*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
23 de enero en Durazno, cita con la Historia
Esteban Valenti Esteban Valenti
La lucha ideológica y las milanesas
Ismael Blanco Ismael Blanco
Amor en tiempo de cólera
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Los viajes de José Martí y Fidel Castro a Venezuela
Michael Añasco Michael Añasco
BLACKHAWK DAWN. EE. UU regreso a Somalia.
William Marino William Marino
Que nos pasa…
Fernando López D’Alesandro  Fernando López D’Alesandro 
La extravagante diplomacia checoslovaca
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
“Verdades” que son imposiciones: el caso de las ganancias de grandes corporaciones
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Nosotros, la gente. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Maduro y las utopías
Jan Steverlynck (*) Jan Steverlynck (*)
ARTE Y SOLIDARIDAD Exposición Subasta Ecuador 1982. Para rescatar en la memoria
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Vinieron por las playas
Enrique Canon Enrique Canon
De la esquizofrenia a la ira
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
¿Hacia dónde vamos?
Carlos Pérez Carlos Pérez
La oferta y la demanda
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Atemporal
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Disciplinando a la profesión médica. Cuando la opinión de los pacientes es solo un ideal.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
La muerte de Amos Oz : conciencia viva de Israel
David Malowany David Malowany
Más trata el Frente Amplio de decir que vivimos en un país distinto y este más se parece al de siempre
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Largaron
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Bolsonaro: Su popstar primera dama y los uruguayos
José W. Legaspi José W. Legaspi
Cuba “¿una sociedad diferente?”
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Los tiempo cambian aceleradamente
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Un 2018 que Israel puede resumir con orgullo
Mauricio Zieleniec Mauricio Zieleniec
Muere Amos Oz, el escritor israelí que levantó su voz contra los fanatismos de Oriente Medio
Luis Fernández Luis Fernández
Voy a escribir sobre el agua y el fuego
Pablo Mieres Pablo Mieres
El financiamiento de los partidos: entre los versos y las acusaciones
Daniel Feldman Daniel Feldman
Cacho Feldman, 44 años de ausencia
Daniel Vidart Daniel Vidart
La guerra y la paz
José Vera José Vera
Saludo de nuevo año
Roberto Savio Roberto Savio
Las cucarachas y los humanos
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
La deriva ética de la ONU y su irreverente negación de la historia
Juan Santini Juan Santini
Hasta aquí llego mi amor
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
Carta abierta a veganos, animalistas y afines
Mireia Villar Forner (*) / Birgit Gerstenberg (**) Mireia Villar Forner (*) / Birgit Gerstenberg (**)
A 70 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos
Jaime Secco Jaime Secco
¿Crear riqueza o acabar con la riqueza?
Juan Manuel Otero Juan Manuel Otero
El Concilio Arim / Miranda y sus ejes temáticos. ¿Academia/sociedad, buenas rela-ciones? ¿Descentralización?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Árbol sin raíces no aguanta parado ningún temporal
Carolina Cerrano-Fernando López D’Alesandro Carolina Cerrano-Fernando López D’Alesandro
Las Fuerzas Armadas uruguayas y el naciente peronismo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Michael Añasco

Groenlandia: Helado sabor petróleo.

Michael Añasco

07.01.2019

Los groenlandeses sueñan con su independencia. El repertorio de minerales a explotar es vasto, incluyendo hierro, oro, aluminio, tierras raras y petróleo. Pero...

Cuando los groenlandeses van al médico necesitan a menudo un intérprete porque en casi todos los servicios públicos de la enorme isla del Ártico se habla danés. Groenlandia forma parte del reino (Mancomunidad) de Dinamarca, pero en realidad los daneses ya solo mandan en temas de política exterior y defensa. Por eso la mayoría de los ciudadanos quiere la independencia. Todos los principales partidos quieren cortar lazos con Dinamarca, la cuestión es cuándo y a qué precio.

Está claro que Groenlandia no puede sobrevivir por si sola. Allí tan solo viven 56.000 personas, trabajando para el estado danés o recibiendo subsidios de este. No hay grandes ciudades y entre los pueblos no hay carreteras. Los habitantes viven de la industria pesquera y la mitad de su presupuesto, unos 500 millones de euros, procedentes de Dinamarca. Ese dinero dejaría de llegar si se independiza la isla, advirtió el jefe de Gobierno danés, Lars Løkke Rasmussen.

