*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿La izquierda tuvo errores?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La mirada larga de Guido Manini Ríos
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El fin de la predominancia. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
BUSCADA (la verdad)
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste es el país que hace política con sus niños
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Fernando Gil Díaz

Violencia y pobreza

Fernando Gil Díaz

17.10.2018

Uruguay se destaca en la región por ser el único país con menos del 10 por ciento de pobres (7,9%) y una indigencia casi inexistente. Fruto de sus políticas de redistribución, baja inflación, mejora del salario real y crecimiento sostenido, es envidia de potencias vecinas como Argentina y Brasil, que no pueden mantener ciclos de crecimiento continuo como este pequeño rincón del sur latinoamericano.

Hace tiempo que se terminó el viento de cola y si bien han habido variantes en algún indicador como el desempleo, llevamos 15 años ininterrumpidos de crecimiento económico que le hacen merecedor del respeto internacional. Claro que fronteras adentro no parecen darse por enterados y un día tras otro sueltan titulares que auguran crisis que no llegan a concretarse nunca. Sin embargo, si algo parecen confirmar esos datos económicos es que la violencia no es producto de la pobreza sino que -por el contrario- esta parece venir atada al crecimiento de esos indicadores que no logran derramar su virtuosismo a un núcleo duro autoexcluido que hace del delito su medio de vida...

Sin correspondencia

El falso concepto de asociar a la delincuencia con la pobreza se da de narices con los datos incontrastables de una economía como la uruguaya con registros de crecimiento ininterrumpido. Pues de ser así no deberíamos tener los registros de prisionización que ostentamos donde Uruguay también bate un triste récord con una de las tasas más altas.

En efecto, si la pobreza se reduce a un dígito y la indigencia tiende al cero, ¿cómo se explica el aumento de la delincuencia? ¿Y el de la violencia?; esa misma violencia adicional  que nos inunda cada día con titulares no deseados y que responde a una inexplicable realidad de sectores de la población a los que esos indicadores no les impacta.

Lo que por un lado puede leerse como eficacia en la represión del delito también es un contrasentido pues con una economía en expansión, la mejora del salario real en forma constante y sostenida, no termina de explicar la existencia de esos bolsones de exclusión que llevan a un sector importante de nuestra población a vivir al borde del pacto social haciendo del delito su medio de vida.

No es la pobreza -entonces- la razón principal de una violencia empecinada en multiplicarse y afianzarse en una sociedad que se resiste a aceptarla sin restricciones de ningún tipo. Por el contrario, cuando un país atraviesa un ciclo virtuoso como el que vive Uruguay hace más de una década y media, deberían verse otros resultados y en cambio los delitos se disparan en una escalada de violencia que es imperioso revertir.

Se impone, entonces, un diagnóstico certero que explique y encuentre respuestas a un estado de situación que muestra una cara siniestra de la sociedad uruguaya donde se disparan los homicidios y los delitos más violentos.

¿Pacto o impacto?

¿Falta algo al pacto social que nos congrega o acaso falta un impacto que produzca un efecto tal que movilice los cambios? Todo parece indicar que el pacto sigue vigente pero solo para algunos, otros no parecen sentirse interpelados por ningún acuerdo y vulneran reglas e imponen las suyas en una especie de anarquía propia. Viven al día, no se imaginan un futuro para el cual proyectarse, transcurren el presente a un ritmo de vértigo que no permite demoras ni contradicciones. "Lo quiero ahora y a cualquier precio, aún el de la vida propia, cuanto más la ajena..."

El camino fácil, ese que impone la obtención de un objeto o un ritmo de vida lleno de lujos y ostentaciones parecen ser el móvil principal que guía a estos colectivos que conforman una verdadera subcultura marginado-delincuente.

Hoy se visibilizan hechos que fueron germinando durante mucho tiempo, seguramente demasiado, pero a los que el Estado ha dado señales de no estar dispuesto a permitir, haciendo el ejercicio de la autoridad que tanto reclaman los mismos que durante décadas dejaron hacer y crecer esos espacios que eclosionaron hoy.

Y ello fue posible -también- por la construcción de una nueva organización policial, dotada de instrumentos tecnológicos de última generación, y una capacitación que le permite desplegar acciones de inteligencia que arrojan resultados sin necesidad de disparar un solo tiro.

La aparición de grupos criminales con un alto nivel de organización y capaces de acciones como los desalojos compulsivos junto al intento de apropiarse de los territorios donde se cobijan, encontraron la rápida y contundente respuesta del Estado que no está dispuesto a permitir ese tipo de acciones. Y la consecuencia de esa acción pública no fue otra que la recuperación de la confianza en los actores que devolvieron la pacífica convivencia de los barrios violentados. Hoy los vecinos confían en las autoridades y están dispuestos a profundizar los cambios aportando información de calidad que impida el resurgimiento del accionar de dichos grupos.

El impacto ya se aprecia en barrios como Casavalle, donde los servicios públicos retomaron una rutina que jamás debieron abandonar, donde se empieza a respirar barrio y donde los vecinos empiezan a apropiarse de espacios que nunca debieron perder.

Las acciones coordinadas entre varios actores públicos son una clara señal de un camino a recorrer que empieza a transitarse para beneficio de muchos. El barrio es nuestra casa, ese rincón donde se construye ciudadanía, donde se dan las primeras relaciones de una convivencia que no admite situaciones como las vividas. Hoy se empezó a recorrer el camino de la restauración de valores en muchos rincones donde el crimen creyó ser dueño de las vidas de las personas que allí vivían pero se encontró con la respuesta de un Estado que no está dispuesto a permitir ningún exceso.

No será fácil erradicar definitivamente a la violencia de nuestra sociedad, es una enfermedad que se reproduce de forma silenciosa y que se manifiesta de manera inesperada muchas veces, pero respuestas como estas son una señal inequívoca que hay que mantener y profundizar para que el barrio vuelva a ser lo que nunca debió dejar de ser, una extensión de nuestra propia casa.

 





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net