*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Felipe Michelini Felipe Michelini
El sistema de justicia: una reforma estructural pendiente
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
¿Hay algo que sirva para “curar” un resfrío?
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
Roger Waters, embajador itinerante del B.D.S. La inveterada costumbre de satanizar a israel
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Mentira la Verdad (El País, Sanguinetti y Palestina)
William Marino William Marino
¿Barbarie a que estilo?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El relato… (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los uruguayos y el tiempo
Luis Ferández Luis Ferández
Izquierdas...
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cosecha de muerte en Franja de Gaza.
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Alto el fuego Israel-Hamas: entre alivio y preocupación
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
En libertad… el día después
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
La “carne cultivada” y otras amenazas
Pablo Mieres Pablo Mieres
La apertura y bienvenida a los inmigrantes
Álvaro Guerrero (*) Álvaro Guerrero (*)
La pospolítica y el pos Uruguay ¿que se viene?
Héctor Musto Héctor Musto
Polemizando, nuevamente, con los Navegantes
Carls Wuhl Carls Wuhl
Y una vez más un cuadro de dadores de lecciones
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
De la concentración de la riqueza y el poder decisional a democracias plenas
José W. Legaspi José W. Legaspi
Navegantes: Democráticos, libres, y de izquierda
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Preguntas a Roger Waters
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Interpretación libre o dirigida de un afiche
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sistema Nacional de Inteligencia del Estado (SNIE)
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Brasil y nosotros
Jaime Secco Jaime Secco
Complicar la democracia
Michael Añasco Michael Añasco
IbnKhaldun y los 7.000. príncipesárabes
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Expropiación de los derechos humanos en el uruguay del siglo XXI
José Pablo Franzini Batlle José Pablo Franzini Batlle
Brasil. Gracias Artigas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Prohibición del café
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Crónica de un fracaso anunciado.
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
¿Con qué parte del cuerpo está votando Brasil?
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
Los Mismos Cerdos de Siempre
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Esperando a Kusturica: “El Pepe, una vida suprema”
José López Mazz José López Mazz
La arqueología una ciencia jóven
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Romero, Amielio y Jair. Uno a Uno.
Jorge Jauri Jorge Jauri
“Navegantes”, la libertad para otra política
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Que tienen los pobres en la cabeza Uruguay
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Cuando el socialismo uruguayo estaba entre López Rega y Videla
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcelo Marchese
imagen del contenido Marcelo Marchese

11 de octubre a las 11 en Torre Ejecutiva, evitemos un nuevo desembarco que agudizaría el desastre

Marcelo Marchese

10.10.2018

El triunfo de Bolsonaro debe ser estudiado con atención y, cosa evidente, conviene aquí despojarse de los harapos de un dogmatismo que se incrusta como lepra sobre nuestra piel. Nada valen las excusas para explicar su triunfo por la campaña de los grandes medios. Los grandes medios, alcanza con recordar el caso Trump, no definen una elección, las que sí definen son otras variables, como las crisis endémicas que viven nuestros países y las tareas que llevan a cabo los partidos de gobierno.

Entre las falacias que se repiten sin demasiado esfuerzo neuronal, se encuentra una tan extendida como ridícula que informa que una década de gobierno desgasta a cualquier partido. Evidentemente, si ese partido aplica el mismo plan de siempre, en suma, si se convierte en un vector de un modelo macabro, es seguro que la gente, desesperada, buscará por otro lado, aunque su elección no sea otra cosa que salir del fuego para caer en las brasas. Ahora, si un partido aplica un mínimo de originalidad, si piensa al menos un plan y lo lleva a cabo para reactivar nuestras economías y nuestras culturas, tiene hartas posibilidades de aumentar su caudal social.

Una cosa es conquistar voluntades con la palabra y otra muy distinta, mucho más eficiente, es conquistar voluntades mediante los hechos, todo lo tergiversables que se quiera, pero bastante más contundentes que cualquier discursito.

¿Qué hizo el PT durante esos años en que dispuso de considerables dosis de poder como para auspiciar una profundización de la consciencia y organización social de los brasileros? Agudizó la primarización de la economía, permitió el avance del capital trasnacional sobre las riquezas del Brasil y generó, justo cuando grandes segmentos de la población de todo el continente miran de reojo a todo el sistema político, enormes dudas acerca de las ventajas de la democracia republicana y el Estado de derecho.

Ante la ruina de la derecha tradicional hace una década, el progresismo vino a cumplir el rol que ya no podía cumplir aquella derecha y además, pudo hacerlo con poca, muy poca resistencia social. Los resultados de este penoso modelo están a la vista: total desprestigio y preparación del terreno para que la otra derecha asuma el gobierno.

