*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Carlos Wuhl

Francia: Macron ¿porqué no un Estado de Sitio ?

Carlos Wuhl

22.03.2019

Un nuevo paso en la fuga hacia adelante por parte del gobierno de Emannuel Macron, es la de hacer intervenir para contrarrestar la movilización de los « chalecos amarillos después de 5 meses, de llamar al ejército francés para proteger los edificios y sitios de Paris.

El « Plan Sentinelle », que se formó con motivo de los ataques terroristas en Francia, es el contingente del ejército francés que se encarga, ya desde mas de dos años. de vigilar, estaciones de trenes, aeropuertos, y las principales calles en toda Francia. Hoy el presidente ha ordenado que dicho contingente ante los sucesos del último sabado donde los llamados « casseurs » que forman el « black-bloc » sembraron ataques violentos contra edificios, comercios y bancos, en la principal avenida de Paris, los famosos Campos Eliseos.

Esta decisión de hacer intervenir el ejército en un conflicto social, ni el propio Gral. De Gaulle, fundador de esta V República había osado hacerlo, mismo en los días más álgidos del mayo francés de 1968, solo el carácter tozudo, y con una sordera ya crónica, Macron se ha lanzado a esta aventura, que pone la situación general de este conflicto social, a las puertas de una posible tragedia, ya que las tropas del Plan Sentinella, tienen armas de guerra y prontas a ser utilizadas en todo caso de enfrentamiento, el propio Gobernador militar de Paris, lo ha confirmado, « no es tarea del ejército el de imponer orden social, sino es su tarea la de enfrentar quienes quieran sembrar el pánico social armas a la mano y prontas a utilizarlas ».

El propio gobierno, con su Ministro del Interior, Christophe Castaner a la cabeza, afirman haberse sido pasados por los hechos ocurridos el sabado pasado en Campos Eliseos, uno, el presidente estaba haciendo sky con su esposa en los Alpes, y el ministro del Interior se mostraba en una boite de noche. Solo en la mañana del domingo reaccionaron, y el Prefecto de la policía de Paris, fue despojado de su cargo al no dar « las órdenes de mantener la situación en mano ». La policía, y en especial las fuerzas policiales especializadas, recibieron ordenes de no actuar, cuando los del grupo « black bloc » destruyeron uno de los restaurantes mas reputados de los Campos Eliseos, « Le Fouquet », así como una agencia de un banco y varias boutiques de lujo, detrucción y pillaje, que las fuerzas policiales dejaron hacer. Junto al despido del prefecto de policía, tanto Macron, como su ministro Castaner, acusaron a los « chalecos amarillos », de ser COMPLICES de estas acciones, lo cual ha hecho aumentar más la presión a quienes desfilaron pacificamente y que nada tenian que ver con los desmanes y que preparan para mañana sábado 23 marzo la 19 manifestación por toda Francia, mismo con la prohición de manfestar en los Campos Eliseos, y otras lugares. Otra presión inútil de este gobierno, que desde la primera semana de manifestaciones populares, podría haber suspendido los aumentos del precio de la nafta, que en aquél momento fue la primera reinvindicación de los « chalecos amarillos », el gobierno es responsable de dejar podrir esta situación ante su intransigencia y sobre todo la de mantener su línea politica a favor de una clase social de financieros e industriales, y afirmando, que a pesar de todas las discusiones, el gobierno continuará en su mismo proyecto.

Se le suma ahora un enfrentamiento al Senado de la República, que por la Constitución su deber es controlar las acciones del gobierno, y en esta acción vienen de editar un memorandum, que ponen a la orden de la Justicia, nuevamente al ex personaje del guarda-espalda y hombre de confianza de Macron, Alexander Benalla, así como al tres personajes del circulo próximo al presidente francés. Las conclusiones del grupo senatorial representan un desafío para Macron. Los ponentes cuestionaron el testimonio que hicieron bajo juramento tres de sus más estrechos colaboradores: su jefe de gabinete, Patrick Strzoda, el secretario general del Palacio del Eliseo, Alexis Kohler, y el general Lionel Lavergne, jefe de seguridad del mandatario. A los tres se les reprochan "omisiones", "incoherencias" y "contradicciones" y eso podría tener consecuencias legales para ellos.