El inconveniente de explotar esos recursos, es un medio ambiente muy frágil. Científicos y ecologista advierten sobre el derretimiento del casquete de hielo que cubre el 90% de la isla. 'Si Groenlandia se derrite, estaríamos asados por milenios' "O entraríamos en la nueva edad de hielo" o "podría desestabilizar el eje del planeta Tierra".

El repertorio de minerales a explotar es vasto, incluyendo hierro, oro, aluminio y tierras raras. Mientras que los inversionistas chinos pueden haber sido los más rápidos en llegar, pronto fueron seguidos por las compañías mineras australianas. Actualmente, hay 131 depósitos minerales, con licencias para prospección y exploración y cuatro para explotación. Según el informe a Inatsisartut, el Parlamento de Groenlandia, sobre las actividades relacionadas con los recursos minerales en Groenlandia (Gobierno de Groenlandia, Oficina de Minerales y Petróleo de Groenlandia), aproximadamente el 40% de las licencias se encuentran en las manos de empresas registradas en Australia, casi el 20% de Canadá, y el resto de China, Groenlandia, Escandinavia (Dinamarca, Noruega e Islandia).

Groenlandia, una isla sentada en petróleo.

Groenlandia, una isla sentada, probablemente, sobre miles de millones de dólares en petróleo, ha tenido que reconocer que su sueño de acceder a esa riqueza resulta cada vez menos probable.

Cuando el petróleo se encaminaba hacia 150 dólares el barril, los groenlandeses se prepararon para un auge en la producción después de invitar a algunos de los exploradores más grandes del mundo, incluidos Sheel, BP, Chevron y Exxon Mobil. Ahora, con el crudo por debajo de los 50 dólares promedio, la esperanza de los Groenlandeses de enriquecerse rápidamente con los combustibles fósiles era "ingenua". Las empresas petroleras que recibieron licencias comerciales, ni siquiera antes de que el precio del petróleo cayera a un nivel en el cual la producción dejó de ser rentable.

Ingenuidad por todos lados. No era la primera vez que las multinacionales intentaban extraer petróleo de los mares árticos. Después de siete años de preparación y varios miles de millones de dólares gastados, Shell decidió abandonar su programa de exploración en el Ártico de los EE. UU. "En el futuro previsible". La compañía, llevo su plataforma al ubicado a 150 millas al noroeste de Barrow, Alaska en pleno Océano Glacial Ártico. La evaluación de todos los datos reveló "indicaciones" de grandes reservas de petróleo y gas, pero técnicamente imposible explotar ni lo suficiente como para justificar esos desproporcionados gastos ante los accionistas. La compañía gastó US $ 2.1 mil millones para arrendar 275 bloques costa afuera y otros $ 1.000 millones en preparaciones y perforaciones. Todo esto para un solo decepcionante: No es rentable.

El calentamiento global derritió parte del hielo, el resultado también ha sido volver más peligrosa la exploración en la medida que icebergs del tamaño de edificios de muchos pisos se separan de la isla, amenazando con hundir las embarcaciones de exploración que se crucen en su camino." enfrentamos a situación similares que solo suceden en las bases de la Antártida", manifestó un ejecutivo de BP. "No queremos un escape accidental de petróleo, como nos sucedió en el Golfo de México". "El desastre de BP Deepwater Horizon. fue un evento, de enorme indignación pública."

La economía real. Hoy en día la economía de Groenlandia, depende de la pesca-de licencias de pesca, más bien- y de la exportación de pescado. La exportación de camarón es la mayor fuente de entrada de divisas, junto con la emisión y venta de sellos postales. Los planes para otros proyectos mineros son prometedores en la medida que los precios internacionales de los minerales aumenten, lo que no ocurre Existen planes para extraer hierro, uranio, aluminio, níquel, platino, tungsteno, titanio, y cobre.

