http://www.uypress.net/auc.aspx?91290) discute con quienes hemos cuestionado la decisión de los Navegantes de irse del FA, y de tejer una alianza con el PI y algunos mínimos sectores escindidos del Partido Colorado. Y digo "hemos" porque si bien José no me nombra, creo percibir que varios de sus argumentos son tomados de una nota que escribí yo en estas columnas (ver http://www.uypress.net/auc.aspx?90825). Y, por lo tanto, como me cabe el sayo, pues me lo pongo y, sin asumir ninguna representatividad excepto la mía, le contesto.

" />
Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia: Macron ¿porqué no un Estado de Sitio ?
William Marino William Marino
26 de Marzo
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Esteban Valenti Esteban Valenti
Discutir ideas, discutir insultos
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Polemizando, nuevamente, con los Navegantes

Héctor Musto

07.11.2018

Recientemente José W. Legaspi (ver http://www.uypress.net/auc.aspx?91290) discute con quienes hemos cuestionado la decisión de los Navegantes de irse del FA, y de tejer una alianza con el PI y algunos mínimos sectores escindidos del Partido Colorado. Y digo "hemos" porque si bien José no me nombra, creo percibir que varios de sus argumentos son tomados de una nota que escribí yo en estas columnas (ver http://www.uypress.net/auc.aspx?90825). Y, por lo tanto, como me cabe el sayo, pues me lo pongo y, sin asumir ninguna representatividad excepto la mía, le contesto.

Primero que nada, reconozco que José escribe con altura y respeto. Lo cual está bien... muchas veces la política nos lleva a encender el corazón y apagar el cerebro y se dicen y escriben cosas fuera de lugar. O peor, se llevan a lo personal. José no lo hizo, y en estas líneas, haré lo posible por seguir esa línea. Dicho esto, vayamos, siguiendo un punteo (así me gusta escribir), a lo medular.

a) En el inicio de su columna, José hace unas consideraciones generales acerca del FA que son compartibles, y personalmente, las comparto. Y las dije públicamente. En columnas en uy.press, en alguna carta a Búsqueda, y hasta en alguna aparición en TV junto con el mismo José. En otras palabras, soy uno de los tantos miles de descontentos con el FA actual, con su falta de iniciativa política, con su "aparatismo" dominado por el PCU-MPP, etc. Hasta ahí, en líneas generales y más allá de matices, comparto. Pero

b) José se cuestiona cuál es la opción. Pregunta por cierto extremadamente válida, y que nos hemos hecho muchos. En el medio de esta argumentación, Legaspi plantea que no queda claro lo que planteamos los que cuestionamos al FA y no nos vamos. Sobre este punto medular me referiré más abajo. Pero siguiendo el orden de su columna, discute sobre la necesidad de un líder. Y en particular, menciona a Seregni. Yo lo mencioné en la columna mía mencionada más arriba. Así que le contesto. Creo que no me entendió (o yo me expresé mal, puede ser). En este punto, creo que José se marea. Afirma que (y cito textualmente, incluyendo sus comillas "pretender que surja naturalmente un Seregni en el siglo XXI, que encabece, dirija o "sintetice el sentir popular", parece un anhelo muy noble, pero no deja de ser igualmente inocente, a tal punto que podría llegar a provocarme ternura, si no fuera un reflejo condicionado, pero muy arraigado, por lo visto y leído, de la época en que las estructuras partidarias eran verticales y se necesitaba "del líder" para comenzar a andar." Asumiendo que José y yo vivimos en el mismo mundo, me gustaría que me citase un solo movimiento (de derecha o de izquierda) que se transformase en una fuerza política real, que pese en la práctica concreta en la sociedad, en cualquier país, que no haya tenido un líder (o una líder, me da lo mismo). Un solo ejemplo, y me retracto. En el razonamiento de Legaspi parecería que la política, por arte de magia, en el siglo XXI, cambió y los líderes, porque se nos ocurrió a los que vivimos en la sociedad occidental y cristiana contar como año 1 el nacimiento de Jesús, los o las líderes ya no cuentan. Y no solamente no cita un solo ejemplo que avale su tesis, sino que olvida (y no pongo juicios de valor, sino que los cito como ejemplos), borra de un plumazo no solamente a los uruguayos Tabaré, Danilo, Pepe; sino que se olvida de personajes como los K, Lula, Bolsonaro, Chávez, Angela Merkel, Viktor Orbán, Evo Morales, Trump y tantísimos otros y otras, incluyendo, por cierto, a Francisco I. NO hay, hasta donde me da mi conocimiento, NINGÚN movimiento político en NINGÚN lado que haya logrado cambiar, sea en el sentido que sea, la sociedad, sin líderes. Y aclaro nuevamente: no les estoy poniendo en esta columna un juicio de valor a su accionar político, digo simplemente que todo movimiento social y político que aspire a ser una fuerza política real (y menos aún que lo haya logrado) siempre se ha sintetizado en una persona. Que las formas de generar liderazgos han cambiado en el siglo XXI, es una cosa (internet, con su FB, whatsapp, etc.), pero siempre eso se sintetizó en un(a) líder. Y no hubo ninguna magia o poder sobrenatural que lo cambiase la política real a las cero horas del 1 de enero del 2000. Está fenómeno como teoría eso de movimientos horizontales, sin líderes, sin "estructura vertical". Idea hermosa anarquista. Me encantaría. Arranca en los queridos anarcos del siglo XIX, pero nunca lograron nada. Y si José me demuestra lo contrario, me voy a los Navegantes. Pero hasta los anarcos tenían sus líderes...

