*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Carta abierta a mis compañeros frenteamplistas
Pablo Mieres Pablo Mieres
Cambiar se puede
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Tolerancia en 2019: centenario de Wilson y elección.
Felipe Michelini Felipe Michelini
El sistema de justicia: una reforma estructural pendiente
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
Roger Waters, embajador itinerante del B.D.S. La inveterada costumbre de satanizar a israel
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Mentira la Verdad (El País, Sanguinetti y Palestina)
William Marino William Marino
¿Barbarie a que estilo?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El relato… (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Luis Ferández Luis Ferández
Izquierdas...
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Alto el fuego Israel-Hamas: entre alivio y preocupación
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
En libertad… el día después
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
La “carne cultivada” y otras amenazas
Álvaro Guerrero (*) Álvaro Guerrero (*)
La pospolítica y el pos Uruguay ¿que se viene?
Héctor Musto Héctor Musto
Polemizando, nuevamente, con los Navegantes
Carls Wuhl Carls Wuhl
Y una vez más un cuadro de dadores de lecciones
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
De la concentración de la riqueza y el poder decisional a democracias plenas
José W. Legaspi José W. Legaspi
Navegantes: Democráticos, libres, y de izquierda
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Preguntas a Roger Waters
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Interpretación libre o dirigida de un afiche
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sistema Nacional de Inteligencia del Estado (SNIE)
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Brasil y nosotros
Jaime Secco Jaime Secco
Complicar la democracia
Michael Añasco Michael Añasco
IbnKhaldun y los 7.000. príncipesárabes
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Expropiación de los derechos humanos en el uruguay del siglo XXI
José Pablo Franzini Batlle José Pablo Franzini Batlle
Brasil. Gracias Artigas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Prohibición del café
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Crónica de un fracaso anunciado.
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
¿Con qué parte del cuerpo está votando Brasil?
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
Los Mismos Cerdos de Siempre
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Esperando a Kusturica: “El Pepe, una vida suprema”
José López Mazz José López Mazz
La arqueología una ciencia jóven
Jorge Jauri Jorge Jauri
“Navegantes”, la libertad para otra política
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Que tienen los pobres en la cabeza Uruguay
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Cuando el socialismo uruguayo estaba entre López Rega y Videla
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Crónica de un fracaso anunciado.

Jorge Balseiro Savio

28.10.2018

MÁS DEL 90% de los CIUDADANOS RESPALDARON LA LEY DE RIEGO.

Una vez más una constelación de sellos de goma sumado sindicato de los funcionarios de la OSE, siempre presto a defender la sagrada inamovilidad, organizó un embuste de proporciones, en una nueva fracasada recolección de firmas.  Una buena cosa para el país y la convivencia que otro planteo más, desubicado y embustero fracase.  Seguirán otros fracasos por suerte.

Costaba creerlo.  Un mecanismo para facilitar el riego, discutido ampliamente con los interesados, aprobado por más del 95% de los legisladores de ambas cámaras resultaba en opinión de gremialistas de la OSE y algunos otros sellos de goma que adornan el paisaje ecologista, una tragedia para el país de proporciones.

Como es típico en estos planteos se les atribuía una presunta inconstitucionalidad, basado en una interpretación retorcida y por tanto falsa de la reforma constitucional que este mismo gremio promocionara para defender sus privilegios de inamovilidad, y que la desidia de la política apaño de manera oportunista.

Ni que decir que resulta un sinsentido de proporciones presumir de privatización una actividad como el riego, cuando se sabe bien que el poco riego que hay en el Uruguay es de la fuente al cultivo totalmente privado, como lo es toda la actividad agrícola con muy escasas excepciones.

