*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Crear 1, 2, 3 puntos del PBI es la consigna revolucionaria de la hora
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Conexión México Por Ruby Soriano Conexión México Por Ruby Soriano
Periodistas con armaduras de plomo
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hace falta una nueva izquierda
Michael Añasco Michael Añasco
Libia: el regreso de Gadafi
Luis Fernández Luis Fernández
Los independentistas en la hora actual
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Silencio que abruma
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Daniel Vidart y el amor a nuestra tierra
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
William Marino William Marino
Los candidatos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Voto de los uruguayos en el exterior
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Los pesos pesados definirán sobre Venezuela
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Imperialismo.(Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Daniel Feldman Daniel Feldman
Magallanes, la vuelta al mundo y los desaparecidos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La embestida populista causa daños
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Nunca pensé que saldría esposado de mi casa
Roberto Sanzón Mizrahi Roberto Sanzón Mizrahi
La recuperación de países arrasados
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Del día más solemne y triste al más alegre del calendario israelí
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Una vez más, estamos mejor y peor al mismo tiempo
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
Todos somos orgánicos
Héctor Musto Héctor Musto
Hace 41 años... yo comunista
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

Una internacional imprescindible

Esteban Valenti

14.01.2019

Es, en cierta manera un poco insólito pero el llamamiento para formar una Internacional Progresista, partió nada menos que desde los Estados Unidos y, entre sus principales figuras aparece el senador demócrata y ex candidato liberal (en el sentido norteamericano del térmico: progresista) a la presidencia de los EE.UU. Bernie Sanders. Una señal más de los nuevos tiempos.

Hay una guerra global en marcha contra los trabajadores, contra el medio ambiente, contra la democracia, contra la decencia. Una red de facciones derechistas se está extendiendo a través de las fronteras para erosionar los derechos humanos, silenciar la discrepancia y promover la intolerancia. Desde 1930 la humanidad no se enfrentaba a una amenaza así", expresa el llamamiento a la formación de la nueva Internacional.

La fecha elegida para la comparación no es casual, corresponde a la peor crisis del capitalismo de 1929, con impactantes consecuencias sociales en todo el mundo, en particular en los países centrales, EE.UU. y Europa y que en el plano político dieron fuerte impulso al surgimiento del fascismo y el nazismo y del lado más oscuro del imperialismo japonés. Es decir comenzaron a preparar la peor guerra de la historia de la humanidad, la 2da. Guerra Mundial (1939-1945).

En el llamamiento se hace expresa mención  a un 'new deal' contra el populismo 2019: guía política global para un año de lucha de potencias y de clases, la democracia es frágil. Qué hay detrás del discurso del odio.

New Deal es el nombre que el presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt dio a su política intervencionista por parte del Estado puesta en marcha para luchar contra los efectos de la Gran Depresión.

En las imágenes difundidas aparecen junto a Sanders el economista Yanis Varoufakis, ex ministro de economía de izquierda de Grecia y la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, que declaró:  "Hemos visto a minorías privilegiadas que se están bunkerizando para mantener sus privilegios, por un lado, y una extrema derecha que crece con ese acento populista, pero también con un trasfondo muy establishment, que tiene mucho dinero detrás y que se está coordinando a nivel internacional, compartiendo estrategias. Si se organiza la extrema derecha, no puede ser que los movimientos sociales de cambio no lo hagan".

No hay mucho para especular, en la propia España el grupo de ultra derecha Vox eligió por primera vez consejales en Andalucía, pero los pesos pesados de este proceso son sin duda Donald Trump, Jair Bolsonaro en Brasil y el vicepresidente italiano Matteo Salvini. Aunque existen figuras y movimientos de este tipo de diversos países de Europa, de América Latina y de Asia.

Steve Bannon, ex asesor de Donald Trump, está trabajando intensamente para formar un bloque de extremistas diversos en la Unión Europea y no se trata solo de una ofensiva política. Marine Le Pen abre una escuela superior para formar líderes políticos y empresariales.

