*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los uruguayos y el tiempo
Luis Ferández Luis Ferández
Izquierdas...
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cosecha de muerte en Franja de Gaza.
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Alto el fuego Israel-Hamas: entre alivio y preocupación
Carlos Garramón Carlos Garramón
Trump Vs. Xi. Buenos Aires, 29 de noviembre
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
En libertad… el día después
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
La “carne cultivada” y otras amenazas
Pablo Mieres Pablo Mieres
La apertura y bienvenida a los inmigrantes
Álvaro Guerrero (*) Álvaro Guerrero (*)
La pospolítica y el pos Uruguay ¿que se viene?
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La conjura de los necios
William Marino William Marino
Domingo de elecciones
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
De cocina… (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Héctor Musto Héctor Musto
Polemizando, nuevamente, con los Navegantes
Carls Wuhl Carls Wuhl
Y una vez más un cuadro de dadores de lecciones
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
De la concentración de la riqueza y el poder decisional a democracias plenas
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Poniéndole cifras al despilfarro de recursos en la salud
José W. Legaspi José W. Legaspi
Navegantes: Democráticos, libres, y de izquierda
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Preguntas a Roger Waters
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Interpretación libre o dirigida de un afiche
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sistema Nacional de Inteligencia del Estado (SNIE)
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Brasil y nosotros
Jaime Secco Jaime Secco
Complicar la democracia
Michael Añasco Michael Añasco
IbnKhaldun y los 7.000. príncipesárabes
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Expropiación de los derechos humanos en el uruguay del siglo XXI
José Pablo Franzini Batlle José Pablo Franzini Batlle
Brasil. Gracias Artigas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Prohibición del café
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Crónica de un fracaso anunciado.
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
¿Con qué parte del cuerpo está votando Brasil?
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
Los Mismos Cerdos de Siempre
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Esperando a Kusturica: “El Pepe, una vida suprema”
José López Mazz José López Mazz
La arqueología una ciencia jóven
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Romero, Amielio y Jair. Uno a Uno.
Jorge Jauri Jorge Jauri
“Navegantes”, la libertad para otra política
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Que tienen los pobres en la cabeza Uruguay
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Cuando el socialismo uruguayo estaba entre López Rega y Videla
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Milton Ramírez
imagen del contenido Milton A. Ramírez

Mi Astori

Milton A. Ramírez

25.09.2018

Danilo Astori no será Presidente. Lo bocharon. Esa es la realidad. Su renunciamiento a la postulación como precandidato es solo la sumatoria de rechazos multisectoriales del Frente Amplio a brindarle su apoyo.

Astori fue el pilar del triunfo en las tres elecciones, 2004, 2009 y 2014. También fue el pilar para contener todos los dislates de propuestas económicas erróneas y aventureras. Astori fue el pilar de los planteos para que Uruguay fuera un gran receptor de inversiones, para que el país produjera y su PBI se multiplicara año a año.

Tuvo "viento de cola" con precios de las materias primas muy altas y tuvo viento en contra cuando esos precios se cayeron, cuando vino la crisis de 2008 y luego también cuando nuestros vecinos y principales socios comerciales, Argentina y Brasil, se hicieron pelota. De hecho están aún hechos pelota.

Astori también fue el que sacó el maldito IRP que solo pagábamos los asalariados y fue quién creó la nueva arquitectura fiscal que -tal cual lo dice el programa del Frente Amplio- "que pague más el que tiene más".

Astori fue el principal artífice de la mejor de todas las políticas sociales: la política económica "Sin crecimiento económico no hay desarrollo humano"  afirmaba Astori y agregaba que "la economía debe estar al servicio del desarrollo social".

Esta gráfica ayuda a comprender, en una sola mirada, la obra de las ideas de Astori en la práctica.