Este rechazo es algo sumamente positivo para la estabilidad institucional de nuestro país.  Uruguay es el país de los cambios tranquilos.  Con esta abrumadora negativa a firmar de los ciudadanos, queda bien claro que en nuestro país no hay espacio ni para outsiders ni para planteos delirantes.  Podremos tener sin dudas y bueno es, rotación de partidos en el poder, quizá ocurra en la próxima elección.  Lo que sería sumamente negativo que oportunistas de poca monta terminen encaramándose por la vía democrática para llevar necesariamente el país al desastre.

Este formidable pronunciamiento del soberano por más del 90% de voluntades es un rechazo a la distorsión de los hechos (por no decir otra cosa) que sistemáticamente usan estos colectivos.  Así lo hicieron cuando hablaron de inconstitucionalidad, de privatización e incluso descaradamente hace algo más de un mes declaraban tener 400.000 firmas y resulta que al final fueron “casi 300.000”.  Impresentable.

También distorsionan los hechos en otras causas, como la ley de inclusión financiera, donde un notorio beneficio para los sectores más postergados como para la cristalinidad fiscal termina en una defensa fanática del dinero en efectivo, que dicho sea de paso se sabe bien que es lo que vehiculiza.  Tenemos incluso dos recolecciones de firmas en paralelo, una de ellas con tan mala técnica jurídica que terminaría con el seguro obligatorio de automotores.  En este caso ya los propios organizadores han declarado públicamente que difícilmente lleguen. 

Ni que decir la vieja herencia del ecologismo local, otrora compañero de ruta de los piqueteros de Gualeguaychú y de la estrategia de agresión a nuestro país bloqueos mediante de la barbarie kirchnerista.

Acá el sello de goma –ahora los otrora sellos de goma son sitios web- presume de manera arrogante el monopolio de la verdad, aunque apenas juntaron un centenar de personas acompañados por el medio pelo agropecuario de Un Solo Uruguay, y apenas una treintena cuando las 4x4 no acudieron a la cita.  Así un día el Dr. Lust nos dice que los firmantes por parte del Gobierno respecto al contrato de inversión para una nueva planta de celulosa no están legitimados, -y por tanto el referido contrato sería inconstitucional- a pesar que hay una resolución fundada del Presidente de la República en acuerdo con el Consejo de Ministros, (1052/017) quien tiene potestad para delegar sus funciones amparado en el artículo 168  numeral 24 de la Constitución, y además los funcionarios nominados ostentan cargos de rango constitucional como lo son el Secretario y Prosecretario de Presidencia y el Director de la OPP, sin olvidar que cualquier abogado sabe que no hay contrato sin previa legitimación de los firmantes por las partes.  U otro día el Dr. Panario nos dice que los suelos forestales se van a arruinar, basado en una única tesis de hace más de una década en la que simultáneamente hizo trabajo de campo y presidió el tribunal, que fue refutada por investigación nacional subsiguiente, y que el Dr. Panario se encargó de refritar una década después en más de una oportunidad en medios científicos internacionales pretendiéndola hacer aparecer como investigación novedosa, cuando fue un refrito, práctica que se da de bruces con los principios más básicos de la ética académica.  En este caso las firmas que se pretenden recolectar no tienen efecto jurídico alguno, y en el mejor de los casos estarían representando el 0,3% del cuerpo electoral, en resumen, 99,7% de los ciudadanos están en otra.

Este es el panorama. Frente a estas expresiones tan arrogantes como marginales, con legítima discrepancia y encendido debate las grandes fuerzas políticas del país respaldadas ampliamente por la ciudadanía se preparan para la justa electoral del próximo año.  Habrá matices, habrá diferencias sin dudas.  En la discrepancia democrática Uruguay tiene en su haber el formidable derrotero de políticas de Estado cuya continuidad es un ejemplo a nivel mundial, lo mismo que los indicadores de transparencia y calidad democrática que nos ubican entre los mejores si no el mejor de la región.  Mérito de un sistema político que con sabiduría ha sabido sustraerse de las desgracias que rodean a muchos de sus pares de la región.

El resto.., el resto es silencio.

 

Jorge Balseiro Savio



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net