*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Muere Amos Oz, el escritor israelí que levantó su voz contra los fanatismos de Oriente Medio

Mauricio Zieleniec

30.12.2018

“Mi querido padre acaba de fallecer de cáncer tras un rápido deterioro”, anunció su hija Fania Oz-Salzberg en un breve comunicado. Oz falleció “pacíficamente mientras dormía, rodeado de sus seres queridos”, precisó su hija, según destaca el periódico Aurora.

 

Un gran dolor nos conmueve al saber que a los 79 años fallece uno de los mejores escritores israelíes y pacifista. Estuvo en la guerra de los seis días defendiendo a Israel, integró el Mov. Paz Ahora, y a la vez el partido socialista Meretz. Su último libro se titula "Adiós a los fanáticos"

Sus impresionantes palabras escritas nos orientan en los complejos problema que nos rodean. Dejando un importante legajo literario, junto a conceptos que nos agrada destacar, sabiendo que abrió su corazón al mundo en conflicto.

Relacionados a nuestra identidad, sus pensamientos afirmaban que sin duda ella está basada en las Escrituras; agregando, "como ateo que soy, igualmente reconozco que éstas leyendas o mitos de dichos escritos, son parte misma de nuestro relato identitario." Pero como no creyente solo las interpreto desde mi ateísmo, sabiendo que "el mito siempre nos constituye".

 

"El mito nos constituye"

Pensando que no hay verdades y las leyendas son constructos humanos. Como decía Harari en su libro "De Animales a Dioses" : el Homo sapiens se constituye con el chismoteo y  de la creación  de sus mitos. Sin mitos no existimos como Sapiens. Reitero su frase "El mito nos constituye"

 

En uno de sus últimos discursos, ya se adelantaba a su posible desaparición, que recién  ahora entendemos sus palabras: "...La verdad es que no tengo gran cosa que decirles en esta velada...yo publiqué hace unos meses un librito titulado "Adiós a los fanáticos" e intenté sobrecargarlo con las conclusiones de toda una vida.

Lo hice sobre todo para mis nietos. Les dije que su abuelo en sus publicaciones, en las manifestaciones, etc. estuvo muchos años en la vanguardia de los ataques y ahora ustedes son la punta de lanza, y el abuelo toma el papel de apoyo a los combatientes en la armería del cuartel.  Menciona dos importantes aspectos del libro: La primera: -comenta- lo que ocurre entre nosotros y los palestinos hace ya más de 100 años es una herida sangrante y no sólo una herida sangrante, sino una herida envenenada infectada, ya es un absceso. Una herida no se cura con un garrote! Es imposible a la herida dar un golpe más y otro más para que aprenda la lección; debe de ser atendida la herida, que deje de sangrar y sane!

"No estoy en contra de los garrotes. No soy un pacifista. A diferencia de mis colegas en Europa o Norteamérica que a veces me abrazan por razones equivocadas. A diferencia de ellos yo nunca pensé que la violencia es el peor de los males del mundo. Toda mi vida pensé, que el peor de los males del mundo es la agresividad, frenarla a veces usando la fuerza es necesario  para frenar y derrotar la agresividad del mundo en lugar de dar la otra mejilla."

Nunca lo olvidaré

Dos parientes lejanas suyas, judías alemanas, en su adolescencia, pasaron años en campos de concentración nazis. Los que las liberaron de los campos de concentración nazis no fueron manifestantes por la paz con eslogans, ramos de olivo y palomas, sino soldados de las fuerzas aliadas, con cascos y ametralladoras. "Eso nunca lo olvidaré"

Su pensamiento continúa: si el Estado de Israel, si el pueblo judío no hubiera poseído, por fin, un garrote grande y fuerte ninguno de nosotros estaría aquí. Estaríamos  muertos bajo la tierra o nos hubieran alejado de aquí de alguna manera por la fuerza. Estamos aquí porque tenemos un gran garrote.

Lo que hay que hacer con una herida palestina es curarla. No se la cura en un día. No se la cura en una semana. Pero en alguna parte hay que empezar. Se busca el comienzo de la curación de la herida.  Antes que nada se adopta un idioma (un discurso) de curación de herida. No hablar más de someter (al enemigo), o de disuadir (al enemigo) o de darle una buena lección de una vez por todas, o de darles semejante golpe que ni sabrán de donde le llegó...sino hablar en un idioma de curación de heridas.