Se suma a todo este « embroglio » de un gobierno que torna a lo ridículo, la noticia de hoy viernes, la demisión a su cargo del intendente de la ciudad de El Havre, Luc Lemonnier (antigua ocupación del actual Primer Ministro, Edouard Philippe) por ser denunciado de enviar « selfies de caracter pornográfico » a una serie de ayudantes de su intendencia. Sin duda alguna, como lo afirman las mass-medias francesas que el actual Primer Ministro conocía las « desviaciones » de su sucesor en la intendencia de Le Havre.

El Presidente Macron, realizó una reunión con intelectuales franceses, la mayoría ganados a su causa, para tratar de justificar lo acertado de sus medidas y en especial que no está de acuerdo sino todo lo contrario a la « oposición » que viene de la calle. Uno de los invitados, pero que no asistió a esa reunión, fue el filosofo y economista Frédric Lordon, que en una carta abierta, entre muchas cosas le expresa :

De hecho, sobre cómo usa el lenguaje para "debatir" como usted dice, hemos sido bastante claros durante mucho tiempo. Esta es una forma particular, que se recordará, porque habrá hecho realidad lo que una novela de Orwell conocida había anticipado exactamente hace 70 años, al menos después del gran éxito de su memoria itinerante, no podemos decir que no tiene el significado de los aniversarios. Es una manera particular de usar el lenguaje porque ya no es solo una mentira. Por supuesto, en sus instituciones, siguen mintiendo, groseramente, sin vergüenza. Sus abogados mienten, su policía miente, sus expertos médicos del servicio mienten: lo que ha intentado hacer en memoria de Adama Traore (hombre de color, muerto suspecto en una comisaría) por expertos interpuestos, por ejemplo, es inmundo. Pero, estaría casi tentado de decir que es una mentira tristemente ordinaria. Usted y sus secuaces ministeriales de la nación de nueva creación, es otra cosa: destruyen el idioma. Cuando la Sra. Buzyn (Ministro de la Salud) dice que está quitando camas para mejorar la calidad de la atención; cuando la señora Pénicaud (Ministro de Trabajo) dice que el desmantelamiento del código laboral amplía las garantías de los empleados; cuando la Sra. Vidal (Ministro de enseñanza superior) explica el aumento de las tasas de matrícula para los estudiantes extranjeros en aras de la equidad financiera; Cuando introduce la ley sobre noticias falsas (fake news) como un progreso de la libertad de prensa, la ley anti-casseurs como una protección del derecho de protesta, o cuando nos explica que la represión de la ISF(impuesto a las grandes fortunas) es parte de una política de justicia social, vemos que estamos en otra cosa, algo más que una mentira. Estamos en la destrucción del lenguaje y el significado mismo de las palabras. 

Pienso que entre las semanas y horas que Macron, ha utilizado para mejorar su cota de popularidad,  ante las "aclaraciones" de Lordon, hay muy poco que agregar. Y esta es la realidad de un gobierno, clasista y de maneras de rey, que pone un enfrentamiento, al movimiento popular a un régimen que quiere seguir adelante, cueste lo que cueste...incluso ahora de poner los militares, no para imponer la seguridad frente al terrorismo, sino hacerlo enfrentar al pueblo. No es casual que este payaso de Ministro del Interior, Castaner, como antes lo hizo el ex Primer Ministro de Hollande, Manuel Valls, de eregirse en igualdad de pensamiento con George Clemanceau, que no dudó usar las fuerzas armadas contra los huelguistas en la época que fue Ministro del Interior. Un "vestido" que les grande de compararse al "tigre" Clemanceau, el Padre de la Victoria de la guerra 14-18. 

Carlos Wuhl



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net