El gobierno de Groenlandia ve el desarrollo de la industria de recursos como una oportunidad para elevar el nivel de vida de sus habitantes. Pero esta visión de la prosperidad conlleva grandes riesgos para la integridad social y cultural de los groenlandeses. Con una población de solo 57.000 personas. La llegada de mineros y empleados de todo el mundo, en forma masiva, no parece buena idea, para un país que severos problemas de alcohol y la perdida de la identidad cultural Están preocupados, con razón, de que la afluencia de trabajadores de áreas remotas y la inundación de dinero que seguramente se derramará en las calles de Nuuk podrían agravar las dificultades que ya experimentó el pueblo de Groenlandia. Drogas, alcohol, altas tasas de suicidio. Los esfuerzos del gobierno de Groenlandia han logrado reducir el consumo de alcohol per cápita (población mayor de 14 años) de 22 litros por año en 1987 a poco más de 11 litros en la actualidad.

El cambio climático orilla a Groenlandia a dedicarse a la minería.

Narsaq, el que alguna vez fue uno de los pueblos más grandes del sur de Groenlandia. Ahora, debido al calentamiento global, sus habitantes se han visto orillados a dejar la pesca y a incursionar en la minería. Debido al cambio climático, los crustáceos y otros peces han emigrado al norte, en busca de aguas más frías.

Muchos habitantes han perdido su forma de ganarse la vida. El hielo es demasiado delgado como para soportar los trineos de perros u otros transportes. En una década, la población se ha reducido a sólo 1500, y las tazas de suicidios se han disparado.

Por otro lado, la disminución del casquete helado de la isla ha abierto paso a nuevas tierras. Se han descubierto depósitos de minerales y gemas. Debido a ello, se piensa rehacer la economía en del país en base a los recursos minerales, y si todo sale de acuerdo a los planes, lograr una independencia económica.

Sin embargo, no todos están convencidos de los beneficios de la minería: "por supuesto que ayudará a la economía local, y a toda Groenlandia, pero no estoy segura si será buena para nosotros", dijo Dorothea Rodgaard, una mujer de la localidad: "Estamos preocupados por la pérdida de la naturaleza".

China avanza. ¿Qué se necesita para hacer rentable la explotación de recursos? Infraestructura. La exploración minera y estudios de impacto ambiental, paralelos al desarrollo de grandes planes de desarrollo de recursos y construcción de infraestructura. La República Popular China tiene el tiempo y los recursos. Una indicación de la escala de estos proyectos está dada por el hecho de que el consumo de energía de la mina de hierro Isua aumentaría (2012) el consumo total de energía de Groenlandia en un 80% a través de una planta alimentada por diésel y porque solo esta mina generará beneficios de licencias de explotación equivalentes a 20 % del presupuesto actual del gobierno de Groenlandia (incluida la gran contribución de Dinamarca).

También será necesario construir un nuevo aeropuerto de alta capacidad para recibir a la gran población laboral de origen chino y desarrollar infraestructura adicional como nuevas viviendas, todo lo cual generará enormes ganancias para las arcas públicas. El proyecto minera ISUA se enlenteció, el precio del acero cayo en picada y la RPChina comenzó desmontar sus fábricas "zombis" en su mismo país por la sobreoferta del mineral. Pero los chinos siguen allí. Su negocio es tener una vistosa presencia.

Poder aéreo de China

El país asiático incluso ha comenzado a llamarse a sí misma una potencia "casi ártica", a pesar de que Pekín está a casi 3.000 kilómetros del círculo polar ártico. En la actualidad, solo se puede volar a Nuuk en pequeños aviones propulsados por hélice. En cuatro años, sin embargo, eso cambiará radicalmente. El gobierno de Groenlandia ha decidido construir tres grandes aeropuertos internacionales, capaces de recibir grandes aviones de pasajeros. Cada uno de estos aeropuertos será la construcción más grande en la historia de Groenlandia", Aviaaja Karlshoj Knudsen, la gerente de los proyectos. "Serán muy importantes para la infraestructura de Groenlandia en el futuro", agregó.

Para construirlos, tendrán que demoler unos seis millones de metros cúbicos de roca. Los groenlandeses están divididos y preocupados. Para algunos es prosperidad y trabajo. La otra se enfoca en medioambiente, la cultura y la política. No queremos dejar de ser una colonia danesa para convertirnos en una "colonia" de la dictadura comunista China. Otra velada preocupación es racial. Donde se asientan los chinos se convierten en mayoría. Por ejemplo, el Tíbet, Singapur, Taiwán o el norte de Borneo, Malaysia o la ciudad de San Francisco.