Apoyé a Astori desde el día fundó Asamblea Uruguay en 1994. Apoyé a Astori en la campaña por el plebiscito de la mini reforma en 1994. Apoyé a Astori en el plebiscito de 2003 para asociar a ANCAP. Apoyé Astori contra Tabaré Vázquez en las elecciones internas de 1999, apoyé a Astori en la internas de 2009 contra Mujica. Y cuando digo que apoyé digo que dejé los pedazos en cada campaña.

Pero no solo lo apoyé y lo defendí en esas instancias nacionales, también defendí a Astori en todos los lugares de militancia que tuve, en cada comité de base, en cada coordinadora, en cada Plenario Nacional, hasta en el Grupo de los 41. Lo hice en la coordinadora Ñ, en la C y en la B y ya ni recuerdo cuantos otros organismos del Frente Amplio.

La última gran batalla fue en el Congreso del Frente Amplio de 2013 donde se pudo evitar que se incluyeran en el Programa de Gobierno, una serie de medidas económicas y políticas que hubieran sido nefastas para la marcha del tercer gobierno incluso nefastas para la marcha del propio segundo gobierno en curso.

Pero ahora que no será Presidente, me encuentro con un montón de discursos y aplausos a su renunciamiento. Lo extraño es que si bien muchos son sinceros otros muchos vienen de quienes putearon a Astori hasta el cansancio. Que lo criticaron con los peores argumentos sosteniendo - sosteniendo dentro del Frente Amplio- que Astori le hacía el juego a la derecha y una larga retahíla de adjetivos, que para decir lo menos, no eran nada fraternos y ni siquiera alcanzaban los mínimos decoros de una crítica honesta en un debate dentro de la izquierda. No los voy a repetir aquí pero recuerdo todo y recuerdo los sectores que lo hicieron y los nombres de quienes llevaron la voz cantante.

Para resumir siempre fue en el contexto de la idea muy trozkista de "el Frente Amplio y el Gobierno en disputa".

Pero no todo es aplausos para Astori. Su forma de hacer política, sobre todo su forma de construir organización política nunca estuvo acorde a sus metas. Asamblea Uruguay se desdibujó hasta el infinito. Repuntó en el marco de la campaña de 2009 con la generación de un amplio ámbito que incluyó la creación del FLS y  luego los acuerdo políticos con el Partido Socialista.

Pero todo eso volvió a deshilacharse. La apatía, el no funcionamiento, la no convocatoria a los diversos organismos del propio FLS, el abandono, de hecho, de centenares de lugares en la estructura del Frente Amplio fue haciendo que tanto Asamblea Uruguay como el FLS terminaran en una debilidad estructural que se convirtió en agujeros en la línea de flotación.

Y no es que no se advirtiera. Se advirtió.

Esa debilidad tuvo un quiebre cualitativo en marzo de 2016. Esa debilidad llevó a que el Frente Amplio se convirtiera en unipolar.

¿Pero cuando se celebró la unipolaridad? Fue el día que los senadores del Frente Amplio, unánimemente, firmaron el informe sobre ANCAP y las fronteras entre mujiquismo y astorismo se terminaron. Fue cuando la senadora de Asamblea Uruguay, Daniela Payssé, estampó su firma en un documento que quedará para la historia. Será el documento de la unanimidad de opinión ante la gestión de un ente al que fue necesario destituirles a todos los representantes del Frente Amplio en el Directorio y hacer borrón y cuenta nueva.

A Astori se le debe mucho. El país le debe mucho. Pero también el camino de Astori está alfombrado de errores políticos. Errores políticos irreversibles. ¿Como pudo Astori ir a pedirle el apoyo a Mujica? ¿Cómo se entiende tamaño dislate? Y Mujica fue y le dijo que no lo apoya y se lo dijo por radio antes que de frente y cara a cara.

Hace algunos años que el Frente Amplio se volvió unipolar. Eso es lo que hay hoy. Ya no habrá astorismo que lo salve o el astorismo que habrá no alcanzará para batallar el giro hacia esa izquierda que cree que un ladrón es un burgués apresurado.

 





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net