De nada sirve decir que Lula fue injustamente apresado y demás pamplinas. De nada sirve, a lo ñandú, meter la cabeza en un agujero. La verdad hay que mirarla de frente pese a quien pese y sin cobardías intelectuales. Ha llegado el momento en que debemos desconfiar de los discursos e instituciones que atendíamos a causa de un prestigio originado en el pasado, para comenzar a oír una voz interior que grita desesperada que algo no está cuadrando.

Queremos creer que el modelo adoptado por el gobierno, un modelo que se impone desde afuera, es el único modelo posible: apostar a la inversión del capital trasnacional para industrializar nuestros países. Pruebas al canto, ese modelo se ha mostrado ineficiente: industrializar, no se ha industrializado nada o se ha industrializado en rubros contraproducentes y nuestras economías han acentuado su primarización y lo que es peor, las grandes trasnacionales son ahora más dueñas de nuestras riquezas que el día previo al acceso al poder de los progresismos.

Esos son los hechos, los porfiados hechos, los hechos que hay que estudiar si no se quiere construir la casa sobre el pantano, el pantano donde medran los Bolsonaros.

Sin embargo, toda acción tiene su reacción, aunque sea tardía, aunque no sea proporcional, aunque tenga su propio tiempo y dinámica. A fines del año pasado dieron nacimiento movimientos sociales que fueron resultado de la atonía del sistema político, demasiado preocupado en discutir la mejor manera de hacer mandados, demasiado preocupado en discutir cómo repartirse los cargos para llevar a cabo esos mandados.

Aparecieron primero los cincuentones y luego los autoconvocados, el movimiento contra la Ley de Riego, el movimiento en defensa de la Rambla Sur y el movimiento en contra del monstruoso contrato ROU UPM.

Los cincuentones triunfaron, los de la Rambla Sur lograron una primera victoria que ha venido al pelo para demostrar que la lucha paga, que la fortuna ayuda a los audaces, que los ciudadanos tenemos un poder que debemos explotar.

Quedan sólo dieciséis días para alcanzar la cantidad de firmas necesarias para impedir que se privatice nuestra agua. Si no se imprime un último esfuerzo, después no vale quejarse con el manido "No se puede hacer nada. Está todo el pescado vendido". Vienen por nuestra agua, nada menos, y harán un desastre.

Pero amén del último esfuerzo contra la Ley de Riego, este jueves el movimiento contra UPM2 se juega su segunda parada pública, presentando en la Torre Ejecutiva una nueva tanda de Peticiones. En tres meses este movimiento viene tejiendo lentamente, a partir de las Peticiones, una red que alcanza a toda la República, ha generado multitud de artículos y videos, ha realizado innumerables charlas, le ha dado una razón para luchar a mucha gente que no sabía por dónde ni con quién encauzar sus fuerzas y ha generado una página de facebook que ya supera los 10000 integrantes, llamada "Movimiento ciudadano UPM2 NO", donde se genera un constante debate y se lanzan y publicitan las diversas actividades.

El lector, por supuesto, puede seguir esperando que crezcan peras de los olmos o que los cangrejos den a luz corvinas. Si se trata de esperar milagros, se puede esperar cualquier cosa de cualquier cosa, pero lo más prudente es observar los brutales hechos y trabajar a partir de allí. El capital trasnacional se adueñó de la mitad de nuestro suelo y este proceso se aceleró en los últimos años y lo que es peor, este acaparar de ellos y esta pérdida nuestra, se agravará con la crisis que ineluctablemente se avecina.

Alcanza con imaginar que UPM, que ya cuenta con 200000 hectáreas, con los 800 millones anuales de ganancia que le reportará su segunda pastera, comprará más tierra, desplazará más gente de nuestro campo, profundizará aún más nuestra deteriorada cultura de trabajo rural y generará destrozos en todas las áreas imaginables, para concluir que si los cangrejos no dan a luz corvinas y que si las peras no crecen de los olmos, no tenemos más remedio que buscar las peras y las corvinas por otro lado.

Sí, muchos de los lectores no se animan todavía a dar el salto. Creen que esta campaña contra UPM es auspiciada por la más rancia derecha, pues habría encontrado un cachón (¡Y qué cachón!) para defenestrar al Frente Amplio. El lector también puede pensar que las denuncias de corrupción contra funcionarios que deberían servir al pueblo, también son usadas por la más rancia derecha para defenestrar al Frente Amplio. Pensar, se puede pensar lo que se quiera, pero la pregunta es si nos haremos los otarios cuando se le entregan nuestros principales rubros al capital trasnacional; si nos dedicaremos a papar moscas cuando algunos atrevidos se meten plata ajena en el bolsillo, no sea cosa de "desprestigiar a la herramienta que tanto esfuerzo costó construir", o en su defecto, si comenzaremos a confiar en nosotros mismos y a confiar en lo que sabemos: el proceso de la conquista iniciado hace 500 años no ha concluido; todo lo contrario, se ha agudizado y estamos sólo al principio de un nuevo tsunami que caerá sobre las riquezas y cultura de nuestro continente.