En América Latina, la expresión más visible de este profundo cambio de rumbo es luego de 4 gobiernos del PT, la asunción a la presidencia con el 55% de los votos en segunda vuelta de Jair Bolsonaro, un oscuro capitán del ejército, con 29 años de diputado federal casi desconocidos, elegido con el apoyo de la gran oligarquía paulista y agraria, las iglesias evangelistas mediáticas y la inteligencia y la capacidad política de las Fuerzas Armadas. Es el cambio más radical y significativo de todos en América Latina.

El rol de los nuevos evangélicos, con una bancada de 87 diputados y tres senadores, incluso con el alcalde de Río de Janeiro Marcelo Crivella y con una red impresionante de canales de televisión, audiciones y una estructura capilar con más de un millón y medio de seguidores tuvo un papel muy importante en el triunfo de Bolsonaro.

Para el politólogo de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM) Max Quitral, la iglesia evangélica ha logrado mayor influencia, más allá del culto, porque ha hecho una apuesta por su discurso en los medios de comunicación, sobre todo televisión y prensa, "para instalar su visión conservadora de los temas valóricos y éticos que están en el debate público".

En países como Costa Rica, República Dominicana, y Perú los evangélicos han liderado las movilizaciones en contra del movimiento LGBTI. En Colombia, se asociaron con el ex presidente Álvaro Uribe y ejercieron un papel fundamental en la derrota del plebiscito para de los Acuerdo de Paz, en 2016, y en la victoria del conservador Iván Duque en los comicios del pasado junio.

En México por su parte apoyaron sin embargo la candidatura de AMLO, López Obrador.

El monopolio del catolicismo en la política, que hasta hace unas décadas no tenía competencia, se rompió para cederle terreno al evangelismo, que ha penetrado con especial fuerza en las clases más bajas de la sociedad. A ello hay que agregar que la gran ofensiva de Juan Pablo II contra la Teología de la Liberación, que tenía un gran peso en Brasil y en América Latina, abrió un gran espacio que ha sido ocupado por estas iglesias evangélicas, que actúan en casi todos los países de la región. Incluso en Uruguay.

Esta notoria ofensiva ultraderechista con resultados espectaculares en EE.UU. Europa y América Latina es el impulso para la creación de una red global de izquierdas que enfrente esta marea.

A la reunión de Vermont asistieron desde el economista Jeffrey Sachs hasta el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, pasando por la actriz y ex candidata a gobernadora del Estado homónimo, Cynthia Nixon, entre otros. Una de las preguntas razonables sobre esta iniciativa es en qué medida comparten características el auge populista de Brasil y el de Estados Unidos, por ejemplo, o si la tradición socialdemócrata de posguerra en Europa se puede equiparar al movimiento liberal norteamericano (liberal en el sentido estadounidense de la expresión, es decir, progresista). En resumen, si las ideas de una Internacional Progresista pueden funcionar a ambos lados del Atlántico. El caldo de cultivo que ha favorecido este movimiento, para empezar, es el mismo. Y los programas de Sanders y del nuevo partido DiEM25 de Varoufakis -elaborados de forma independiente antes de esta alianza- guardan muchas similitudes. El del estadounidense es heredero del New Deal y la Great Society, y el del griego, de la cultura del Estado de bienestar con que se construyó la Europa moderna.

Para James K. Galbraith -hijo de John K. Galbraith e integrante de esa esfera de economistas progresistas estadounidenses que incluye al citado Sachs-, el New Deal traza el mejor paralelismo histórico con la nueva Internacional Progresista, porque fue "un programa completo y muy imaginativo de acción pública con el objetivo de superar una gran crisis y servir de alternativa al fascismo, que era la gran alternativa, entonces y ahora".

Pero el New Deal de los años treinta-cuya traducción literal es "nuevo acuerdo"- consistió en un programa económico intervencionista lanzado por el presidente Franklin D. Roosevelt para superar la Gran Depresión, la gran crisis económica que liquidó el 27% del producto interior bruto de EE UU entre 1929 y 1933 y disparó el nivel de desempleo del 3% al 25% en el país. El lanzamiento de la Internacional Progresista, sin embargo, hoy tiene lugar en un momento en el que ese mismo país tiene la tasa de desempleo más baja desde la guerra de Vietnam y atraviesa el segundo mayor periodo de expansión económica de su historia, solo superado por los 120 meses consecutivos de crecimiento en los noventa. ¿Por qué un New Deal ahora?

