*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
23 de enero en Durazno, cita con la Historia
Esteban Valenti Esteban Valenti
La lucha ideológica y las milanesas
Ismael Blanco Ismael Blanco
Amor en tiempo de cólera
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Los viajes de José Martí y Fidel Castro a Venezuela
Michael Añasco Michael Añasco
BLACKHAWK DAWN. EE. UU regreso a Somalia.
William Marino William Marino
Que nos pasa…
Fernando López D’Alesandro  Fernando López D’Alesandro 
La extravagante diplomacia checoslovaca
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
“Verdades” que son imposiciones: el caso de las ganancias de grandes corporaciones
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Nosotros, la gente. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Maduro y las utopías
Jan Steverlynck (*) Jan Steverlynck (*)
ARTE Y SOLIDARIDAD Exposición Subasta Ecuador 1982. Para rescatar en la memoria
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Vinieron por las playas
Enrique Canon Enrique Canon
De la esquizofrenia a la ira
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
¿Hacia dónde vamos?
Carlos Pérez Carlos Pérez
La oferta y la demanda
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Atemporal
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Disciplinando a la profesión médica. Cuando la opinión de los pacientes es solo un ideal.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
La muerte de Amos Oz : conciencia viva de Israel
David Malowany David Malowany
Más trata el Frente Amplio de decir que vivimos en un país distinto y este más se parece al de siempre
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Largaron
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Bolsonaro: Su popstar primera dama y los uruguayos
José W. Legaspi José W. Legaspi
Cuba “¿una sociedad diferente?”
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Los tiempo cambian aceleradamente
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Un 2018 que Israel puede resumir con orgullo
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
Muere Amos Oz, el escritor israelí que levantó su voz contra los fanatismos de Oriente Medio
Luis Fernández Luis Fernández
Voy a escribir sobre el agua y el fuego
Pablo Mieres Pablo Mieres
El financiamiento de los partidos: entre los versos y las acusaciones
Daniel Feldman Daniel Feldman
Cacho Feldman, 44 años de ausencia
Daniel Vidart Daniel Vidart
La guerra y la paz
José Vera José Vera
Saludo de nuevo año
Roberto Savio Roberto Savio
Las cucarachas y los humanos
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
La deriva ética de la ONU y su irreverente negación de la historia
Juan Santini Juan Santini
Hasta aquí llego mi amor
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
Carta abierta a veganos, animalistas y afines
Mireia Villar Forner (*) / Birgit Gerstenberg (**) Mireia Villar Forner (*) / Birgit Gerstenberg (**)
A 70 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos
Jaime Secco Jaime Secco
¿Crear riqueza o acabar con la riqueza?
Juan Manuel Otero Juan Manuel Otero
El Concilio Arim / Miranda y sus ejes temáticos. ¿Academia/sociedad, buenas rela-ciones? ¿Descentralización?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Árbol sin raíces no aguanta parado ningún temporal
Carolina Cerrano-Fernando López D’Alesandro Carolina Cerrano-Fernando López D’Alesandro
Las Fuerzas Armadas uruguayas y el naciente peronismo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

El tercer pecado de la izquierda: el lumpen

Esteban Valenti

17.12.2018

Una diferencia muy importante entre el Uruguay del 2004 y el actual, luego de 14 años de gobierno frenteamplista es la extensión territorial, ideológica y moral del lumpenproletariado. Simplifiquemos: el lumpen.

Es un término que desde sus orígenes en la obra de Marx y Engels, "La ideología alemana" de 1845 y sobre todo en su directa relación con el papel contrarrevolucionario jugado por el lumpen en el golpe de estado de Luis Bonaparte en 1851, ha evolucionado, la Real Academia lo define como «la capa social más baja y sin conciencia de clase». Yo subrayo y complemento, sin conciencia de clase ni tampoco cívica.

