*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Saludo de nuevo año

José Vera

21.12.2018

A todos los seres humanos, interesados en el bien vivir de todos, sin exclusión de ningún tipo, con sus ideas propias y pensamientos, con su realidad, pero cómplices en la lucha y en la esperanza.

 

A la gente del común y a sus organizaciones sociales y políticas, va mi saludo de fin y de nuevo año, con afecto para todos con un fuerte abrazo del Programa "Nuevo Paraguay", en su noveno aniversario y el cuarto del Colectivo que lleva su nombre,  imantado con los mejores deseos y de mucha fuerza, la que necesitamos para librar con éxito la batalla social y política que como reto de dignidad humana nos impone el nuevo año, para que con el empeño de todos, pueda realmente ser un año nuevo, con bienestar para todos, combatiendo la insensible política del gobierno que, a cuatro meses de asumir, continúa asentado en la vieja estructura de inequidad social, negadora de justicia, de igualdad de posibilidades de desarrollo y de formación de la juventud, negadora de la belleza, y de la armonía entre todos los seres dignos.  

 

Conocemos la confusión  de ideas y de pensamientos que hoy asedian a la población toda, de las creencias dispares, y somos solidarios con los sectores más humildes y marginados de la sociedad, rechazando la indiferencia e inconsciente cobardía que se verifica en buen porcentaje del substrato de clase media, y el egoísmo de la élite que acumula dinero sin escrúpulos. Por ello, alertamos a no bajar los brazos, quienes los tienen en lo alto de las luchas sociales, a no desmovilizarse y a quienes aún están  apáticos, que tomen conciencia que la única forma de salir del pozo, es luchar, es pelear contra las injusticias, proponiendo  ideas mejores. A los indiferentes, a los individualistas, a los egoístas, les digo que aunque pertenezcan a la oligarquía, a la clase de arriba, jamás  moralmente superior, les digo que también les llegará su turno en el naufragio masivo en el que nos está hundiendo este injusto sistema capitalista, que nos tiene atrapados  y enredados en la telaraña extendida por el hamponaje bancario, asiento del verdadero poder político  en el mundo.

 

Muchas conquistas del pueblo se han perdido, hay retroceso en toda la actividad laboral, con violación de las leyes de salarios, horarios y respeto al trabajador,  pero aún hay tiempo  para levantarnos,  para desplegar con determinación la bandera de la justicia social, madre de toda paz humana. El mundo del trabajo atraviesa una gran confusión, y nada lo prepara para insertarse airosamente en la cuarta revolución industrial que está en marcha acelerada.

 

El crisol de nuestros sueños de días mejores, de vida mejor, nos convoca en la lucha por la unidad y la movilización de la potencia transformadora que anida en cada pueblo consciente. En Paraguay es un deber patriótico recuperar la ejemplar patria que fue y que tiene esplendoroso futuro si somos capaces de extirpar las malas hiedras, para que no aplacen ni un día más la distribución y titulación, en carácter de ocupante, de las tierras fiscales y las ocupadas ilegítimamente, en usufructo de quienes quieran trabajarlas, en especial  los indígenas, campesinos pobres y ese labriego heroico productor de alimentos, estableciendo una democracia verdadera, con equidad social y enemiga de las trampas y las exclusiones, la que repare a las víctimas de la política neoliberal esclavista, y le de juego a la verdad; la patria que establezca por primera vez la educación y la salud gratuitas en todos los niveles, la del combate sin cuartel a la corrupción

 

La esperanza sigue viva y mientras ella palpite en nuestro pecho y el pueblo aprenda a amarse más y a pelear por sus derechos, ninguna adversidad,  ni  enemigo, ni  nada, podrá detener sus sueños, deseos y aspiraciones más legítimas, que lo facultarán para convertirse en el constructor de un ser mejor y de un país y un mundo de y para todos.

 

Buen fin de año y un 19 de lucha y de triunfos del pueblo que, con plena conciencia cívica, luche por sus inalienables derechos humanos!!.  

 

José Antonio Vera Arena



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net