Tras el crash de 1929 y la II Guerra Mundial, con el impulso de las políticas keynesianas (inspiradas en el economista John M. Keynes, que defendía las políticas públicas y monetarias de estímulo en épocas de crisis), hubo tres décadas de enorme esplendor económico en EE UU que convencieron de una certidumbre a las familias: un joven podía dejar el instituto y encontrar un buen empleo en la fábrica de su ciudad, y con su sueldo comprar una casa, conducir un Ford y criar a sus hijos. Hoy, 10 años después del estallido del último crash financiero y del inicio de la Gran Recesión, aunque las grandes cifras macroeconómicas estén más que recuperadas, la clase trabajadora sigue presa de la incertidumbre.

La Gran Recesión ha puesto fin a la idea de redistribución espontánea de la riqueza.

Si la Gran Depresión demostró que la economía no se corrige sola, la Gran Recesión ha puesto fin a la idea de redistribución espontánea de la riqueza, ese llamado trickle-down (goteo) del crecimiento. En ese mar revuelto se han lanzado a pescar líderes populistas conservadores en América y Europa. Y en este contexto se explican estos llamamientos a un nuevo New Deal, de hecho un Green New Deal para ser exactos, como especifica el manifiesto de la Internacional Progresista, porque tiene un marcado acento en las políticas medioambientales.

El verdadero populismo, defiende el economista Dani Rodrik, tiene más que ver con Roosevelt que con Trump. En un artículo publicado en febrero en The New York Times, el profesor de Harvard recuerda que el populismo (término que en EE UU no tiene las mismas connotaciones peyorativas que en otros países) empezó a germinar a finales del siglo XIX, al calor de los movimientos de trabajadores y granjeros, y, como hoy, fue una respuesta a la ola de globalización que se vivía en aquel momento y que también causaba daños colaterales. Culminó con el New Deal. "La lección histórica consiste no solo en que la globalización y el rechazo social están íntimamente ligados", reflexiona Rodrik, "sino que ese tipo de populismo malo engendrado por la globalización puede requerir un tipo de populismo bueno para ahuyentarlo".

Galbraith cree que plataformas como la de Sanders y Varoufakis beben tanto de esa tradición populista de hace 100 años como del progresismo de principios del siglo XX que propugnaba una mayor regulación y control público del capitalismo desbocado. "Su objetivo es contener la Internacional Nacionalista que está prendiendo en Europa y en EE UU, que amenaza con la represión de los movimientos sociales y con la liberación del capitalismo sin control", apunta.

Como puede apreciarse se trata desde el punto de partida del surgimiento de temas de intenso debate. El retroceso de las izquierdas y el progresismo están asociadas por ejemplo a errores propios importantes en sus gestiones de gobierno, en particular en América Latina, pero también en Europa, aunque con características y bases diferentes.

Si la izquierda no incluye en sus análisis una fuerte dosis de crítica y de autocrítica y solo se dedica a la denuncia de las barbaridades de la ultraderecha, repetirá los errores cometidos en la década de los 30 del siglo pasado.

Y en ese sentido hay dos aspectos que deberían estar en el centro de las definiciones progresistas, la lucha contra la corrupción y la inmoralidad que le han hecho tanto daño a la democracia y a la izquierda y asociado con lo anterior la existencia y el apoyo a regímenes dictatoriales que invocan su condición de izquierda, como por ejemplo Nicaragua y Venezuela.

En Uruguay, por ahora el único sector político que solicitó su participación en la Internacional Progresista ha sido Navegantes, integrante de La Alternativa. Demás está decir que ninguna fuerza de izquierda tradicional de Uruguay participó en la reunión de Vermont aunque sea como observadora. Seguramente demasiado ocupadas en el Foro de San Pablo...

 

www.progressive-international.org



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net