*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Gatillo presunto
William Marino William Marino
Militancia o activismo
Luis Fernández Luis Fernández
¿Qué va a pasar el próximo domingo en España?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ida Vitale, mujer, uruguaya y poeta
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
“Era tan fácil mantener el silencio”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Disyuntiva de hierro. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La excesiva ansiedad de las personas por su salud
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Nuestros primos… políticos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El simbolismo de Notre Dame de París en llamas
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Estados confesionales en el mundo
Michael Añasco Michael Añasco
Rwanda a 25 años del genocidio
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Paris: la catedral de Nôtre Dame en llamas
Carlos Visca Carlos Visca
Al margen de los últimos acontecimientos en las Fuerzas Armadas
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Sionismo: de la emancipación judía a nación de amos
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
Nuestro Judas Oriental y la Resurrección en Anchorena 
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Beresheet se estrelló. Pero Israel no fracasó.
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Censura o “problemas cargando la página”
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Otra economía, otro país
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
Jorge Braun Jorge Braun
Jose Nino Gavazzo, una pieza insignificante en el engranaje de la DICTADURA.
Héctor Musto Héctor Musto
El Partido Independiente: error y falta de ética política
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Mieres
Juan Santini Juan Santini
La Justicia de una democracia tutelada
Pablo Rudich Pablo Rudich
Masacre de Christchurch y la ultradercha en Austria
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El mejor candidato para ganarle al Frente Amplio
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

Política y estado de ánimo

Esteban Valenti

12.02.2019

Es muy posible, que muchos de los lectores de esta columna, estén cansados, hartos de leer temas políticos, les voy a confesar que a mí también me tiene cansado, por no decir podrido en insistir sobre la política. Aunque usted no lo crea.

Es año electoral y el rito nacional establece que la política entra por todas las rendijas, pero hay otra razón, por lo menos la que yo invoco todas las mañanas para seguir adelante: no quiero levantar una enorme bandera blanca de rendición, entregarme atado de pies y manos y gritando a este nivel de la política actual y de sus alternativas, porqué a partir del 1 de marzo del 2020 lo único que me quedará será callarme y resignarme hasta la náusea, porque alguien estará guiando una parte importante de mi vida y la de los míos. Por eso sigo.

Sigo, pero entiendo a los que aunque declaran a quien van a votar en junio y/o en octubre, o los que se declaran indecisos o indignados, o desilusionados, Lo hacen sin una gran diferencia.  Son matices, la mayoría de los uruguayos, están hartos de esta política, de este nivel, de estos discursos, de la falta absoluta de análisis y de autocrítica y en la mayoría de los casos los lleva la corriente, no quiero hacer demagogia, porque en realidad todos nos dejamos llevar por la corriente.

Lo que no hay en ningún lado es entusiasmo, más que para sectores reducidos. No hay pasión, no hay capacidad de convocatoria de parte de nadie. Pequeños actitos de morondanga y mucho bulto, mucha prensa y poco más. Me incluyo.

No lo habrá hecho casi nadie, pero ¿se tomaron el trabajo - pesado por cierto - de escuchar o leer los 4 discursos del acto del Frente Amplio? Tendrían que hacer el esfuerzo, se proponen gobernar por cuarta vez y si lo logran vayamos todos a llorar al cuartito y en silencio.

Dos tienen alguna posibilidad los otros dos adornan el cuadro y saben que van a perder, por ese mismo aparato perverso que ahora critican. Pero se suman y fijan claros sus límites, la autocrítica es superficial y falsa. Falsa, porque se perfectamente lo que piensan de muchas cosas y se las callan o son directamente cómplices y de paso dejan a mucha gente obligatoriamente enganchada por participar en las internas.

Los discursos del otro día, una vergüenza, no porque sean malos o buenos oradores, eso es un oficio, una práctica, sino porque si ustedes cuelan los discursos no encontrarán casi nada y menos que menos un ápice serio de análisis de lo que se hizo en estos 14 años de gobierno del FA, de cuál es la situación actual del país y de que se proponen. Cero de cero en crítica y autocrítica, solo un pobre inventario de cosas que se hicieron, sin jerarquía, sin prioridades, y sobre todo sin autocrítica de ningún tipo. A menos que el reconocimiento del déficit fiscal del 4%, que es inocultable, pueda ser un sucedáneo de autocrítica. Y sin proponer nada, como si hubiera  caído del cielo como una maldición.

Ni autocrítica, de porque luego de 29 años de gobernar Montevideo y cuatro de hacerlo personalmente, la ciudad sigue siendo una roña, y hay zonas, que sin ninguna huelga de ADEOM, hace varios días que  no se levanta la basura. ¿A quién le van a pedir la esencialidad, a la divina providencia? Y quieren gobernar el país...