Las estadísticas muestran que en el 2004 había 39.6% de pobres y 19.4% de desocupados y esas cifras han variado drásticamente, hay 9% de pobres y un guarismo muy similar de desocupados. Sin embargo desde el punto de vista de una evaluación cualitativa en profundidad, se puede decir que la pobreza y la marginalidad asumieron características diferentes y, que del otro lado de la línea de la integración social y cultural, que siempre fue un gran objetivo de la izquierda y una característica del estado de bienestar del primer batllismo y fue además una diferencia muy importante con la realidad social y cultural del resto de los países de la región, se ha quedado un sector duro y rocosa de los uruguayos.

Hoy en el Uruguay hay una consolidación de sectores de pobreza y marginación, pero también de delito organizado en torno al que se mueve el resto de la delincuencia, con poder económico y de fuego como nunca antes. Ese sector es el que explica en primer lugar el aumento constante, tendencial, del delito, del delito violento, de los asesinatos, del crecimiento de los asentamientos marginales en Montevideo, Costa de Oro y varias ciudades del interior. Sin que eso implique unirlos ambos fenómenos mecánicamente.

No nos hagamos los distraídos y los cómodos y pensemos que ese sector social, que aparentemente vive al margen de todo, igualmente piensa, actúa en política, influye en las instituciones locales, se organiza y es considerado en ciertos ambientes políticos. Están trenzados en decenas de actividades diversas, desde el juego, las microfinanzas barriales, financiación de diversas actividades. Aunque también hay lumpen en algunas empresas de entretenimiento importantes.

El lumpen está hoy también integrado por ese sector de la sociedad que es analfabeto por voluntad propia, por incultura asumida, porque no lee, no se preocupa por incorporar nuevos conocimientos, porque es alimentado desde una parte de los medios, por el entretenimiento más básico y elemental y porque se siente orgulloso de ser lumpen, aunque lo llame con otros nombres. Y además no es necesariamente el más pobre, sino el más inculto y una parte de la política atiende especialmente a ese sector más cultural o anti cultural, que social.    

Su extensión y cambio de contenidos hace del lumpen uno de los principales enemigos de la cultura del trabajo, y más en general del trabajo liso y llano.

Otro fenómeno que tendríamos que seguir es la presencia y la migración del lumpen en las redes sociales, en la pos verdad y en la pos política.                  

Que en la información, en los noticieros, en los procesos judiciales, en el relato más común y digerido aparezcan divididas, separadas, diferentes, forman parte de una trama, de una cultura que ha crecido en la sociedad uruguaya, que ha lumpenizado zonas enteras de nuestra sociedad y áreas de nuestra mentalidad. Ni que hablar que tienen que ver de forma muy estrecha con ciertos barras bravas del fútbol y del basketball.

Tienen una característica genética: crecen, se expanden, como se expande el consumo de drogas, que desde hace bastante tiempo han roto los límites de los pobres y golpean a familias de muy diversos sectores sociales. El mecanismo que utilizan es reclutar en forma permanente eslabones comerciales y criminales de la cadena, mejor dicho de las cadenas.

Los que conocen del tema, lo han sufrido en sus familias, saben perfectamente a que me refiero, a que todos los intentos de sacar a los muchachos del vicio, tiene un enemigo implacable, el vendedor, el eslabón de la cadena, la boca. No esperan, te van a buscar, te regalan las primeras dosis, te enganchan.

Tenemos pocos datos, y podríamos y tendríamos que tener muchos más datos y más precisos y sobre todo un estudio sistemático y desde diversos ángulos de este proceso.

Los últimos episodios de allanamientos en complejos de viviendas expropiados por bandas de narcotraficantes demuestran de manera concluyente que tienen estrategias estudiadas, actuadas durante años e ignoradas por las autoridades, que recién comienzan a reaccionar.

¿Alguien puede creer realmente, con un mínimo de rigor que inteligencia policial, necesitó tanto tiempo para saber donde operan esas bandas, que disponen incluso de circuitos cerrados de televisión en determinadas zonas y, como lo operan, en un territorio del tamaño de Montevideo y zonas de Canelones, pero que se extiende al interior del país, en especial a Maldonado?

