*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Fernando Gil Díaz
imagen del contenido Fernando Gil Díaz

Ella, mujer y policía

Fernando Gil Díaz

20.03.2019

Lleva 25 años en la Policía Nacional, se formó desde abajo y no sin dificultades se abrió camino en una institución donde los principales puestos siempre se reservaron para hombres, asignando un rol secundario a la mujer.

 

Al verticalismo organizacional de la Policía Nacional se le sumaban omisiones asumidas silenciosamente durante mucho, demasiado tiempo. Basada en su propia y sufrida experiencia personal, asumió el liderazgo de la lucha contra la Violencia de Género poniendo en el centro a las víctimas (mujeres, niños, niñas y adolescentes), que son los que más sufren violencia en el seno de sus hogares. Al conmemorarse la primera década de existencia de las Políticas de Género implementadas por el Ministerio del Interior, vaya este espacio dedicado a Ella, mujer y policía ...

Una mujer afortunada

El Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo fue el escenario elegido para conmemorar una década de las Políticas de Género en el Ministerio del Interior. Un majestuoso escenario para una obra inmensurable que recoge muchas de las frustraciones que hoy nos aquejan como sociedad pero que ha sabido dar respuesta y visibilidad a un tema harto sensible que se genera y concentra en aquel "sagrado inviolable" que hace tiempo dejó de ser sagrado y mucho más tiempo, inviolable.

Efectivamente, el Uruguay no deja de ser reflejo de lo que pasa a nivel mundial y aquello de que todo tarda pero nos llega, pasó a tener cada vez menos asidero con la realidad en este vértigo tecnológico que nos anticipa a todos sin exclusiones. La familia dejó de ser aquel espacio seguro para convertirse en un lugar donde se producen eventos que nos interpelan de manera urgente y para los que hay que emplear herramientas adecuadas que devuelvan los valores que inspiraron aquella máxima consagrada constitucionalmente.

En ese trabajo permanente de construcción de caminos y salidas a una problemática de alta sensibilidad, está un grupo humano que actúa como germen multiplicador de buenas prácticas el que cuenta con una líder indiscutida como July Zabaleta, esa mujer y policía que reivindica ambas condiciones sin pudor ni medias tintas.

Se considera una afortunada por haberse rodeado de mujeres que le sirvieron de espejo en el cual reflejarse asumiendo la responsabilidad que le fue otorgada un día gracias a su compromiso y dedicación al frente de la División Políticas de Género. Mujeres que le dejaron huella, "que no sabían que estaban cambiando la historia", que la incluyeron en su vida y le produjeron un impacto tal que la forjaron a ser quien tomó la posta para trabajar por la igualdad de género.

En carne propia

Aquel auditorio no se esperaba lo que tenía para decir aquella tarde, muchos creíamos que sería un discurso cargado de datos y estadísticas. Eran 10 años de acumulación empírica fecunda que bien merecido tenía difundir públicamente con resultados. Pero no, lejos de ello aquella exposición fue toda una autobiografía cargada de emociones y de injusticias íntimas, que dejaron marcado a fuego el sabor amargo de la vulneración de los derechos más elementales. La violencia intrafamiliar pintada con descarnada crudeza, desnudó una adolescencia signada por el abuso de un padrastro que "durante 20 años... se creyó en el derecho de violentar a mi madre, a mis hermanos y a mí", expresó, y un inmenso silencio invadió aquel recinto donde ya no eran pasos los perdidos sino aquellas inocencias abandonadas al impulso de un hombre violento.

Pero había más, mucho más para decir de ese pedazo de vida adolescente que debió sortear para forjar a esta mujer que tiene a su cargo las políticas de género que no tuvo entonces para recibir una respuesta que mitigara aquella conducta familiar incomprensiblemente violenta. "Muchos se preguntaran qué hizo mi madre entonces... ella estuvo con nosotros... fue una sobreviviente", remató.

Me resulta imposible describir ahora lo que sentí en ese momento ante semejante confesión, pero sí advertí que aquella mujer alcanzaba una estatura aún mayor a la que supo construir en todos estos años acompañando primero a Marisa Lindner y asumiendo luego la titularidad de aquella repartición encargada de devolver dignidad y justicia a víctimas largamente postergadas.

Resumió en pocos minutos una década de logros obtenidos en una temática que muestra sus peores coletazos acumulando muertes infames de mujeres y niños/as producto de esa violencia enquistada en aquel rincón sagrado. Y es así que recordó la existencia de Inmujeres; las Unidades Especializadas de Violencia Doméstica y de Género;  y realizó una cerrada defensa de los planes sociales existentes hoy que tanto les hubiera mejorado la vida entonces.

"No creo en la meritocracia", dijo para refutar el pensamiento fácil de quien pudiera argumentarle que aún con lo sufrido pudo salir adelante. Convencida que no basta el esfuerzo ni las ganas, porque "a esas ganas hay que sumarle posibilidades", manifestó.

Suma 25 años como Policía, y lo dice con indisimulado orgullo, en una experiencia que acumula valor a la trayectoria de una profesional que hizo también una carrera universitaria en sicología. Destacada en una institución de acentuado perfil machista, ha contribuido a su transformación, cambiando la ecuación de fuerzas y abriendo espacios para que las mujeres formen parte de la Policía Nacional en igualdad de condiciones.

Una institución en la cual "era impensable que una persona homosexual pudiera mostrarse naturalmente y compartir detalles de su vida privada con los compañeros de trabajo, sin ser discriminada... hoy contamos con la posibilidad de casarnos con quien elijamos... En el año 2016, una directora del Ministerio del Interior, se casa con una mujer y no perdió el trabajo...", y aquella cita autorreferencial le dibujó una sonrisa de satisfacción por ser -ella misma- un ejemplo de los cambios operados en la cartera.

Aquel auditorio -que colmaba las instalaciones del Salón de los Pasos Perdidos- se puso de pie y un cerrado aplauso (que superó largamente el minuto), inundó el recinto mientras aquella mujer y policía, se fundía en un abrazo emocionado con otra mujer que quiso la vida que llegara a ser Vicepresidenta de la República.

Poco puede agregarse, Ella, mujer y policía, inundó el aire de aquel recinto con un aroma de justicia, derechos y reivindicaciones que nos hizo un poco más iguales a todos.





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net