Y ese es el panorama en uno de los polos. No contemos a Andrade que es buen orador, no hay dudas, pero a pura retórica y que todavía quiero ver si sigue hasta el final de las elecciones internas  o negocia...con el MPP. Ganar no gana ni por un milagro de todos los santos, lo mismo que Bergara.

Del otro polo, la situación no es mejor, el que encabeza las encuestas, despegado, ni sueña con incluir en su discurso, en su análisis un mínimo de autocrítica del anterior gobierno blanco. No alcanza con ponerse "Luis" y borrar el apellido, hacen falta razones y razonamientos un poco más sólidos, más profundos, más serios. Y no aparecen, por ningún lado.

No hablemos del resurgimiento de la esfinge que tratan de reflotar al Partido Colorado y sacarlo del 15-16%, es una pintura refinada de un partido que aplasta cualquier cosa nueva, como el caso de Talvi, con el que no comparto sus propuestas, pero al menos tiene algunas y no simplemente volver al pasado y reivindicar la sagradas escrituras de los anteriores gobiernos colorados. Porque hasta allí llega la memoria. Ni que hablar de batllismo en serio. El batllismo actualizado, acorde a estos nuevos tiempos.

No hablemos del gobierno, porque me subleva. Para tomar el último episodio: un miércoles declara el canciller que lo único que  México y Uruguay a los que se suman los países del Caricom, todos deudores contumaces de PDVESA , que lo único que se proponen es que comience la negociación en Venezuela sin condición alguna. Incluso con una fundamentación de que no se puede intervenir en los asuntos de otros países. ¿Qué corno pasó en el medio, en esas cuatro horas de la reunión en la Torre Ejecutiva?

El jueves de tarde, declara el canciller Nin Novoa y prácticamente copia los "Términos de referencia" de los países europeos y de la Unión Europea, es decir fija claramente condiciones para la negociación y entre ellas, las elecciones libres y controladas para Presidente de la República de Venezuela  y reconocimiento de la Asamblea Nacional. Y luego lee la lista de los firmantes de la declaración, una forma elegante para no tener que decir que México se bajó del carro. Por un lado, me alegro, de confirmar una vez más que la realidad es más fuerte que todo y que 30 millones de seres humanos, no pueden ser víctimas de un ballet diplomático o de alguna otra cosa mucho peor. ¿Pero que hizo cambiar tan drásticamente la posición de Uruguay?

Tiene algunas diferencias con la declaración original de la Unión Europea: se sacó el reclamo de la libertad de los presos políticos. ¡Que enorme éxito! ¡Cuánta vergüenza!

Pero obviamente a Nicolás Maduro el cambio no le gustó nada y declaró: "Rechazamos la parcialización, la ideologización del documento del Grupo de Contacto, pero estoy listo y dispuesto a recibir a cualquier enviado" Obvio, con tal de ganar tiempo.

Queremos saber que pasó en la reunión de Montevideo, los uruguayos tenemos derecho a saberlo, no somos un rebaño de idiotas sujetos a los cuentos y los versos desde las alturas de la cancillería y sus mandantes en Presidencia. Es por ese lado, que me da vergüenza, que ni siquiera se den cuanta del papelón. Es la misma lógica del bulling a Raúl Sendic y del apoyo unánime por parte del Plenario del Frente Amplio a su título y su gestión. Y algunos están festejando el éxito de Uruguay en las redes. Da pena.

Y la oposición se repite como un eco, una letanía y poco más.

Son estas cosas y muchas, pero muchas más, que nos alejan de la política. Yo todas las mañanas me pregunto, si habrá algún remedio o estaremos definitivamente condenados a sufrir este nivel de decadencia de la política y, lo que nos queda es alejarnos despavoridos.

Será por mi tozudez, por mi irresponsabilidad que sigo adelante, que me niego a levantar la bandera de la rendición, de la resignación. Sin muchas esperanzas.

Hay demasiada gente, que protesta, que se enoja, que se desentiende, que se desilusiona, que se aleja, pero que llegado el momento se deja llevar por la costumbre, por el cálculo del mal menor, que no se atreve a buscar caminos diferentes que obliguen a reconstruir otra política y sobre todo, para mi gusto, otra izquierda, pensante, crítica, audaz, y  no atornillada a los sillones y a las tradiciones o adornando el mismo aparato de poder de siempre y viviendo de sus migajas.

Las tradiciones de izquierda, son iguales a las otras, son una forma irracional de resolver el destino del país. Lo que no cambia es el estado de ánimo nacional, los jóvenes profesionales y también de los otros que tienen entre sus opciones irse del país, los que no arriesgan y no se la juegan por el Uruguay, a lo sumo esperan que les caiga arriba un mediocre empleo público para ir pelechando.

Con el predominio de las tradiciones y este estado de ánimo, nos vamos al carancho. Casi todos, mientras los atornillados felices disputan el poder hasta la última dentellada.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net