*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia: Macron ¿porqué no un Estado de Sitio ?
William Marino William Marino
26 de Marzo
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Esteban Valenti Esteban Valenti
Discutir ideas, discutir insultos
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Pablo Mieres

De espaldas a la producción y el empleo. U$ 120 millones de UTE para rentas generales.

Pablo Mieres

28.10.2018

El gobierno da la espalda a los reclamos de mejora de la competitividad que de manera cada vez más evidente formulan los sectores productivos de este país. Encerrado, enojado, ciego y sordo; el gobierno insiste en el camino de profundizar un círculo vicioso que aumenta los costos de producir en nuestro país e impacta directa e indirectamente en la mantención de los puestos de trabajo.

Esta semana el gobierno ordenó a UTE que transfiera U$ 120 millones de su superávit a Rentas Generales. Con ello se reitera la evidencia del creciente déficit que las cuentas públicas ostentan y la urgencia de tomar recursos de donde sea para evitar su agravamiento.

En efecto, desde que comenzó este gobierno la dinámica de la política económica ha estado orientada a pronosticar crecimientos exagerados, que nunca se cumplen, y expandir el gasto en relación a tales pronósticos, por lo que el déficit fiscal, en vez de reducirse como se prometió al comienzo de este gobierno, se ha consolidado y ha aumentado. Tales circunstancias han llevado a que el gobierno realice diversos y sucesivos ajustes buscando incrementar la recaudación por la vía de aumentar impuestos y tarifas públicas.

La mejora de gestión de UTE y las inversiones generadas en la diversificación de la matriz energética no se han traducido en una reducción de la tarifa eléctrica, sino que esta sigue siendo elevada, afectando directamente los costos de producción de todo el aparato productivo. Y ello ha ocurrido a pesar de que el ente ha generado importantes ganancias en los últimos años; pero igual que ahora estas ganancias se las "come" el Estado central para amortiguar el deterioro de las cuentas públicas.

Ni hablar de lo que ocurre con ANCAP, en este caso la situación es aún peor. Desde el 1° de enero de 2015 los hogares y las empresas uruguayas pagamos un sobreprecio por el combustible que es "hijo directo" de la catástrofe de la gestión de Sendic y su grupo, alentado por el exPresidente irresponsable y su famoso equipo económico "paralelo" de gobierno.

En efecto, el Record Guinness de haber fundido la empresa más grande del país funcionando en régimen de monopolio en el momento de mayor crecimiento en la historia reciente del país y con precios muy bajos del crudo y del dólar, determinó que los uruguayos tuviéramos que poner U$ 800 millones de dólares en esa empresa para evitar que cerrara.

O sea que los uruguayos pagamos, a nivel de los hogares y de las empresas, tarifas eléctricas y de combustible incompatibles con la competitividad y el empleo.

Esta situación que se viene agudizando desde que comenzó el actual gobierno, ha sido ignorada o despreciada por los jerarcas del equipo económico que siguen operando en la lógica de aumentar el gasto y, luego aumentar los ingresos por la vía de impuestos, tarifas o transferencias de las ganancias de las empresas públicas.

¿Quién paga la cuenta? Todos los uruguayos. Las familias, las empresas y los trabajadores. El país es caro y producir se hace cada vez más costoso, por lo que los empleadores ajustan por donde pueden y reducen su plantilla de trabajo generando un aumento del desempleo.

El reclamo de los sectores productivos por la mejora de la competitividad, que se expresó con contundencia a partir de comienzos de este año, no fue atendido por el gobierno. Por el contrario, la reacción del Presidente Vázquez y su equipo fue de confrontación, rechazo e incapacidad de diálogo. Y las tímidas medidas que impulsó en los primeros meses del año fueron más simbólicas que reales.

Lo cierto es que el gobierno está encerrado y enojado; pero además no está dispuesto a tomar medidas que impliquen la restricción del gasto público, causa profunda de la crisis de competitividad, ni está dispuesto a tomar medidas significativas que permitan dinamizar la economía, el aparato productivo y, por lo tanto, la recuperación de fuentes de trabajo.

Días pasados el Parlamento aprobó normas que buscan promover el empleo; pero estas medidas que configuran un intento del gobierno de contrarrestar la tendencia a la reducción de puestos de trabajo, son a todas luces insuficientes si no están acompañadas de decisiones de política económica que impliquen la reducción de los costos productivos. Esto se traduce directamente en la rebaja de los costos tributarios o de las tarifas energéticas, cosa que no ha ocurrido ni ocurrirá.

La decisión de esta semana anunciando que ordenó a UTE la transferencia de U$ 120 millones a Rentas Generales, afectando la posibilidad de que esta empresa pueda reducir las tarifas, son una nueva ratificación de que nada puede esperarse del actual gobierno, en el año que queda, en materia de mejora de la competitividad.

Al contrario, todo indica que el panorama fiscal se va a complicar aún más y ello probablemente lleve a que el gobierno necesite nuevos recursos para enfrentar el déficit, lo que inevitablemente agravará el problema de competitividad y empleo.

Lamentablemente, lo esperable es que "patee la pelota para adelante" para llegar al final de su período sin tomar ninguna medida relevante. Los problemas, mientras tanto, se acumulan y se convierten en un desafío muy relevante para el próximo gobierno.

 



Pablo Mieres

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net