Un discurso de curación de heridas comienza con decirle a tu contrincante, sí, a tu enemigo, las palabras simples: "Yo sé que te duele mucho, comprendo...

 

Dos Pueblos para dos Estados

El segundo aspecto de su libro desarrolla dos pueblos para dos Estados: Si no se establece aquí dos estados (Israel/Palestina) y (si no se hace) rápido habrá aquí un solo estado. Y si habrá un solo estado, no será un estado binacional. Tal criatura no existe.

Ese estado será un estado árabe desde el mar (Mediterráneo) hasta el Jordán. Tarde o temprano. Con una etapa intermedia de dictadura de los judíos sobre los árabes y sobre la oposición, o sin semejante etapa. Con una etapa intermedia de horrible violencia y torrentes de sangre o sin semejante etapa. Con una etapa intermedia de apartheid o sin ella.

Que quede claro; me siento bien con los árabes. No tengo ningún inconveniente  en vivir con árabes. Tengo un sólo problema: no quiero ser una minoría. No sólo no quiero ser una minoría entre árabes, no quiero más ser minoría en ninguna parte. No después de lo que me contaron mis padres y mis abuelos. No después de lo que Brener (el escritor) cuenta. No después de lo que cargo profundamente en mi genética. No quiero ser una minoría, ni siquiera en Suiza y más aún en el Medio Oriente musulmán contemporáneo. No quiero ser una minoría.

No compren esas golosinas israelíes que hay en venta: un estado multinacional, o binacional, que pertenece a todos sus ciudadanos por igual. No existe tal criatura

...Quiero decirles: lo que más que nada amenaza al Estado de Israel es que la RECONSTRITIS, que era un componente, un condimento del sionismo, se está convirtiendo en motivo dominante. Les digo es una enfermedad fatal, la gente muere por esa enfermedad o enloquece.

Tengo mucho miedo. A propósito qué es lo principal del sionismo?

No la RECONSTRITIS. La RECONSTRITIS es condimento, impulso, poesía, añoranza. Era un ímpetu. ¿Qué era lo principal? Sorprendentemente, me es muy difícil encontrar una respuesta, porque hubo respuestas completamente distintas de un extremo a otro, No se podía hallar, por lo menos en mi infancia y quizá ahora tampoco dos personas que concuerden en definir el objetivo del proyecto sionista.

Reconstruir el reino de David y Salomón? O traer aquí el Shtetl (aldea judía) de Europa oriental y renovarlo en Bnei Brak o Mea Shearim (barrio ultra religioso) como lo tuvimos ahí? ¿O construir aquí una meláj (barrio judío marroquí) como el que había en Marakesh?

¿Cuál es la meta? Construir una social democracia escandinava, un paradigma de progreso!

Uno de los partidos políticos religiosos en Israel, quiere solamente la vuelta del reinado de David y Salomón. No muy distinto, es el partido por el que voto hace años que dice: Queremos aquí Escandinavia! Justamente Escandinavia! Lo que les viene bien a los escandinavos nos vendrá bien a nosotros! En la tierra de Canaan!

Pero hubo también otros.............También eso hubo en el sionismo de todo. Hubo también los que planearon llegar aquí sentarse en el balcón exactamente como los colonialistas blancos de Kenya o Indonesia, los nativos trabajarán ellos los supervisarán, tratarán  a los nativos, les curarán la tiña y el tracoma, pero ellos seguirán sentados en el balcón y habrá aquí un buen trabajo. Todos la pasarán bien. Será beneficioso para todos. Hasta hoy tenemos de esos, Vaya si los tenemos! Y muchos! Entonces, qué fue el sionismo? No les puedo contestar. Pero su respuesta está implícita.

Más allá de la conciencia, o ideología el no tener otro lugar donde vivir. Sea el que sea, es ese el proyecto sionista.

Sea la que sea la meta más allá de la RECONSTRITIS, desde el marxismo- salinismo y hasta un semifascismo musolinista y todo lo que haya en el medio. También en el medio hubo de todo. En el medio hubo un grupo nada pequeño que soñó en construir aquí el Templo de Israel  en la Tierra del Medio Oriente.

