
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Alto el fuego Israel-Hamas: entre alivio y preocupación
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
En libertad… el día después
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
La “carne cultivada” y otras amenazas
Pablo Mieres Pablo Mieres
La apertura y bienvenida a los inmigrantes
Álvaro Guerrero (*) Álvaro Guerrero (*)
La pospolítica y el pos Uruguay ¿que se viene?
Héctor Musto Héctor Musto
Polemizando, nuevamente, con los Navegantes
Carls Wuhl Carls Wuhl
Y una vez más un cuadro de dadores de lecciones
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
De la concentración de la riqueza y el poder decisional a democracias plenas
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Poniéndole cifras al despilfarro de recursos en la salud
José W. Legaspi José W. Legaspi
Navegantes: Democráticos, libres, y de izquierda
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Preguntas a Roger Waters
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Interpretación libre o dirigida de un afiche
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sistema Nacional de Inteligencia del Estado (SNIE)
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Brasil y nosotros
Jaime Secco Jaime Secco
Complicar la democracia
Michael Añasco Michael Añasco
IbnKhaldun y los 7.000. príncipesárabes
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Expropiación de los derechos humanos en el uruguay del siglo XXI
José Pablo Franzini Batlle José Pablo Franzini Batlle
Brasil. Gracias Artigas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Prohibición del café
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Crónica de un fracaso anunciado.
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
¿Con qué parte del cuerpo está votando Brasil?
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
Los Mismos Cerdos de Siempre
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Esperando a Kusturica: “El Pepe, una vida suprema”
José López Mazz José López Mazz
La arqueología una ciencia jóven
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Romero, Amielio y Jair. Uno a Uno.
Jorge Jauri Jorge Jauri
“Navegantes”, la libertad para otra política
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Que tienen los pobres en la cabeza Uruguay
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Cuando el socialismo uruguayo estaba entre López Rega y Videla
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Información Forestal
imagen del contenido Perú: El bosque, el manejo forestal, los narcos y sus aliados estratégicos directos o indirectos
Foto: plantíos de coca en Perú / Diario Ecología

INFORMACIÓN FORESTAL

Perú: El bosque, el manejo forestal, los narcos y sus aliados estratégicos directos o indirectos

14.09.2018

LIMA (Uypress)- El abogado forestal ambiental, Dr. Carlos Cabrejos Bobadilla, peruano, y asesor de la Confederación Nacional Forestal del Perú, detalla el proceso de deforestación que llevan adelante cocaleros y narcos, ante la inacción de los organismos estatales que deberían proteger y cuidar el bosque natural.

 

El personal de una concesión, recibió la noticia que la concesión aparecía en el SIGO VERDE de OSINFOR (hasta hoy se tienen 2482 manejadores con sigo verde),[1] porque no había encontrado observaciones; no se les había aperturado el procedimiento administrativo único- PAU sancionador; y, se había archivado el informe. 

¡Eso era el logro para la concesión!

El logro no era, que tengas acreditación para mejorar tu imagen y confianza en el mercado; para que miren los compradores extranjeros; para que mejores tus precios;

para que mejore la relación con la población y seas referente en el manejo en esa jurisdicción; nada de eso.

Con OSINFOR tuviste la suerte de que te archive el caso, pero no sabemos para la próxima. Porque en el sector forestal, fluye esa nube gris, que cubre a todos como ilegales, como delincuentes. Así lo publica Estados Unidos, así lo publica de manera coincidente OSINFOR, las ONGs y medios de comunicación aliados. Así lo entienden y te tratan los fiscales. Así se creó consciencia en los vivientes amazónicos, manejadores e industriales. Así lo entiende los mineros, los cocaleros, los palma aceiteros, los arroceros, los madereros (manejadores) son ilegales, ellos afuera, nosotros nos quedamos en el bosque como pobres campesinos o empresarios, los madereros afuera.

