*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Apagones eran los de antes
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

“Lo bueno que tiene esto es lo feo que se está poniendo”

Carlos Pérez

06.12.2018

Pero no hay mal que por bien no venga. Estamos, como dijo alguien (vamos, alguien lo dijo) en momentos en que la derecha, y más allá de la derecha, el fascismo a secas, arrecia y se expande por el mundo, en franca tarea de retroceso de la Humanidad a etapas que ya creíamos superadas.

Y lo hace, ya no con golpes de estado militares, o intervenciones que voltean instituciones republicanas, sino con algo que siempre fue muy caro a las izquierdas: el apoyo popular, las masas, la gente, la ciudadanía. Hasta logran mayorías en votaciones nacionales o regionales, allí donde hace apenas una década ni soñaban (ellos y nosotros) que llegarían a tal poder de convocatoria y de aprobación. Ayer miré un video de las elecciones en Andalucía, con un acto de neo-nazis en pleno festejo de su victoria y te digo: mete miedo verlo. Igual o peor que Bolsonaro. En el acto leyeron la carta del jefe del Ku-klux- Klan de EEUU, muy laudatoria a los vencedores. El lector leía con lágrimas en los ojos, como quien lee un mensaje de otro mundo, ahíto de beatitud e iluminado por una luz divina. Aunque la carta hablaba contra la Iglesia Católica, si mal no entendí, entre otras cosas.

O sea que algo pasa.  En los años cincuenta, sesenta y setenta del siglo pasado, los ajustes a nivel global de las economías hegemónicas dirigidas por los países centrales, alentaron a gobiernos de cervicales flexibles de la periferia dependiente, principalmente la latinoamericana, a imponer medidas en sus flacas economías, que ayudaran a soportar la crisis global y asumieran los costos más duros. Todo se hizo al ritmo de represión, palos, prisiones, muertes, amenazas, cambios institucionales y ajustes "de policiamiento", para zurrar a los protestantes callejeros y meter entre rejas a los líderes opositores.  Cuando la tarea se les hizo más grande que sus posibilidades, pidieron auxilio "al Centro de Control", llamaron a las fuerzas represivas (centinelas de la democracia), las adularon, las cebaron, les extirparon cualquier rasgo de humanidad o de formación republicana que tuvieran (La naranja mecánica), y las largaron al terreno para que limpiaran este lío. La limpieza significaba barrer con todo: instituciones y personas.

En los años ochenta cambiamos la estrategia. Las dictaduras o blandas de los países del triángulo de abajo y el istmo que nos cuelga de la Central ya no eran redituables. En realidad habían fracasado en su papel. Mucho fiasco habían hecho. En muchos casos no eran confiables a los intereses del Imperio, porque más de uno, educado en los talleres de formación para la lucha antisubversiva, se avivó. Unos pidieron mucha plata, exagerando el potencial de la subversión, de modo de incrementar las ayudas. Pero otros lograron entender que en realidad esa lucha anti-subversiva era la imposición a la fuerza y contra la resistencia de los pueblos, de un estatuto de dependencia que debía regir a raja tabla. Recordemos los casos de Alvarado en Perú, Torrijos en Panamá, Trabal en Uruguay y otros cuya enumeración sería extensa. Y se sabe que, cuando los militares se vuelven díscolos contra sus amos ideológicos, suelen ser peligrosos. A veces hasta hubo que asesinarlos.  

