*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿La izquierda tuvo errores?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La mirada larga de Guido Manini Ríos
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El fin de la predominancia. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
BUSCADA (la verdad)
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste es el país que hace política con sus niños
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Deportes
imagen del contenido Jugando mal Nacional quedó eliminado de la sudamericana tras perder 1 a 0 ante Fluminense
Foto: AUF

FIN DE UNA ILUSIÓN

Jugando mal Nacional quedó eliminado de la sudamericana tras perder 1 a 0 ante Fluminense

01.11.2018

MONTEVIDEO (Uypress)- Nacional, desatento en defensa, falto de intensidad, sin juego asociado, perdió con la mejor versión de Fluminense, que fue más inteligente, siempre tuvo claro el plan y logró una justa clasificación.

 

Con una alineación titular mal estructurada, la noche fue un martirio para el Tricolor, según comenta Diego Muñoz para Portal 180. Sabrá Medina por qué apostó una vez más por Carlos De Pena. Para el resto, resulta insólita la insistencia. De nuevo el jugador estuvo desatento en el retroceso, disperso para entrar en contacto con el balón, sin intensidad cuando el juego lo exigía. Para peor, la inclusión de De Pena llevó a Gonzalo Castro hacia el medio, un sitio del campo en el que no gravita de la misma forma. 

Desde el comienzo se vio que la noche venía complicada. El Parque lleno como nunca, la hinchada entregada a los colores. Nada de eso intimidó al Fluminense, que desbordó a su rival con superioridad en el mediocampo, dinámica, y capacidad para ocupar los espacios libres que dejó su rival. Así, dominó en todos los rubros del juego. Impetuoso desde el primer minuto, fueros los brasileños quienes impusieron las condiciones del partido. 

Nacional la pasó mal. Salió a defender el 0 a 0 y se olvidó del resto. Sin creación en el medio, con la desidia de De Pena, la incomodidad de Castro y Bergessio metido entre los centrales rivales no pudo lastimar salvo en un par de oportunidades en el primer tiempo. Pero ese no fue el principal inconveniente. En el medio Fluminense hizo lo que quiso. Superados toda la noche Santiago Romero y Cristian Oliva, las transiciones de los brasileños lastimaron al Tricolor, que sostuvo el resultado con muchísimos inconvenientes. 

El segundo tiempo también lo comenzó mejor el Fluminense. Desconcentrado, Nacional cedió dos opciones a su rival en apenas dos minutos. Primero se quedó el medio y la defensa y de inmediato Esteban Conde entregó mal la pelota en la salida, lo que permitió que Luciano pusiera el 1 a 0. 

Fluminense entendió el plan desde el principio. Fue protagonista hasta que anotó y luego se dedicó a tener la pelota, la movió y la cuidó mientras que Nacional corrió detrás de ella. 

Cuando la recuperó, el equipo de Medina no tuvo ni idea qué hacer con ella. El técnico sacó al improductivo De Pena y volcó sobre la izquierda a Castro para incluir por el medio a Sebastián Fernández. Pareció que Nacional entendía la forma de ir por el empate pero fueron apenas algunos minutos. Volvieron las imprecisiones, los errores en la marca y en el traslado, las malas decisiones al acercarse al área.

Los ingresos de Tabaré Viudez y de Luis Aguiar tampoco mejoraron el panorama. El extremo mantuvo su apatía de los útimos tiempos y el volante, por más que lo intentó, no tuvo claridad. 

Fluminense controló hasta el final sin apremios. Con línea de cinco atrás, con volantes cerca de su área, dejó que su adversario chocara una y otra vez con sus propias limitaciones. El letargo de Nacional fue tal, que ni siquiera reaccionó con ímpetu para tratar de meter a su rival contra el arco. 

Justo ahora, en el cierre de la temporada, el Tricolor muestra su peor versión. La primera consecuencia es un revolcón tremendo, con golpe anímico incluido, en un torneo que lo había ilusionado. Y si sigue así, no será la única. 





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net