La noticia del SIGO y el archivo del informe, generó la encomienda a todo el personal de continuar con el cumplimiento del trabajo técnico para seguir en el SIGO VERDE, para que los clientes no tengan problema alguno, que no los paren en los puestos de control o los almacenes o la exportación.

En Perú, el resultado de la supervisión por OSINFOR de que cumplas las reglas de manejo forestal, no te da ningún crédito, ningún reconocimiento o certificación por la autoridad, sino OSINFOR solo archiva tu informe de supervisión. A contrario sensu, en México su propia Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, prevé que el Estado tiene por función certificar el cumplimiento del programa forestal una vez que el ciudadano pasa las auditorias. Además, prevé la aprobación de presupuestos para certificar.[2]

Llega las 8:00 a.m. del día 5 de setiembre del 2018, ingresan una columna al área de concesión, privan de la libertad a todos los trabajadores por más de 2 horas, señalándoles que esto es un aviso, que se retiren o abandonen el área, sino van a regresar a destruir todo y no tienen problema de meter bala e ir a la cárcel del kilómetro 8 de la carretera Federico Basadre.

Se va a la Autoridad Regional Forestal, se presenta la denuncia, luego se presenta la denuncia a la Fiscalía Especializada, sobre secuestro y coacción. Sin tener respuesta alguna de apoyo por las autoridades involucradas.

Llega la 5:30 p.m. del día 9 de setiembre del año en curso, ingresan al área de concesión una columna armada, golpean al personal roban los equipos de geo referenciación, el motor generador de electricidad, entre otros equipos y pertrechos; destruyen el campamento y se llevan a un brujulero de las brigadas de campo.

Se vuelve a ir a la Autoridad regional Forestal, a la Policía Nacional, al Ministerio Público y nada, ningún apoyo siquiera para ir a recuperar al desaparecido. Los propios trabajadores arriesgando sus vidas, van en búsqueda del compañero de trabajo, lo encuentran a las 4:00 a.m. del día 10 de setiembre amarrado a un árbol. Todos salen del área de concesión. 

En la mañana del día 10 de setiembre, viene la conversación con el Fiscal Provincial, quien señala que es una zona cocalera, que debe tener plan de contingencia, debe coordinar para el apoyo policial, debe pensarse en el transporte, la alimentación de los efectivos policiales, etc. La autoridad regional forestal, señala que ellos no pueden hacer nada y que se debe pedir apoyo a Fiscalía.

La oficina desconcentrada de OSINFOR queda a 4 horas de distancia y las respuestas a las denuncias por este tipo de conducta es que ellos no pueden intervenir porque no es su función, no tienen competencia.

El GEOBOSQUES del Ministerio del Ambiente, no tiene oficina regional y su teledetección ni siquiera ha identificado donde están estos cocales y las pozas de maceración. Su procurador ambiental, a las justas se apersona con un escrito a las investigaciones fiscales o procesos judiciales que procesan no al cocalero o narco que destruye bosque sino a los que le abren al titular de título habilitante.

Para DEVIDA que actúa en sociedad con los Gobiernos Locales, estos cocaleros narcotraficantes, no son problema, sino su población objetiva, son los pobres campesinos explotados que van a destruir bosque y sembrar coca para subsistir. Con esa justificación falsa, porque saben y esconden el hecho que el tráfico de tierras en bosque paga de S/. 3,000.00 a S/. 30,000.00 por hectárea, según la cercanía a pistas o ríos, sin hablar del precio del kilogramo de pasta básica o de los que pagan por cosechar coca por kilo. Así, dedican su presupuesto que viene de empréstito público para pasarle máquina a las carreteras, para construir puentes a estos caseríos, fomentando la violencia con los titulares de títulos habilitantes. Sin advertir que estas carreteras son

hechas por los titulares de títulos habilitantes, bajo un plan general de manejo forestal, para acceder a su área y luego terminan siendo el acceso de cocaleros y narcos que se adueñan de la misma. DEVIDA con los gobiernos regionales, le ponen de sus proyectos, dinero fresco para construir puentes, raspar las misma y justificar la dilapidación de ese dinero, justificado porque hay que servir a los afectados por la erradicación, a los supuestos pobres que venden su hoja de coca o luego de procesarla su pasta básica al narco.

