*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿La izquierda tuvo errores?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La mirada larga de Guido Manini Ríos
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El fin de la predominancia. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
BUSCADA (la verdad)
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste es el país que hace política con sus niños
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Política

ENTREVISTA DE “LA DIARIA”

Gerardo Caetano sobre Venezuela: “El gobierno uruguayo dio un giro hacia una posición creíble”

09.02.2019

MONTEVIDEO (Uypress)- El historiador y politólogo, Gerardo Caetano, fue entrevistado por el periodista José Gabriel Lagos, para La Diaria, sobre la situación venezolana y la posición del gobierno uruguayo y la oposición. Sobre esta última, se pregunta, "¿dónde ha quedado la sensibilidad herrerista o wilsonista frente a la historia ominosa del intervencionismo norteamericano en América Latina?".

@Javier Calvelo / adhocFOTOS

JGLagos: ¿Qué le parece la forma en que se armonizaron las posiciones de México, Uruguay y la Comunidad del Caribe (Caricom), por un lado, y la de la Unión Europea (UE)? ¿En qué lugar le parece que quedó nuestro país?

Gerardo Caetano: El País de Madrid en su cobertura de la reunión de este jueves señala que Uruguay "jugó con dos barajas". La descripción resulta bastante acertada. Confieso que veía con preocupación la forma en que el gobierno uruguayo venía manejando todo esta situación. Con la mochila pesada de posiciones contradictorias dentro del Frente Amplio sobre la legitimidad de Nicolás Maduro y su régimen, la cancillería llegaba a la instancia con desprolijidad, algunas posturas vagas y ambiguas, aunque también con la racionalidad de buscar evitar las peores hipótesis. Las exigencias de la UE y su aceptación por parte de Uruguay (no así por parte de Bolivia y de México) expresan un cambio positivo y hasta esta altura indispensable. Por supuesto que hay que hacer lo imposible para evitar la guerra civil en Venezuela, así como cualquier tipo de intervención militar (nada menos que con los Estados Unidos de Donald Trump y del "resucitado" Elliot Abrams tan cerca). Estas eventualidades serían catastróficas para América Latina, la harían retroceder más de medio siglo, en momentos en los que el continente muestra su mayor nivel de desintegración. No violencia y antiimperialismo (sí, antiimperialismo, algo inherente a cualquier visión latinoamericana que valga la pena) como objetivos centrales se logran con política y diplomacia, con diálogo, pero en serio, exigente, verdadero. No hay diálogo ni negociación sin que haya condiciones efectivas y desde objetivos concretos. Y de inmediato surgen dos objetivos tan centrales como los anteriores: exigencia de elecciones totales libres, creíbles, transparentes, en el menor tiempo posible, con el imperativo de la ayuda humanitaria inmediata y sin manipulación política. Si no se agregan con claridad los objetivos de la transición democrática inmediata y la promoción efectiva de los derechos humanos, lesionados en forma salvaje por el régimen de Maduro, todo queda en retórica o en un "saludo a la bandera". Rompe los ojos que el pueblo de Venezuela no resiste dilaciones y que se encuentra en una situación terrible, límite. Aunque no se lo diga, toda transición genuina implica facilitar la "salida" de Maduro y de la "corte" de su régimen, hace ya largo tiempo indefendibles. La declaración del Grupo Internacional de Contacto (GIC) no es la panacea, pero al menos es inobjetable en su texto, con el logro de equilibrios difíciles pero reconocibles. Dice lo que tiene que decir y lo hace en forma prudente pero firme. De allí no salen habilitaciones encubiertas para la intervención, no se omite la necesidad de prevenir rápidamente y por todos los medios la hipótesis de la guerra civil, tampoco se abren atajos ni oxígeno para que el oficialismo madurista pueda una vez más "dormir el partido" mientras el pueblo venezolano se desangra. No se cae en personalizar la disputa entre Maduro y [Juan] Guaidó, se pone el énfasis en el pueblo venezolano, el que tiene el "primer derecho". El gobierno uruguayo que, navegando entre arrecifes llegaba vacilante a esta instancia, al plegarse a las exigencias de la delegación de la UE y de los cancilleres europeos, dio un giro hacia una posición creíble, racional, aunque siga "jugando con dos barajas". El problema principal lo tiene ahora México, que no logra encontrar esa síntesis en la que al imprescindible rechazo a la intervención (bajo amenazas de nuevos "Guantánamos" e invocaciones imperiales a la "hora de la acción") y a la guerra civil, se le sume la exigencia de elecciones con garantías y la consideración prioritaria de un pueblo venezolano que no admite la prolongación de su agonía humanitaria. En términos de iniciativa internacional, el gobierno uruguayo efectivamente comenzó a cambiar su postura, tal vez en forma tardía pero todavía a tiempo para sumar en la buena dirección. Ahora Trump y el Grupo de Lima no juegan tan sueltos en este "festín de leones".