c) Lo pongo como punto aparte porque el anterior fue demasiado largo: los Navegantes no tienen un punto de referencia. Un líder que conquiste y seduzca. No les pido, obviamente, un Seregni; genios como el General surgen pocos, les pido simplemente alguien de peso en toda la sociedad. Y de nuevo, reto a mi querido amigo José a que me demuestre lo contrario.

d) Afirma mi amigo José que son de izquierda y democráticos. Y si, muchos de los Navegantes lo deben ser. Pero cuando se unen (o pretenden hacerlo) con quienes votaron en su mayoría contra el aborto, contra la legalización de la marihuana, contra los que se negaron a la reforma de la jubilación privilegiada de los militares, con los que están en contra del voto en el exterior de los uruguayos... ¿qué debo pensar? Juntarse con esos personajes, ¿es de izquierda y democrático?

e) Podría seguir contestando otros puntos que plantea José. Pero esta columna ya es demasiado larga. Por lo tanto, y de acuerdo a lo que dije más arriba, voy a intentar resumir en este punto lo que pienso, y es, quizás, el punto más importante. El FA, está más que claro, en crisis. Por problemas políticos, éticos y de "estructura". Eso para mi, está más que claro. Pero también está más que claro que existe una línea divisoria. O si se quiere, hay contradicciones fundamentales y otras que son secundarias. Y la fundamental es la que divide al progresismo de lo conservador. Y hoy por hoy, más allá de los errores y horrores del FA, no cabe duda de que el progresismo está en el FA. Y cuando hablo del FA, hablo no solamente de los enormes avances que se lograron en estos casi 15 años. Hablo de las fuerzas morales que en el FA pelean (peleamos) por limpiarlo de los que se atan a sillones, de los inmorales, de los que hacen la plancha. Somos muchos en el FA los que peleamos, cada uno desde su lugar, por irlo limpiando. Y lo peor que podamos hacer, si llegamos a un cuarto gobierno, siempre va a ser mejor de lo que logre la alianza PN-PC-Novick-PI (y sus aliados). Porque en la última opción, siempre va a ser mayoría el PN-PC-Novick... y va a ser esa alianza la que marque el rumbo. Esa es la contradicción. Que no me hace "idealizar" al FA. Pero por favor... Hay una línea divisoria. Y ustedes, Navegantes, que tanto criticaron a los PPTT y sus aliados (como el PI), lo saben. Depende de ustedes de qué lado se colocan. Está muy lindo eso de colocarse en una posición "pura", "neutral"... pero en la práctica, en la concreta, están haciendo una alianza con la que puede generar un gobierno de Lacalle Pou. Todo voto que no vaya al FA, al imperfecto FA, va a la derecha. Esa es la contradicción fundamental. Y luego, cuando Lacalle Pou sea Presidente, les deseo la mejor suerte cuando se miren al espejo... y miren a los ojos de sus hijos y nietos.

Héctor Musto

hmusto@gmail.com



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net