*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Héctor Musto Héctor Musto
La polarización en las internas del FA, falso dilema
Esteban Valenti Esteban Valenti
Corrupción: ¿por qué a nosotros no?
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
A recordar, ahora que comenzó la respuesta de Israel
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Democracia: sangre y poder hace 2600 años
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia: Macron ¿porqué no un Estado de Sitio ?
William Marino William Marino
26 de Marzo
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Daniel Vidart

Caida y redención de la yerba mate

Daniel Vidart

28.11.2018

La yerba mate era consumida  por los guaraníes cuando llegaron a estas latitudes sudamericanas los Padres Jesuitas Misioneros para fundar las Reducciones de Indios.

Si el lector se anima a consultar lo dicho por el Padre Antonio Ruiz de Montoya en un libro escrito hacia el 1639 y reeditado en nuestro tiempo (Conquista espiritual hecha por los religiosos de la Compañía de Jesús en las Provincias del Paraguay, Paraná, Uruguay y Tape)   podrá leer "que un insigne hechicero del país, amigo estrechisimo del demonio, fue impuesto por el infernal maestro en que bebiese dicha bebida cuando quisiese escuchar sus oráculos". Por su lado el Padre Pedro Lozano en su Historia de la Conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán expresa que el mate permite   "oír oráculos falaces del padre de la mentira, Satanás."

Los gobernantes, por su lado, condenaban con saña la costumbre de matear, que se había extendido al mundo sudamericano gobernado por los españoles cuya descendencia, fruto del ayuntamiento con las mujeres indígenas, aumentaba el número de "mancebos de la tierra", que de tal modo se les llamaba a los mestizos criollos. Martín Negrón condenaba ese "vicio abominable y sucio" y de igual modo  su colega, el Gobernador  Hernando Arias de Saavedra, aquel paraguayo Hernandarias que echó en las praderas del actual Uruguay las vacas y toros traídos de sus estancias tucumanas, advertía que tomar mate "hace a los hombres viciosos, haraganes y abominables".

Pero la historia sigue y  la posterior pirueta ideológica y su justificación histórica, o teológica, o como se la quiera llamar, provocada por el provecho comercial, pone la piel de gallina.  

En efecto, sucedió que los Padres Jesuitas, con sigilo y destreza, cultivaron  simientes del árbol de  yerba mate, traídas desde  el Guiará. Domesticaron las plantas salvajes. Y plantaron miles de ejemplares del Ilex paraquariensis que, como una verde guirnalda, prosperaron  en los predios que circundaban  las Reducciones. El experimento no defraudó la esperanza de los Padres. La producción de yerba mate doméstica y domesticada acarreó beneficios contantes y sonantes. Entonces los diligentes e interesados jesuitas impusieron  a los guaraníes  la tarea de procesar miles de toneladas de  yerba para venderla, como lo hicieron  con creciente provecho monetario, en Bolivia, Perú, Brasil y  el Cono Sur de América. La hazaña comercial había salido a pedir de boca. Los reverendos Padres  enriquecieron sus arcas con insólitas ganancias, gracias a la exportación torrencial del  caá , nombre guaraní de la yerba mate. Entonces, para justificar este viraje de 180 grados, no tuvieron  otro remedio que  dar vuelta la pisada. La yerba del Demonio, se convirtió en "El benéfico te del Paraguay". Por su lado, a la  enviada  a Europa como muestra de maestría agronómica y perspicacia agroindustrial, se la denominó en el Viejo Mundo, ¡oh ironía!, con el inocente nombre de "El té  de los Jesuitas".

Hubo, claro está, una explicación de esta voltereta. Lo maldito y maldecido se santificó con el arribo de Santo Tomás a las tierras de América - no se dijo cómo ni cuándo atravesó el océano Atlántico- donde bautizó la yerba, librándola de la presencia de Satanás.

Pero aún falta lo mejor del ejemplo. Recurriré, como antes dije, a uno de mis ensayos donde doy cuenta de las justificaciones teológicas esgrimidas en aquella alucinante palinodia difundida desde las ergástulas misioneras.

"Cuando los Padres Jesuitas de las Misiones se las ingeniaron para sembrar el Ilex y cosechar toneladas de hojas que aprendieron a preparar según la tradición indígena, comienzan a circular nuevas leyendas. Gaspar de Escalona, quien en los primeros años del siglo XVIII escribió un  libro macarrónico lleno de datos extraños y estupideces eruditas introduce las andanzas de un santo en la crónica de la yerba mate. ´Es general opinión en las Provincias del Paraguay que San Bartolomé mostró y descubrió la yerba a los naturales´. Y cuando la yerba de las Misiones comienza a inundar el mercado ya camina con paso fuerte por estas tierras una versión alucinante: Santo Tomás había intervenido milagrosamente para cambiar el destino satánico del caá,  mediante  una bendición que, a partir de las malocas (viviendas) indígenas, se extendería después a las ciudades y a los campos cristianos del área conquistada por la espada y bendecida por la cruz. Dicha leyenda, una y otra vez repetida, es al fin puesta en letras de imprenta por Diego de Ceballos, un licenciado que hacia el 1667 publica en Lima su Tratado del Recto Uso de la Yerba del Paraguay. En dicho libro se dicen cosas semejantes a las que  el Jesuita  Manuel de Nóbrega había hecho circular intensamente en el Brasil. ´Descubrió el uso del mate y aún le dio la virtud Santo Tomás Apóstol, que, llegado hasta el Brasil predicando el Evangelio a la provincia de Mbaracayú, halló selvas dilatadas de estos árboles, cuyas hojas eran mortífero veneno, pero tostadas por el santo perdieron en sus manos y el fuego todo lo nocivo, quedando eficaz antídoto. Y por eso decían que los indios tuestan la hierba para usarla, porque lo enseñó el santo´ ".  Juzgue el lector por si mismo  la intención y el alcance de esta superchería.

 



Daniel Vidart. Antropólogo, docente, investigador, ensayista y poeta.

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net