*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Esteban Valenti Esteban Valenti
Discutir ideas, discutir insultos
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Política

PURA POLITICA

Destitución del General Guido Manini Ríos

13.03.2019

MONTEVIDEO (Uypress/Esteban Valenti) - Cada tanto se rompe la modorra de la vida política previsible y plana. En este caso no con una sorpresa, sino con una confirmación: ha nacido oficialmente un nuevo personaje político, el general Guido Manini Ríos, ex comandante en jefe del Ejército durante 4 largos años.

©Javier Calvelo - AdhocFOTOS

 

Si alguien tiene alguna duda, lea o escuche el mensaje de despedida de Manini Rios, emitido desde la página oficial del ejército en internet, con una escenografía apropiada y muy bien pensada políticamente. Ya no ocupaba el cargo  en el Ejército y no tenía las potestades para utilizar ese medio oficial para difundir su mensaje. Un detalle más. Todo estaba preparado.

Lo hizo en traje de fajina, con los pabellones patrios y la imagen del General José Artigas de fondo. Más oficial, imposible. Es el último episodio de una larga serie de violaciones de las normas y leyes a las que debe atenerse un oficial en actividad, mucho más el comandante en jefe del Ejército. Todos los sabíamos, no nos hagamos los tontos.

El primero que debía saberlo y actuar en consecuencia debía ser el Presidente de la República, Tabaré Vázquez. En su primer gobierno, destituyó de un saque al entonces comandante en jefe general Carlos Díaz, en octubre del 2006, por no haber notificado a la ministra de defensa Azucena Berrutti una reunión con dirigentes colorados, entre otros Julio María Sanguinetti.

La comparación con la actual situación es aplastante, se necesitaron sanciones, arrestos a rigor cumplidos en Europa por parte de Manini Ríos, antes de que Vázquez, lo destituyera a gusto y gana del propio general. Se puede decir que fue una destitución programada milimétricamente, por Manini.

En diversas oportunidades Manini Ríos hizo declaraciones de alto contenido político, es además la primera vez que un destituido comandante en jefe, emite un mensaje de despedida de estas características, como fue la primera vez que se tenga memoria, que el comandante en jefe del ejército hace un sentido discurso de despedida ante la muerte del entonces ministro de defensa, Eleuterio Fernández Huidobro.

No era para menos, las coincidencias entre ambos fueron conocidas y notorias. "En mi opinión fue la crónica de una muerte anunciada"dijo el Coronel (R) Arquímedes Cabrera..." "Estuve y me involucré muy directamente como asesor del ministro de Defensa en la designación del General Manini. Lo conozco muy bien, conozco sus aptitudes, su sentido del compromiso, su profesionalismo y su liderazgo", dijo Cabrera y agregó: "Todos los mencionados eran integrantes de la logia de los Tenientes de Artigas, los principales responsables del golpe de estado de junio de 1973, que han ido tomando fuerza paulatinamente."

Esa misma logia, fundada por el general Mario Aguerrondo que en democracia y durante los gobiernos de los partidos tradicionales, en particular los de Sanguinetti y Lacalle tuvieron un papel destacado, no solo a través de declaraciones u opiniones, sino también de acciones, no muy santas por cierto, contra dirigentes políticos e incluso realizaron operaciones de espionaje contra otros altos oficiales.

Todo eso es historia antigua cubierta por diversos medios de prensa, volvamos a la actualidad. Para comprenderla hay que responder algunas preguntas importantes.

¿Cómo es posible que un Ministro de Defensa notoriamente relacionado con diversos compromisos con los Tenientes de Artigas, pudo lograr su propia supervivencia y la de sus subordinados que lo despidieron como uno de los suyos? Muy simple, porque en realidad, Fernández Huidobro no era el único ni actuaba en solitario, siempre tuvo el apoyo de su sector original, el MLN, o mejor dicho el núcleo todavía actuante y operativo del MLN. Fernández Huidobro tenía una particular propensión y una historia sobre esos vínculos, pero con eso no se explica que alguien que insultó de manera soez al propio Vázquez, tuviera tanta autonomía y poder. Incluyendo el tema del bloqueo total del tema de los derechos humanos.

Era una línea oficial del MLN que se impuso al propio Presidente de la República. La salida de Manini Ríos, no cambia absolutamente nada, se fue cuando quiso y de manera planificada y sobre todo como parte de su estrategia política.

¿Fue solo el MLN? No, no seamos injustos, hay varios sectores del FA, sobre todo el Partido Socialista que mantuvo cordiales comidas con Manini Ríos, incluso en unidades militares. Obviamente el Ministro de Defensa estaba plenamente al corriente. ¿El presidente Vázquez también?

El discurso de despedida del cargo de Manini Ríos fue de una precisión neuroquirúrjica. Es el diseño público y completo de su plan político. Por ley no puede ser candidato en estas elecciones, deben pasar dos años desde que abandona el cargo, pero habrá otras elecciones y otras oportunidades, ante el desolador panorama político actual, donde para revivir, apenas revivir al histórico Partido Colorado que ocupó durante más de un siglo y medio el poder, tuvo que aparecer un dirigente de 83 años, Julio María Sanguinetti. El discurso del ex comandante en jefe desnuda su público objetivo, su plataforma básica, sus argumentos principales y se basa en su carisma.

Es un discurso extremadamente peligroso, porque apela en el fondo, exactamente a los mismos argumentos, los mismos adjetivos renovados con los que se comenzó el camino hacia el golpe de estado de 1973. Ahora en un nuevo continente donde los cambios traumáticos se dan de otra manera, a través de las urnas.

Y además se asienta en algunas verdades, como por ejemplo que las Fuerzas Armadas y en particular el Ejército figura en los primeros puestos en el nivel de apoyo ciudadano en las diversas encuestas de opinión pública. Y tengan por seguro que la "inteligencia militar" tiene mucho más insumos al respecto.

Eso se lo ganaron por su papel en atender y estar siempre presentes en los desastres y emergencias climáticas y de cualquier tipo y porque se mantuvieron afuera de los conflictos sociales y políticos que tienen bastante agotados a los ciudadanos.

Ocuparon una destacada posición como corporación de servicios, mientras otras corporaciones, con un discutible papel del gobierno, se han transformado en uno de los factores de mayor irritación. Las organizaciones patronales, sindicales, educativas, médicas, hasta incluso las religiosas.

Y sin embargo los militares han sido la más cerrada y perfecta corporación, defendiendo a capa y espada los 12 años de tenebroso pasado de la dictadura, con la complicidad de integrantes de los diferentes gobiernos civiles, colorados, blancos e importantes y determinantes sectores del Frente Amplio.

Los que salgan a gritar "al lobo, al lobo" agitando sábanas de peligro de golpes de estado, estarán apuntándole al bulto, errándole y colaborando desde su primitivismo al proyecto político en acto.

Ha terminado un comandante en jefe y ha nacido una nueva figura política, que habrá que seguir con mucha atención e inteligencia.

Solo una referencia histórica, todos los civiles y militares que quisieron construir su proyecto sobre la supuesta "familia militar" sufrieron grandes revolcones. Políticamente en el Uruguay, esa familia solo existió bajo el terror de la dictadura y con enormes fracturas internas, en las elecciones, en la soledad del cuarto de votación lo que se define siempre es una batalla política y cultural.

Una batalla, que la izquierda, incluso afrontando el tema de los militares, va perdiendo paso a paso.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net