¿Es solo ineficacia? No, absolutamente no, hay zonas de complicidad, de benevolencia, de justificación de ciertos aparatos del Estado con el lumpen. Y no le echemos la culpa al más cercano, a la policía, es más complejo y profundo.

El lumpen no es fiel a nadie, solo utiliza lo que necesita y si no le sirve lo tira, lo desprecia, lo destruye.

El lumpen empobrece todo el tejido social y cultural, porque efectivamente apoya su crecimiento y su supervivencia en las condiciones más básicas, del lenguaje, de la comunicación, del consumo y de la anulación del civismo y de la convivencia. Es el escalón más bajo de la degradación de una sociedad.

Algunos no lo han visto de esa manera, al contrario, en algunas ocasiones además de convivir y explicar desde la benevolencia el fenómeno, han tratado de aprovecharlo. Se consideran tan por encima de todos los demás, que desconocen la historia. Las peores causas, los movimientos más retrógrados siempre se han basado en el lumpen, desde el fascismo al nazismo.

 El fracaso de las actuales políticas sociales, es que lejos de sacar a los pobres de su condición, los institucionalizó y creó una burocracia que debe en primer lugar justificar su propia existencia, no en los impactos, sino en los mecanismos. Hace cosas, y gasta e invierte recursos, pero no ha modificado en absoluto las tendencias duras de la lumpenización. Le falta visión estratégica y puntería.

La principal puntería es hacia los niños, hacia la reproducción de la pobreza y el lumpen tanto en su condición social como cultural y en cierto sentido ideológica. ¿Por qué? Por dos causas fundamentales, por la pobreza profesional y conceptual que se ha consolidado y en segundo lugar porque un cambio de rumbo implicaría una autocrítica demasiado profunda, demasiado brusca y de izquierda y elaborar una base teórica que no existe. Se ha perdido demasiado tiempo sin estudiar, sin investigar, sin ampliar los horizontes en serio y cuidando los asientos. No solo en el MIDES, sino en todo el entramado de las políticas sociales, educativas, de prevención en la salud, de presencia de las instituciones.

Una autoridad afirma por televisión que 50 mil niños no van a clases en la educación pre escolar y la discusión más profunda es si le tenemos que pagar o no la asignación familiar. ¿Y qué más?

Vean la edad promedio de los miles y miles de presos que tenemos encerrados y que encerramos en estos 14 años, eso creo que pueden hacerlo, que esos datos se pueden obtener sin subvertir los procedimientos y convocar el plan Atlanta, y se darán cuenta, nos daremos cuenta que el promedio de edad es menor a los 25 años. En un país envejecido, que este año tuvo 3.000 nacimientos menos que el promedio, ese dato es una tragedia mayor. Y en los palacios del poder duermen todos tranquilos.

Lo que nos está matando no son las balas de los ajustes de cuenta, sino el barro donde sobreviven decenas de miles de niños y jóvenes uruguayos. Barro en sus camas, en sus mesas, en sus pies, en sus sueños y horizontes y en sus expectativas. ¿Debemos resignarnos o incluso aumentar y alimentar ese barro sin conciencia de clase ni de ciudadanos?

Una de las mayores y más trágicas paradojas de los gobiernos de izquierda, es que hicieron que el país fuera el más rico de toda su historia, pero también que el lumpen fuera el más encarnizado, el más tenaz y el más resistente. Algunos pensarán que les conviene.

Recuerdo haber escuchado hasta el cansancio en los discursos de las campañas electorales del anterior Frente Amplio, que nos proponíamos formar ciudadanía, que ese era nuestro gran compromiso democrático, una variante de lo mismo fue el compromiso de construir un país de primera. ¿Dónde estamos? Muy pero muy lejos, más lejos que antes.

El lumpen es lo más alejado que hay en una sociedad a un ciudadano, aunque vote.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net