Es decir, el cocalero y el narco, van invadiendo e imponiéndose con terror en el monte, apoyados directa e indirectamente, por la inacción de las autoridades para el control de sus conductas ilegales y las conductas contra los titulare de títulos habilitantes. Y financiados por DEVIDA y los Gobiernos Regionales, quienes ponen como condición que no se deje pasar a los titulares de títulos habilitantes.

Los vivientes de otras zonas, también nos informan que los narcos, no los dejan siquiera montear (tradición de cazar para subsistir), es decir, las columnas de brashicos que le llaman la "La Confederación" (columna aproximadamente de 30 hombres debidamente armados equipados), que "chalequean", como se dice en jerga subterránea, a los narcos en estas zonas, ahora intervienen a todos a efectos de que ingresen a las zonas que ellos dominan. Estamos hablando de zonas que están a dos o tres horas en bote de Pucallpa, sea por la carretera Federico Basadre o por el rio Ucayali. A ellos, como a todos los vivientes de la llanura aluvial o bosque inundables, el Estado no llega con formalización.

Ante ello los propios pobladores me señalan, "la gente se está yendo a trabajar para la cosecha de los narcos, porque no llega la formalización y ellos pagan por kilo cosechado". Estas personas, cuando se aprobaron el Decreto Legislativo Nº 1220 y 1237, fueron los primeros perseguidos y encarcelados. Así, todos saben que la formalización del Estado no va a llegar y si van a trabajar su producto forestal maderable aun siendo de sus predios, en las ciudades los van a encarcelar o coimear.

Al cocalero y al narco, le interesa que nadie ingrese monte, le interesa un monte libre sin presencia del Estado. No les interesa ni les conviene que el Estado ejerza su función de formalizar y promoverá los vivientes amazónicos, porque pierden población cautiva. No le interesa además, que el manejo forestal de resultado en monte, el titular de título habilitante es un peligro. Porque necesitan la libertad de no ser mirados, de no ser georeferenciados, de no tener vecino ni a la autoridad.

Las rondas campesinas, lo he señalado, se forman en la selva, para ser el brazo violento de los invasores, cocaleros y narcotraficantes, gestando huelgas, violencia contra los titulares de títulos habilitantes, mesa locales para levantar huelgas e imponer las mismas su agenda.

Así cuando vemos que OSINFOR los llama para que sean sus veedores de sus supervisiones, cuando los veo que gestan capacitaciones con nuestro presupuesto público, advierto ese gravísimo error, porque los empodera, porque asumen que su agenda es la adecuada y presionan para expectora al titular de título habilitante del bosque. Eso a su vez hace inentendible la visión de OSINFOR, porque caduca o sanciona con multas altísimas a quienes de una u otra manera custodian los bosques. A los invasores, les pide autorización para que ingresen a las áreas de concesión, los capacita, los llama de veedores, privilegiando y posicionando a los invasores y a los narcos en la realidad.

Fiscalía Ambiental, como para ellos no es tala ilegal, la tala realizada para otros fines que no sea el aprovechamiento forestal maderable. Su definición señala que tala ilegal está vinculada al aprovechamiento que se hace usando títulos habilitantes y planes de manejo.[3] Con esa definición restringida, bajo la cual cumplen su función, cuando un titular de título habilitante va a la Fiscalía a denunciar a los invasores cocaleros y narcotraficantes, no apoyan, no investigan, y finalmente archivan las denuncias. A contrario sensu, si reciben un informe de OSINFOR contra el titular de título habilitante, esa denuncia sigue hasta el final, se busca sentenciar con el máximo de la pena.