Entonces, cabalgando el neo-liberalismo teacheriano y reaganista en el potro indomable de la globalización, en los años ochenta y noventa, se vinieron los gobiernos privatizadores, desreguladores de sistemas de impedimento o bloqueo al ingreso de capitales y productos de las grandes multinacionales. Y ahí está el cambio: esos gobiernos entraron con apoyo de grandes masas de ciudadanos que los votaron. Y digo bien, masas: pobres, medios y ricos los votaron. Y claro: con la unción divina de las masas y la impunidad a salvo, la explotación fue tanta, tan grande fue el traspaso de rentas de producción de los pueblos a las multinacionales y a las economías centrales, que aquello llegó al nivel de escándalo. La pobreza universal se multiplicó, ni me acuerdo por cuanto. Ya existía, estructural, pero ahora era una situación de injusticia tan flagrante que metía miedo hasta a quienes estaban en la cima de la pirámide. Alguien avisó: Mirá loco que estamos creando tanta pobreza, la población crece en términos de miedo, que, si esas hordas avanzan con hambre y desesperación, no los podremos parar. Antes, para aliviar tensiones, inventábamos guerras con muertes masivas. Pero ahora es más difícil y ojo con esto. Franz Fanon vaticinó alguna vez que los "pobres y desheredados de la tierra", saldrían alguna vez de sus cuevas para reclamar la deuda histórica de quienes estructuraron sus economías encima de la sangre y la carne de los pueblos explotados. Pero me fui de tema, aunque no. Y por ahora solo digo que esta invasión de emigrantes, rebasa las proyecciones de Alvin Tofler de su Tercera Ola, ya estamos en la Cuarta. Y ojo con la Quinta.

Luego viene la etapa de las experiencias progresistas, las que, lamentablemente, en su mayoría, fracasaron en el intento de liberación -o de rumbear hacia la liberación- de sus economías y, aunque mejoraron sustancialmente los términos de la justicia social en el continente más desigual del planeta, no pudieron seguir en su tarea. Errores muy graves cometidos, condujo a que esos gobiernos perdieran pie y solo queden, tecleando, algunos  de ellos. Esos errores contribuyeron a que la gente se plantee no seguir confiando en estas experiencias y busque otras salidas. Brasil y Argentina son los dos casos más paradigmáticos, pero también podemos decir algo parecido de Chile, Perú y Ecuador. Solo quedan, colgado de una rama frágil, por lo menos en Sudamérica, Bolivia y Uruguay. Venezuela es otro tema (por lo menos para mí), que no viene al caso hablar ahora.

Pero en definitiva, y para no ser considerado un triste agorero apocalíptico, debo terminar con aquello que es más viejo que el agujero del mate, muchas veces mal visto como un "consuelo de tontos": no hay mal que por bien no venga. Es cierto que hoy mucha gente está indignada con los políticos en general, con los políticos corruptos en particular,  con los militares, con los partidos, con la inseguridad, con la falta de empleo, con los emigrantes, con los que no reciben a los emigrantes, con las empresas, con las instituciones; está indignada consigo mismo, con otros indignados, con los militantes, con los que no militan. Y esa gente se larga a un escenario político (porque no deja de ser político) buscando soluciones. Quizás puedan ser seducidas por cantos de sirena, o engañadas con mentiras en las redes, con ideas viejas en odre nuevo, pero lo importante es que asumen su responsabilidad de participar. Oigo preguntas con tono angustioso: ¿Pero lo hacen por la derecha? ¿E incluso apoyan al fascismo? Sí, es cierto, no podemos negarlo.  El asunto es que ahora las cortinas se corren y develan los monstruos semi ocultos, y los muestran a la luz del día. Ahora vemos lo que antes era difuso; estaban encerrados en sus propios miedos, entre sus fantasmas, en sus cubículos; estaban en aquello que decimos siempre: en lo más ruin y execrable de la condición humana. Los cabecillas de esta resurrección y de la contra historia y de la contra Humanidad, antes trabajaban con otros, seducían a los bivalentes, a los reductibles, a los comprables, a los frágiles de ideas y de principios, para que hicieran las cosas por ellos. Ahora no. Y bienvenida sea la lucha, aunque más dura, pero con las lacras de la deshumanización y la irracionalidad abiertas y expuestas a la luz del día. Y como nos enseñaron los viejos luchadores, que nunca las tuvieron fácil: que los obstáculos para avanzar sean más duros, no significa que sean insuperables, significa que hay que redoblar los esfuerzos para seguir avanzando.

Carlos Pérez Pereira

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net