.

" />
Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcelo Marchese
imagen del contenido Marcelo Marchese

El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM

Marcelo Marchese

21.03.2019

En septiembre del 2014, en la escalinata del avión que lo llevaría a Finlandia, Mujica anuncia que "vamos a iniciar las negociaciones para la posible instalación de una papelera en una zona deprimida del país".

En febrero del 2017, y antes de viajar a China a negociar el puerto de Punta Yeguas, en el lobby de un hotel en Finlandia, Vázquez anuncia que la negociación con la trasnacional navega viento en popa.

En septiembre del 2017, se baja del barco que navega viento en popa, Andrés Masoller, el número 3 del Ministerio de Economía y Finanzas, y dice: "Fundamentalmente (la renuncia) es por desacuerdos con la forma en que se está llevando adelante la negociación con UPM".

En noviembre, luego de reiterados e infructuosos anuncios, se firma el Contrato ROU UPM. En agosto del 18, miles de ciudadanos elevan una Petición al Poder Ejecutivo para que desista del Contrato. En diciembre vence el plazo para que el Poder Ejecutivo de respuesta a la Petición. En diciembre del 18 y marzo del 19, miles de ciudadanos presentan una denuncia por inconstitucionalidad a la cámara de diputados y entre los firmantes, se encuentra Andrés Masoller.

En la Comisión de Constitución de la cámara, se negocia, en febrero del 19, una comparecencia de representantes del Poder Ejecutivo, pero en marzo, el Poder Ejecutivo da marcha atrás y presenta un escrito justificatorio, donde la ausencia radical de argumentos es suplantada con decenas de páginas de palabrerío.

Como decía Carlos Quijano, nada hay más porfiado que un hecho. Uno podrá elucubrar y concebir interpretaciones, pero los hechos siguen ahí, como manada de lobos acosando a su presa ¿Qué nos dicen los fríos hechos sobre el Contrato ROU UPM?

No podemos saber cuándo comenzó la negociación, lo que sí podemos saber es que nunca jamás se nos informó absolutamente nada, hasta que una mañana nos enteramos que el gobierno había firmado un Contrato por el cual, sin obtener un sólo peso de beneficio, haríamos la mayor inversión pública en la Historia del País. A costa de pagar más impuestos y tarifas exorbitantes, invertiremos miles de millones de dólares a pedido y beneficio de una empresa trasnacional, y contaminaremos aún más nuestras aguas, y esquilmaremos aún más nuestra tierra, y modificaremos nuestras leyes laborales, y alteraremos nuestra educación, e invadiremos jurisdicciones departamentales, y nos someteremos a los tribunales del Banco Mundial, y por cincuenta años, no podremos gobernar en las áreas establecidas en el Contrato, so pena de exponernos a multas escalofriantes y todo esto, con ser mucho, no lo es todo, queda por ver algo más, algo espeso y viscoso y oscuro y siniestro.

Asistimos a una subversión de la democracia republicana, pues por un lado la República pierde soberanía al relegar a una trasnacional la posibilidad de legislar en ciertas áreas, y por el otro, se lleva a cabo esta operación en secreto y con un empecinado silencio. Nuestros magistrados y representantes fueron colocados en sus cargos de privilegio para conducir el País, mientras nosotros producimos riquezas materiales e intelectuales, entre otras cosas, para pagarles el sueldo. Los magistrados y representantes no están por encima de nosotros, son nuestros empleados, y deben gobernar para todos e informarnos de su labor.

Todo aquel magistrado que use de su poder para lanzar decretos mordaza que impidan que nuestros científicos nos informen de la calidad de nuestras aguas, es un subversivo de la libertad de expresión. Todo aquel magistrado que esconda informes de OSE que avisen que nuestra agua potable no es potable, es un subversivo de la verdad. Todo aquel magistrado que firme acuerdos por los cuales, nuestra República pierde capacidad de gobernar sobre nuestro territorio, y entrega ese poder a las trasnacionales, es un subversivo de la República. Todo magistrado que oculte meticulosamente su accionar, guarde un empecinado silencio sobre turbios negocios, y hable desde la arrogancia para mentirnos a todos con la mejor cara de jugador de poker, es un subversivo de la democracia.

Sobre la tierra primero se organizó el hombre en forma democrático tribal, luego vinieron los imperios esclavistas, los monarquías feudales y las Repúblicas, pero nada es para siempre. Las trasnacionales han incrementado aceleradamente su capacidad de concentrar riquezas. Veintiséis individuos acaparan la misma riqueza que tres mil ochocientos millones de personas. No se precisa de un elevado coeficiente intelectual para darse cuenta que este desequilibrio en términos económicos, genera un desequilibrio en términos políticos que, traducido a lo que nos preocupa, significa imponer las decisiones de las trasnacionales en los territorios donde vienen a apoderarse de todo.

Primero obtienen Zonas Francas para incrementar sus ganancias y debilitar a los Estados, pero luego, UPM dixit, obligan a los Estados a invertir para su exclusivo beneficio, se excluyen de los tribunales controlados por los Estados, y modifican la educación y las normas laborales de todo un país. Si todo esto además se logra haciendo una jopeada al Parlamento y la sociedad, si el Poder Ejecutivo oficia de capataz de la empresa violando competencias de otros poderes, toda la operación se resume a dos conquistas vitales: robar recursos naturales, y debilitar la resistencia de las poblaciones. Traducido a quinientos años atrás: se trata de llevarse el oro y la plata, quebrando la resistencia de los aborígenes.

Antes que ningún otro, este es nuestro desafío de hoy. Salvo los pocos que hagan negocios con UPM, y salvo sus variopintos empleados, tres millones cuatrocientos mil individuos debemos defender nuestra democracia republicana con uñas y dientes. Todo lo que hacen y todo lo que saben nuestros empleados llamados magistrados y representantes, nos lo deben informar, so pena de convertirse en criminales subversivos.

¡Alerta! ¡En las oscuras aguas del secreto y el silencio, sólo nadan los reptiles de presa! Si nos acostumbramos al secreto y al silencio, permitiremos que en un futuro próximo, nuestros magistrados y representantes subviertan su rol y se conviertan en dictadores que imponen sus decisiones (las decisiones de otros) obligándonos a todos a guardar respetuoso silencio y sumisión.

Dejemos por un instante en suspenso si UPM dará trabajo y beneficiará al País, o si será un negocio absolutamente ruinoso para nosotros. Antes que eso y antes que nada, debemos advertir que el secreto y el silencio, es un veneno negro y espeso que se inocula en el cuerpo de la República.



Marcelo Marchese

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net