Sumado a ello, es la publicidad continua, constante, de la información negativa del sector forestal, magnificándola y sin vincularla a los porcentajes totales de producción forestal nacional para determinar su real dimensión. Lo entendemos, en un marco, no de gestionar esta información y gestar estrategias de intervención para reducirlos estos indicadores negativos. Si no, solo con el fin de golpear o restar confianza a la imagen del productor y producto forestal nacional en el mercado. Se obvia decir, que Perú importa productos forestales que llegan a 1,200 millones de dólares. Siendo la exportación nacional de 100 o 120 millones de dólares.[4]

Esta forma de difusión de información usa a su vez al rebote de las ONGs aliadas y medios de comunicación. Coincidentemente las ONGs tienen alguna vinculación con USAID y determinadas fuentes de cooperación internacional de la cual nunca dan cuenta, porque no tienen transparencia financiera que es la que reclaman al sector forestal y al gobierno.

Así vemos como de manera coincidente comulgan las agendas de los invasores, cocaleros y narcos (los del VRAEM y los de la Confederación de Brasil) que quieren monte sin titulares de títulos habilitantes, quienes un monte libre de manejadores y de presencia del Estado (nunca la tuvo); la agenda de OSINFOR y otras instituciones del Estado (solo el titular de título habilitante es el culpable de la tala ilegal); la de Estados Unidos para implementar el Anexo Forestal del TLC (creación de OSINFOR; endurecimiento penal; constantes cambios normativos en gestión elaborados por los consultores eternos que no aterrizan en la realidad); la ONGs asociadas al discurso y determinados medios de comunicación que sirven de caja de resonancia de la información negativa que publica constantemente OSINFOR para atacar a la imagen y confianza del productos forestal nacional; la agenda de la cooperación internacional de Estados Unidos y otros países.

La agenda de OSINFOR y sus aliados estratégicos, no están vinculadas al enfoque preventivo para reducir los indicadores negativos, sino está vinculada a seguir persiguiendo, a supervisar con posterioridad a la aprobación de los planes operativos, con el finde mantener los indicadores negativos y continuar con la campaña publicitaria en contra del sector. Así se encuentra desarrollado su proyecto de Decreto Legislativo que busca ser aprobado en esta delegación de facultades (Ley 30823). Nada para atender la certificación de quien tiene un informe de supervisión favorable, nada de comerse el pleito e ir a campo a luchar o combatir contra los cocaleros y narcos que invaden bosques y concesiones, nada de eso, solo quieren lo fácil, las autorizaciones de cambio de uso y desbosque emitidas que en el Perú llegarán a 100 hectáreas, mientras que la deforestación, lo ilegal llega a 165,000 has año. Esas grandes tareas no las quieren asumir. Les preocupa mantener su cuota de poder que se maneja conforme se puede advertir del comunicado de PROETICA,[5] bajo el tufo de que se cae el TLC con Estados Unidos (si el mismo discurso que nos costó 35 muertos en el Baguazo), que si se cambia al Presidente Ejecutivo o al modo de designar al funcionario de confianza se atenta con la independencia de OSINFOR, sin advertir que tienen mas de 8 años sin que se lleve a cabo el concurso público que exige su norma para designar a su presiente ejecutivo. Es decir, los supervisores de la legalidad, viven en ilegalidad manteniendo encargado al presidente ejecutivo. Parece ser que la ilegalidad de sus amigos, nos les parece mal a sus aliados estratégicos (ONGs y embajada de Estados Unidos). No tienen el ánimo de controlas la tala ilegal pura, la que se produce fuera de títulos habilitantes o de categoría de ordenamiento, la pregunta es por qué no monopolizan estos actos. El cambio de uso y el aprovechamiento forestal ilegal, que es donde corre bala, donde los ilegales los combate el propio titular de título habilitante sin apoyo de nadie, allí no quiere entrar OSINFOR, les gusta supervisar y trabajar en sus oficinas en la ciudad capital. Contra eso no quieren luchar.   

