*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Esteban Valenti Esteban Valenti
Discutir ideas, discutir insultos
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Fernando Gil Díaz
imagen del contenido Fernando Gil Díaz

BUSCADA (la verdad)

Fernando Gil Díaz

11.03.2019

Nos bombardearon con las imágenes de unos camiones con ayuda humanitaria echando humo en una irracional muestra que sumaba el dictador Maduro… palabras más o palabras menos así lo difundieron al mundo y en nuestro país rápidamente se hicieron eco los grandes medios.

Salvo honrosas excepciones, todos dieron por sentada aquella versión. Sin embargo, las mismas redes sociales que difundían aquello hacían lo propio con otras imágenes que mostraban claramente que dichos camiones, (las gandolas), no habían ingresado a territorio venezolano y que estaban encima del puente a unos 50 metros o más de la frontera donde esperaban las fuerzas bolivarianas. En suma, aquel camión fue incendiado en territorio colombiano, donde solo habían opositores al régimen chavista. Como la Justicia, la Verdad se toma también su tiempo pero -al final- sale a la luz siempre. Y conste que esto no es convalidar un régimen que debe resolver sus diferencias de forma pacífica y alimentar el diálogo propuesto para que los propios venezolanos pongan fin a este proceso de deterioro institucional, pero flaco favor le hacen (hacemos) con difundir hechos falsos como ese. Con esas maniobras, pierden toda legitimidad y tiñen de intencionalidad cualquier protesta.

The New York Times

El prestigioso medio norteamericano tuvo la honestidad periodística de publicar una investigación que echa por tierra los ríos de tinta escritos entonces donde fustigaban a Maduro por la crueldad de una acción como aquella que hoy se demuestra no fue suya. Encima, esta investigación se podría teñir de duda también -ante tanta noticia falsa difundida ya- en lo que concierne a la intencionalidad de quienes, se dice, prendieron fuego las gandolas de manera accidental. Pero, existe el video que sirvió de base a la investigación para despejar toda duda: fue accidental, (efectivamente, la mecha encendida de una molotov lanzada por un opositor al régimen chavista se desprende y sale hacia un costado cayendo encima de uno de los camiones dando inicio al foco ígneo, todo ello en territorio colombiano). Ver video

Menudo favor le han hecho a su causa los que se apresuraron a utilizar aquel hecho para llevar agua al molino opositor del régimen chavista, hoy sufren los coletazos de la mentira comprobada poniendo un manto de sospecha -de aquí en adelante- a todo lo que digan o difundan.

Por si fuera poco con esa maniobra mediática, tampoco fue cierto que el camión transportara medicinas (insumo que magnificaba la acción criminal de prender fuego aquella carga humanitaria). En realidad se trataba de insumos médicos pero no medicinas (guantes, tapabocas, etc.).

Lo que deja esto es una crisis de credibilidad que lejos de contribuir a una solución agrava el problema. Ahora es el tema de los apagones y su génesis. Mientras se acusa a Maduro por los mismos, desde el gobierno bolivariano hablan de un atentado a las centrales hidroeléctricas que abastecen de energía al país.

De un lado y otro

Las campañas de desinformación no son patrimonio de un solo bando, ambos lados de la contienda se han esforzado más por denigrar al otro sin importar cómo hacerlo, olvidando que en medio de esa puja está el pueblo venezolano que sufre las consecuencias. Porque el diferendo político no vino solo, con él se agravaron las condiciones de vida ante la escasez de alimentos y -ahora- la crisis energética que pone en serio riesgo la vida misma de la ciudadanía. Lejos de contribuir a una solución, las posturas de cada lado se han radicalizado con los últimos acontecimientos, sin que ninguna de las partes involucradas haya ensayado alguna clase de acercamiento que permita encausar el camino del diálogo propuesto.

En toda instancia de negociación es dable entender que haya renunciamientos, si ninguna de las partes está dispuesta a ello, mal podrán encontrar una salida en el corto plazo, lo cual incrementará el padecimiento de la gente. Como siempre, el hilo se corta por la parte más delgada...

El informe del NYTimes sirvió de punta de lanza para poner en duda todo lo que se diga de aquí en más sobre Venezuela. En esta puja de poderes, viene siendo tiempo ya que dejemos a los venezolanos resolver sus conflictos y que de una buena vez se sienten a dialogar para encontrar los caminos que le devuelvan al pueblo el lugar que merece, un lugar donde crecer y vivir en paz.





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net