Una buena réplica del Imperio Austro-Húngaro del Kaiser.

Con buenos modales, techos rojos con gente que se llaman uno al otro Herr Doktor! Y Frau Direktor!.

Podría seguir una noche entera. Podría componer una trilogía. Era una federación de sueños.  Pero todos estaban de acuerdo en que sea cual fuera el sueño sólo se lo puede realizar aquí, porque en ninguna parte tenemos chance alguna.

Tratamos de encerrarnos y no molestar a nadie. Quedarnos en nuestras aldeas y rezar a Dios.

Una grey judía sin palas ni espadas en espera del Mesías, escribe Uri Tzvi Grinberg. No nos lo permitieron. Por otra parte, tratamos de asimilarnos, ser como ellos, tratamos de convertirnos al cristianismo. Tampoco nos fue bien.

En la misma región geográfica, en Silesia, de ambos lados de la frontera polaco-alemana antes de la 2a guerra mundial, a 10 km una de la otra, había una aldea judía que se parecía a la Bnei Brak (ultraortodoxa) de hoy y ahí odiaban a muerte a los judíos por ser distintos. No hablan polaco, no se portan como nosotros, no viven como nosotros, no son como nosotros. Son extraños, son marcianos!

A 10 km al oeste de ahí (del lado alemán) odiaban a los judíos porque miren pronto no podemos distinguir quien es judío y quien no le es! Ya se portan como nosotros, se visten como nosotros, Ya hablan alemán sin su acento! Comen nuestras comidas! Nos odiaron así o asá. Por lo tanto el común denominador básico fue éste.

Qué pasará más adelante? No lo sé. No hay profeta. Pero me gustaría saberlo.

Pero hay algo sé profesionalmente por ser relator de cuentos. Por ser alguien que toda la vida observa las transformaciones de los seres humanos. Las personas pueden sorprender. No sólo a los demás sino a sí mismos. Y  me refiero a figuras políticas como De Gaulle ...quién esperaba de él que justamente otorgue la independencia argelinos. Churchill que desarmó el Imperio Británico, Gorbachov, algo similar...quién esperaba eso de ellos!  Beguin y Saadat haciendo la paz, Rabin y Peres esos halcónes, se apretaron la mano con Arafat, otro halcón. El ser humano es imprevisible..

Creo en el fondo de sus almas la mayoría de los israelíes sabe que hay que hacer esa operación quirúrgica y crear dos estados. Pero es difícil, duele, es desagradable, conviene diferirlo,  habrá guerra civil...Habrá tumultos, sangre, ¿qué apuro tenemos? Cuando los árabes nos matan y nos bombardean y nos queman no hay con quien hablar,,,cuando están tranquilos y no hacen nada ¿para qué hablar, que te molesta?

Pero en alguna parte ya está entre nosotros aquél hombre, aquella mujer que les dirá a los israelíes: muchachos, en el fondo del alma, ustedes saben que hay que proceder con esta operación. Hagámosla! Porque en el fondo, todos lo sabemos, incluso los votantes de derecha. Lo sé ¿ellos están furiosos? Aparte no hay con quien hablar. Aparte: tu no los conoces, yo los conozco! Y aparte, que, ¿esos izquierdistas nos van a decir qué hacer?  Y aparte, ¿qué apuro tenemos? Y aparte: primero que nos hablen con respeto! Pero en el fondo de su alma, la mayoría de los israelíes saben que hay que hacer esa operación.

Cómo sé que la mayoría lo sabe? Por el simple hecho que el 90% de los israelíes, halcones y palomas, el 90% de los israelíes religiosos  y laicos, no estuvieron en los territorios (ocupados) por lo menos hace 20 años...

Así Oz nos deja el mensaje crudo, sensible dirigido a los israelíes, pero sin duda es un mensaje para todos. No desde la aritmética política, si desde una filosofía humanista, casi nos enseña como un profeta. Se nos fue lo mejor que teníamos.

Mauricio Zieleniec

Director mensuario Identidad

 

(*) Parte del texto pertenece a su discurso en la presentación del mismo "Adiós a los fanáticos", con adaptaciones y otras conferencias

 

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net