La nueva Ruta de la Seda. El gobierno de China y Rusia tienen en sus planes crear una "Ruta Polar de la Seda", un ambicioso plan que busca establecer una vía de comercio marítimo por los mares alrededor del Polo Norte. China busca crear rutas de comercio marítimo y fortalecer las relaciones comerciales con varios países de la región del Ártico, así como desarrollar la extracción de petróleo, gas, recursos minerales y combustibles no fósiles, promover la pesca y el turismo. La Ruta de la Seda Polar será parte del programa chino 'Un cinturón, una ruta'.

El principal socio de China en este asunto, por supuesto, será Rusia, que está desarrollando activamente la Ruta del Mar del Norte. Es muy probable que los éxitos de la Ruta del Mar del Norte hayan inspirado a Pekín a crear la Ruta de la Seda Polar. En diciembre del año pasado, Vladímir Putin invitó a China a unir la Ruta Marítima del Norte con la de la Seda.

EE. UU recela la presencia china en Groenlandia. La gigantesca isla en el Ártico es clave para Washington. China, la segunda economía más poderosa del mundo no sólo ha desplegado sus ambiciones hacia Asia, África, Europa y América. Beijing ha puesto su mirada, también, en el Ártico, reserva planetaria de agua y fuente de recursos minerales por explotar. La región es considerada por Washington como parte de un hábitat que en cierto modo le pertenece. En Thule, extremo Norte de Groenlandia, una enorme base militar estadounidense da fe de ello.

El Rubicón Ártico. Eso es lo que las de compañías, cruzando el Círculo Polar Ártico como si fuera el Rubicón. De hecho, la economía y la geopolítica han dejado en claro que la mayor parte del Ártico se mantendría si explotar frente a la perforación con hidrocarburos, al menos en el corto plazo. Y así lo ha hecho.

El punto de no retorno para el cambio climático.

Marten Scheffer es el creador de la teoría de los puntos de inflexión, que predice cuándo estamos cerca de cambios radicales, como una catástrofe climática. Todos estos fenómenos aparentemente diferentes tienen al menos una cosa importante en común. Suponen el paso de un estado estable a otro. El clima o el sistema bancario pueden parecer estables y capaces de resistir pequeñas o grandes crisis. Sin embargo, se pueden deteriorar progresivamente hasta alcanzar un punto de inflexión, En ese punto, en un ecosistema al borde del colapso. Es suicida pensar que el derretimiento o disminución del hielo en el círculo polar ártico traerá riquezas. "en ese momento seremos hordas de gente hambrientas, buscando agua potable y alimentos". ¿Una especie de Mad Max?

Groenlandia: breaking arrows

El 21 enero de 1968, un B-52 con cuatro bombas atómicas a bordo sufre un incendio en la carlinga. Los pilotos intentan un aterrizaje de emergencia en la base militar de Thule, en Groenlandia. Pero la situación se les va de las manos y el avión se estrella causando una terrible explosión que esparce el contenido radiactivo de las bombas sobre el hielo. El Ejército monta un operativo con militares y civiles para limpiar la zona del accidente. Según documentos desclasificados, solo se encontraron restos de tres cabezas nucleares. Un submarino estuvo buscando la cuarta bomba bajo el mar, pero no apareció.

Se le perdió el rastro a uno de uno de los 4 de sus dispositivos. Actualmente se sabe dónde están. Ha 6.000 mil metros bajo el casquete de Groenlandia. Pero hay más. En los años 60, Estados Unidos intentó construir una base militar subterránea que llamó Camp Century, que tenía como objetivo el lanzamiento de misiles nucleares en caso de una guerra con la Unión Soviética", Y para el suministro de energía eléctrica se instaló un reactor nuclear. Intentar recuperar estos artefactos podría contaminar o explosionar en el peor de los casos. Groenlandia una tierra estéril y olvidada, se ha convertido en un punto de disputa de las grandes potencias.


Michael Añasco

https://michaelanascoblogger.blogspot.com/

michaelanascoblogger@hotmail.com



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net