*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿La izquierda tuvo errores?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La mirada larga de Guido Manini Ríos
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El fin de la predominancia. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
BUSCADA (la verdad)
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste es el país que hace política con sus niños
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Milton Ramírez
imagen del contenido Milton A. Ramírez

Giro a la izquierda

Milton A. Ramírez

12.10.2018

El miércoles 3 de octubre Mujica dijo que la izquierda se divide por ideas y la derecha se une por sus intereses. Eso fue así hace mucho tiempo atrás. El Frente Amplio se fundó por 11 organizaciones. La pregunta es ¿cómo se llegó a que hoy superen largamente los 30?

¿Son agrupaciones que representan orientaciones legítimas de visiones diferentes políticas ideológicas o filosóficas o son solo grupos de intereses que compiten por espacios de poder?

¿Son todas legítimas expresiones de ideas o son, en su mayoría, agrupamientos que ya piensan en el próximo sillón, en el próximo cargo?

Cuando empecé a militar en política era el año 1968, por tanto he llegado a los 50 años de militancia. El Uruguay era muy diferente y, obviamente, el mundo también lo era. El Frente Amplio no existía.

Había, por aquel entonces, un variopinto menú de partidos y grupos de izquierda. Algunos de ellos era añejos como el Partido Socialista, el Partido Comunista y la Federación Anarquista. Otros fueron apareciendo, desapareciendo, mutando, etc.

El sectarismo y el mesianismo era una moneda muy corriente. Algunos eran partidos con arraigo popular, otro apenas unos pequeñísimos grupos de escasas decenas de personas. Una característica de todos los partidos y grupos es que tenían escritos extensos manifiestos que fundamentaban sus ideas y principios. Junto a ellos también tenían extensos documentos que analizaban el contexto mundial, regional y nacional. Periódicamente se emitían documentos con análisis estratégicos, análisis de las tácticas a desarrollar y junto a esto un modelo de organización y una descripción de los mejores métodos para hacer política.

Tener militancia política de izquierda por ese entonces era algo que conllevaba riesgos.

1968 fue el año del bautismo de sangre, fueron asesinados Líber Arce, Susana Pintos y Hugo de los Santos. Luego habría muchos más muertos, unos por la policía y otros por escuadrones de la muerte, como lo fue Ibero Gutiérrez, entre otros.

Recuerdo como un hábito de los jóvenes de izquierda, y de la izquierda en general, que se leía mucho. Se leí mucho de política, mucho de literatura, mucho de filosofía, mucho de todo un poco.

También se iba mucho al cine. Lo más difícil era conseguir música, la música que estaba haciendo época, básicamente el rock n' roll. Lo escuchábamos en monoaural. Fue grande la emoción cuando por primera vez pudimos escuchar a los Beatles en estéreo. El único que tenía en su casa un equipo así era Rooney, uno de mis amigos.

Entre el 68' y el 71', año que se crea el Frente Amplio, pasaron muchas cosas, luchas obreras, luchas campesinas -acompañé la 4ta marcha cañera de UTAA-, la creciente importancia del Partido Comunista, el ininterrumpido accionar del MLN Tupamaros y la prohibición de partidos políticos de izquierda, incluido el Partido Socialista, luego de la adhesión a las resoluciones de la Conferencia de OLAS.

Al final, el 5 de febrero de 1971 y liderado por un militar, se conforma un amplio frente de izquierda que incluyó a casi todos los partidos y agrupaciones existentes y tuvo también la adhesión de los sectores escindidos del Partido Colorado y el Partido Nacional.

Fue el líder del Frente Amplio, el Gral. Líber Seregni, quien dijo en forma tajante "se terminó el bipartidismo en Uruguay".

 

La máxima que se tenía en la izquierda era "las peores tareas para los mejores militantes", y esta quedó en el olvido. Ahora hay un apasionamiento por los cargos, por los lugares de poder, por los sillones.

Ahora sabemos que no van "los mejores", sin importar filiación, a los cargos de Gobierno. Es más sabemos bien que estuvieron en cargos de enorme responsabilidad personas absolutamente ineptas y sin experiencia.

También sabemos que hay una mayoría, pura y dura, que no quiere reconocer con una natural autocrítica -autocrítica que la izquierda siempre tuvo como parte de su cultura- los errores y los horrores cometidos.

Entonces 47 años después estamos nuevamente ante un nuevo bipartidismo, ahora de blancos más colorados y Frente Amplio por el otro. El bipartidismo le ha hecho muy mal al Uruguay. Le hacía antes y le hace ahora.

Pues bien intentemos romper el statu quo, abramos una ventana, y sin nada en las manos, más que nuestra voluntad y convicción, dar un giro a la izquierda y desde el llano más absoluto proponernos la gesta de una izquierda sin ataduras, solo aferrados a la más absoluta democracia, a la más absoluta libertad, a la más desafiante intemperie, pero con la certeza que la la lucha que se pierde es la lucha que no se da.

En Navegantes no nos llevamos ni una banca parlamentaria, ni un solo cargo nacional o departamental, ni un local, ni ningún recurso de ningún tipo. En Navegantes empezamos de cero.

Salir al mar abierto no es cualquier decisión, es abandonar el confort de lo conocido, de lo rutinario es un lugar donde no se puede barrer debajo de la alfombra. De hecho ni alfombra tenemos.





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net