Al otro lado, se encuentra abandonada la agenda de los titulares de títulos habilitantes que se esfuerzan en custodiar bosques e imponer el manejo forestal, de gestar la trazabilidad, cuyos resultados positivos se van desconociendo y escondiendo por OSINFOR, sus aliados y sus cajas de resonancia. Al otro lado, está la agenda de los vivientes de la llanura aluvial, que dedicados a las actividades forestales o agroforestales y buscan ser formalizados, lo cual nunca llega y si llega, llega a través de una consultoría que sus términos de referencia nada tienen que ver con lo que demanda la población que es pagada por los programas que se financian con empréstitos a la banca internacional que terminamos pagando todos los ciudadanos con nuestros impuestos. Sobre esta agenda, no existió petición de delegación de facultades. Eso no es de interés de Estados Unidos, de SERFOR, de OSINFOR, de las ONGs aliadas, de ningún Ministerio. Así son las cosas en nuestra Patria.

Advertimos que en la Ley Nº 30823 de delegación de facultades, sobre la aplicación al manejo forestal y de fauna silvestre del Régimen Agrario, deviene en una reiteración inoficiosa porque ya se encontraba prevista en la Tercera Disposición Complementaria Final de la Ley Nº 29763, Ley Forestal y de Fauna Silvestre, que tiene hasta hoy casi 3 años de vigencia (1 de octubre del 2015), sin que haya causado ningún efecto positivo en el sector forestal, porque los problemas son otros y de mayor envergadura. Siendo que en la exposición de motivos de la Ley Nº 30823, se señala que se pretende ampliar el plazo de duración a 30 a años, sin que ello se haya desarrollado en el texto normativo. Ello nos advierte que existe una agenda que no es la del sector forestal a partir de la cual se usa al sector forestal y al piscícola. Ojalá y no terminemos en ese sendero de ser usados para apoyar a otros sector. Se decía en los salas de los Ministerios mientras hacia el 2006 o 2007, en que se negociaba el TLC Perú Estados Unidos y la posterior Anexo Forestal, que se tenía que sacrificar el sector forestal para que salgan adelante el sector agroindustrial y otros. Creo que como sector forestal ya hemos pagado muy grande esta factura y debe merecer otra suerte a partir de otro trato de los actores políticos. El sector puede ser una palanca de desarrollo si se invirtiese quizá el 50% de lo que se ha invertido para la infraestructura hídrica usada en la agroindustria para la costa. Ya es 

tiempo de que se deje de usar al sector forestal para atender agendas que no son las suyas y se le brinde la atención en virtud a la real importancia que tiene para la Amazonía, para el Perú y el mundo. 

Dios quiso que no relatemos la muerte de un trabajador forestal, en el marco de inacción de funciones de quienes deberían apoyar al titular de título habilitante y a un trabajador en peligro. Porque sabemos que iba a ser una estadística más sin resultado alguno, como dice Héctor Lavoe, iba a ser noticia de un periódico de ayer.

Gracias OSINFOR, gracias Ministerio Público, gracias Estados Unidos, gracias ONGs y medios de comunicación vinculados, ya lograron su objetivo. Los titulares están saliendo del bosque y los invasores, cocaleros y narcos ya lo dominan. Han construido con la acción e inacción estatal y sus aliados, el escenario perfecto para los narcos instalados en Puerto Inca en las cuencas tributarias del Pachitea, en Aguaytía en las cuencas tributarias del rio del mismo nombre o del rio San Alejandro. O los narcos de la Confederación (Brasil) que se han instalado y dominan las cuencas tributarias del rio Ucayali pegadas frontera de Brasil. Todo ello a menos de dos horas de Pucallpa, en cualquier de sus rutas (terrestre o fluvial), el narco domina el bosque, gracias a la implementación del Anexo Forestal del TLC con Estados Unidos.

 

[1] https://observatorio.osinfor.gob.pe/Observatorio/Home/listaVerde

[2] http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGDFS_050618.pdf

[3] https://portal.mpfn.gob.pe/descargas/normas/r45879.pdf

[4] https://semanariocomexperu.wordpress.com/balanza-comercial-forestal-en-rojo/

[5] https://www.ciel.org/news/gobierno-peruano-amenaza-independencia-osinfor/

 

 





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net