JGL: ¿Qué opina del rol que está jugando la oposición en nuestro país?

GC: Con honrosas excepciones, me parece que la oposición ha terminado electoralizando bastante su postura en el tema de Venezuela. Casi no se advierten matices allí. Por supuesto que comparto el repudio más firme al régimen de Maduro y la exigencia de una transición democrática de verdad, sin vacilaciones. Pero no creo que sea responsable ignorar los peligros ciertos de la intervención norteamericana o de la guerra civil en los actuales contextos. Tampoco creo que sea plausible aplaudir sin matices todo lo que emerge del Grupo de Lima (con Bolsonaro y otros presidentes latinoamericanos compitiendo por quién es más complaciente con las bravuconadas de Trump y sus halcones), personalizar en exceso la disputa venezolana, renunciar de plano a cualquier tipo de acción multilateral creyendo que todo se va a resolver por presión. ¿Dónde ha quedado la sensibilidad herrerista o wilsonista frente a la historia ominosa del intervencionismo norteamericano en América Latina? ¿Es que no se advierten las consecuencias de este mundo "neo patriota" que parece emerger con los Trump y los Bolsonaro, con ese rechazo casi visceral a todo lo que huela a multilateralismo o regionalismo? ¿No se están banalizando las consecuencias dramáticas de lo que puede ocurrir en Venezuela? En medio de una disputa bastante provinciana entre gobierno y oposición, una vez más la figura sabia de Enrique Iglesias puede mostrar el camino. Advertir que el tiempo de Maduro se acabó y que hay que facilitar su "salida" no significa que haya que renunciar a explorar siquiera la posibilidad de una iniciativa internacional multilateral. La crítica -legítima y necesaria- al gobierno no puede culminar en la permanente negación de todas sus iniciativas o en la presunción de que tras estas se esconde la corrupción o el dogmatismo. Por cierto que 2019 es un año electoral en Uruguay, pero también es un año que puede ser decisivamente dramático para América Latina y para el contexto internacional. En un marco tan cargado de incertidumbres y de amenazas como el actual, volver a recordarlo no es trivial.

JGL: ¿Cree que algo de lo acordado en Montevideo pueda contribuir a aliviar la situación en Venezuela?

GC: La declaración del GIC no es para nada la panacea, tampoco es perfecta, con seguridad no será definitoria en un conflicto tan incierto y múltiple. Pero tiene la virtud de constituirse en una iniciativa internacional bastante mejor de lo que ha emanado desde el Grupo de Lima o de lo que puede esperarse de la plataforma bastante abstracta del "Mecanismo de Montevideo". Las perspectivas siguen siendo muy inciertas. Nadie sabe cómo va a terminar el drama del pueblo de Venezuela. Pero para que haya una salida verdaderamente "venezolana", la iniciativa internacional y en lo posible multilateral son indispensables. Si no todo queda subordinado a lo que hagan los poderosos desde afuera o lo que definan los militares desde adentro. Desde América Latina ya sabemos cómo termina eso. Y "eso" no puede ocurrir nunca más. No se defiende en serio la democracia, la libertad, ni se contribuye al fin del drama humanitario del pueblo de Venezuela sin enfrentar con igual decisión toda posibilidad de intervencionismo externo (de Estados Unidos, de Rusia o de cualquier otro) y sin buscar prevenir el drama apocalíptico de una guerra civil. Hay que bregar en forma denodada y con sentido de urgencia para sintetizar esos objetivos necesariamente complementarios.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net