*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Esteban Valenti Esteban Valenti
Discutir ideas, discutir insultos
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

“Por la misma... y cambiando”

Luis Fernández

21.09.2018

Ya se están agitando banderas en todas las tiendas, para esa tan cercana carrera electoral.

Tal vez sea necesario considerar algunos temas previos, o más generales, para luego acomodarse en esa largada.

El futuro del mundo no es muy halagueño. El mayor acierto de Marx fue esa frase sobre la acumulación que se transformaría en obstrucción.

Estamos llegando rápidamente a ello. Ya no hay nuevos mercados para conquistar. Los que se tienen están saturados.

Hay dos extremos que si no se tocan se acercan demasiado.

1) Súperproducción y 2) Desempleo.

La superproducción obviamente nos dice que se produce más de lo que se vende. Sobra mano de obra y aumenta el desempleo. Aumenta la publicidad a extremos insoporatbles. Los empresarios buscan disminuir costos para bajar precios y vender más.

Las grandes empresas que manejan mayores capitales se pueden dar "el lujo" de la Deslocalización, es decir, cierran todo y se marchan generalmente a China. Allí les ofrecen mano de obra casi exclava, energía barata, bajos impuestos y todo eso les compensa los fletes, que también se hacen en barcos chinos.

Un ejemplo de estos días. Todos conocemos los parques eólicos que por suerte Uruguay es un precursor en A.L. Esos aerogeneradores se fabrican casi todos en España. Dos grandes empresas españolas estudian firmemente irse a China y otra a los EEUU. Están ubicadas en pueblos pequeños donde la pérdida de 500 empleos es una catástrofe. Como también lo sería para ese pueblo de Andalucía donde se fabricarán las 6 corbetas que se venderán a Arabia Saudita; allí se hubieran perdido unos 6.000 puestos, pero el gobierno ya "rectificó" a la Ministra. Desde la crisis de 2008 España no recuperó nunca más ese nivel de vida y tampoco el empleo. Ha aumentado en ciertas épocas el número de trabajadores pero con empleos muy precarios. Con contratos temporales de 3 meses. Los echan están un mes fuera y luego los toman por otros 3 meses.

Hay un "pacto" no explícito entre las empresas y el público de no tomar extranjeros. Aquella empresa que toma extranjeros y trabaja con público, le caen las ventas porque dejan de acudir los clientes. Tal vez en grandes ciudades como Madrid, o Barcelona no se note, pero en lugares más pueblerinos, es una norma.

Adviértase la dificultad notoria para transmitir un pensamiento internacionalista de alguna izquierda de raíz marxista.

Explicitemos el término "extranjero". No estamos pensando en los pobres africanos que tienen la "suerte" de no morir ahogados en el mar, nos referimos a europeos de otros países de la UE o a los latinoamericanos, que bajan de los aviones.

Como las distintas izquierdas no tienen un modelo alternativo, no critican en su escencia al sistema capitalista, además deberían gobernar en él si triunfaran. Al desaparecer del imaginario colectivo la "lucha de clases", la mayoría de la población no advierte cuáles son las verdaderas causas de sus frustraciones. Hoy para las grandes mayorías el capital es el que da trabajo, no es el que se queda con la plusvalía y concentra riqueza y poder.

Con este panorama el crecimiento de la ultra derecha parece totalmente lógico. Como también lo es el Brexit en Inglaterra y todas las posturas aislacionistas, pasando por la ultra Liga Norte en Itaia, actualmente al frente del gobierno. Por otro ladoTrump no está en ese lugar porque se le antojó, fue la mitad de los EEUU que le votó.

No conozco (tal vez exista) algún análisis a futuro que pronostique una mejora en la economia a nivel mundial. Se conocen todos los días noticias en contrario.

Entonces: En este panorama frío y gris para utilizar alegorías, deberíamos pensar qué es mejor para el Uruguay.

¿Se puede concebir que nos gobierne Luis Lacalle Pou, que sólo sabe hacer "banderas" y luego ejecutará todo lo que diga su sector económico-políico-rural?

¿O que vuelva Sanguinetti en persona o a través de un representante? ¿Es que el Uruguay no sufrió ya lo suficiente con la línea "Sanguinetti"?

¿Verdad que basta con mencionar a Novick o a Talvi y repasar su currículums, para desearles una gran lejanía de la Casa de Gobierno?

Alguien en esta misma casa ha mencionado con gran acierto, la necesaria y urgente recreación del Espacio Progresista.

Son muy pocos los países en el mundo en el que gobierna un partido único.

En ese gran espacio llamado FA siempre ha existido (y somos ejemplo en el mundo) la suficiente madurez y capacidad para acomodar las zapallos en el carro, de modo que la izquierda pueda seguir gobernando a pesar de unos cuantos errores, y varios "paquetitos".

En estos 3 gobiernos la pobreza bajó del 40% a menos del 10%.

Fueron 13 años y medio de crecimiento constante, como nunca existió en Uruguay. En la mayoría de esos años fue por encima del promedio de la región.

La capacidad intelectual, la seriedad del trabajo y su preocupación permanente por mejorar la vida de los más necesitados, de buena parte de estos gobernantes, los uruguayos de hoy no recordamos haberlo vivido antes del 2005.

Nuestros abuelos nos contaban que en la década del 40, en Uruguay se "ataban los perros con chorizos". Pero a fuerza de ser un poco serios con la historia, decimos también, que esto se debía a que lamentablemente en otros continentes morían de a miles todos los días y necesitaban nuestras carnes y productos del agro para subsistir. Así era muy fácil. Los frigoríficos trabajaban las 24 horas sin parar!! Sin embargo nunca sabremos a ciencia cierta a dónde fueron a parar tantos ingresos, pués a inicios de los 50 (La guerra de Corea terminó en 1953) ya comenzaba el declive y en 1958 le fuimos a golpear la puerta al FMI.

Casualmente nos desvinculamos de ese "amigo cruel" casi 50 años después!! Justo en la primera administración frenteamplista (2005/2006).

Nuestra derecha actual siempre dice: "El FA se vió favorecido por el "viento de cola" de grandes exportaciones. No dicen nada más. Para ser sinceros deberíamos completar la idea diciendo: A fines de los 40 no fueron "vientos de cola", sino "tempestades de cola", sin embargo "se terminó todo muy rápido". El FA lo primero que hizo con los ingresos extras, fue independizarse del FMI y concretar aquél famoso "Plan de Emergencia". ¿Habrían priorizado igual los partidos tradicionales?¿Qué habría dicho el presidente de la ARU, que se desvive clamando por más y más devaluación ...Porque los costos le van arruinar sus establecimientos!!?

Tuvimos muchos errores y "horrores". Sin duda. Demasiada gente en puestos que le quedaron grandes. Sí. A todo nivel.

Tenemos dos importantes "debes" la Educación y la Seguridad.

Cómo me gustaría que en vez de gastar tanta energía en candidaturas se trabajara más y se buscaran más opiniones a nivel internacional sobre estos temas. Habrá que investigar cómo van resolviendo otros países estos temas.

En conclusión: Para los tiempos venideros, precisamos más izquierda, sin dudas.

 

Luis Fernández luisfs50@gmail.com



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net