El movimiento para impedir que se lleve a cabo el contrato más indigno firmado en toda la Historia de nuestro país, ha entrado en una nueva y auspiciosa fase. A los artículos de Hoenir Sarthou, Daniel Panario, Ofelia Gutiérrez y tantos otros, ahora se le suman artículos y videos de ciudadanos desconocidos en la previa. Uno de ellos, llamado Miguel Arguello Cuello, asombrado por la difusión que tuvo su artículo colgado en la página de UPM2 NO, contó que hacía años que venía escribiendo, pero que sólo ahora empezaban a leerlo. Miguel nos da una información fidedigna de cómo sube la línea roja del termómetro.

Ayer, muy pocos lo leían, hoy, sus artículos se comparten por centenares ¡Qué victoria para Miguel y sobre todo para nuestro movimiento! Al parecer, ha encontrado a sus iguales, que no es poca cosa. Sus propias fuerzas ayer desperdigadas, se suman a una vasta obra colectiva y lo que es más importante, agrega una voz singular, la voz del hombre que vive el proceso destructor del monocultivo de eucalipto en sangre propia y por eso habla con un tono, desde una posición y con unas palabras que jamás conseguiría el más lúcido de los publicistas.

No se crea que desestimamos la obra de los eruditos y publicitas, todo lo contrario e incluso, en gran parte lo que nuestros nuevos amigos escriben, aúna y propulsa lo que han leído en los eruditos. Ningún erudito ni ningún artista ni nadie, dice algo exclusivamente suyo. Lo que hacen unos y otros es reunir el saber social, concentrarlo y devolverlo renovado y con un tono singular, al lugar de dónde se origina.

Mientras esto ocurre, negros nubarrones se ciernen sobre Latinoamérica y de nada sirve pensar que la culpa es de los otros. Miremos hacia adentro, pensemos cuál será nuestra responsabilidad al ceder tanto poder ciudadano, al ceder tanta confianza en vez de pensar por nosotros mismos. Aún estamos a tiempo, acaso siempre se esté a tiempo de tomar un camino nuevo. Mientras haya vida, habrá esperanza. De eso precisamente estamos hablando. Ha surgido una esperanza, una pequeña llama. O dejamos que fuerzas dudosas la apaguen, o auspiciamos al viento que encienda la pradera.

Luego no servirá lamentarse. Se están gestando lenta y laboriosamente, y ya los enjuiciamientos callejeros deberían ponernos en alerta, las condiciones para entrar a un proceso particularmente oscuro. Lo que se viene, si no miramos con coraje los hechos, es algo que la palabra "fascismo" no alcanzará a describir, pues hablamos de una mucho más eficiente y macabra forma de dominación.

Si no hallamos una estrategia para enfrentar esa nueva realidad, muchas conquistas sociales serán arrojadas al basurero de la historia. La burguesía, para usar una plabra demodé pero sumamente eficiente para describir las cosas, en su conquista del poder en los siglos XVIII y XIX, hubo de defender la libertad de expresión y las democracias republicanas. Son conquistas más o menos acrisoladas, pero conquistas al fin y al cabo. Ahora bien, nada asegura el futuro de las democracias republicanas ni de la libertad de expresión y menos aún, cuando pasan a ser contraproducentes para quienes pretenden apoderarse de todo.

No se trata de avanzar. Ante el tsunami, se trata de resistir y mantener lo que tanto esfuerzo costó construir, pero a su vez, se trata de llevar a cabo lo nuevo, que significa reivindicar algo viejo y olvidado.

Asistimos a otro movimiento de tijeras: por un lado, se larva un nuevo y tenebroso modelo político en las sombras, por el cual el mercado impondrá su dictadura en todos los terrenos. Por el otro, se gestan las condiciones para dar nacimiento a movimientos que exploren la sabiduría y en particular, el poder de los ciudadanos sin los cuales, ningún proyecto político puede llevar a cabo ninguna tarea noble ni duradera. Cada día que pase, la contradicción se mostrará de manera más evidente.

Normalmente, cuando se apela al lector, se lo trata de amable, de amigo lector, se le acaricia el lomo y no está mal, pues el escritor confía en la inteligencia del lector y por eso escribe, pero a fuer de sinceros, debemos decir algo más. Es muy fácil ver la espiga en el ojo ajeno, pero guay con no ver el tronco en el ojo propio. Los dados se han echado a rodar y no sabemos aún el resultado del juego. Si hay chances de vencer para los hombres de buena voluntad, esas chances radican en pensar la realidad con cabeza propia, al tiempo que cada uno busque a sus iguales.

Esperamos al lector el jueves 11 a las 11 en la Torre Ejecutiva. No es fácil movilizarse. Toda la cultura de la derrota que se pretende imponer como una losa sobre nosotros, nos divide y atomiza, pero eso le da mayor belleza al desafío.



Marcelo Marchese

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net