*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hacer política sin ser lobo ni oveja
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Atentado en Notre Dame de París
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Estados confesionales en el mundo
Michael Añasco Michael Añasco
Rwanda a 25 años del genocidio
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
En polémica. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Paris: la catedral de Nôtre Dame en llamas
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Maldición de Malinche
Carlos Visca Carlos Visca
Al margen de los últimos acontecimientos en las Fuerzas Armadas
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Sionismo: de la emancipación judía a nación de amos
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
Nuestro Judas Oriental y la Resurrección en Anchorena 
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
William Marino William Marino
Los torturadores
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Beresheet se estrelló. Pero Israel no fracasó.
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Censura o “problemas cargando la página”
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
¿En nombre del pueblo? La amenaza populista a la salud
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
La República no era platónica
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Otra economía, otro país
Jaime Secco Jaime Secco
El problema no es el dictamen sino la existencia de tribunales de honor
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
Jorge Braun Jorge Braun
Jose Nino Gavazzo, una pieza insignificante en el engranaje de la DICTADURA.
Héctor Musto Héctor Musto
El Partido Independiente: error y falta de ética política
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Mieres
Juan Santini Juan Santini
La Justicia de una democracia tutelada
Pablo Rudich Pablo Rudich
Masacre de Christchurch y la ultradercha en Austria
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El mejor candidato para ganarle al Frente Amplio
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Jorge Ángel Pérez

Censura o “problemas cargando la página”

Jorge Ángel Pérez

11.04.2019

Censura o “problemas cargando la página”

 

La censura, esa que dedica el gobierno a los medios que no se subordinan a sus políticas, trajo nefastas consecuencias en el mundo y en todos los tiempos

La noticia más comentada en la Cuba de estos últimos días fue una censura que se decretó en el oriente del mundo y enunciada en mandarín. Tras un dictamen de las autoridades chinas la película "Bohemia Rhapsody" fue mutilada sin recato, poniendo en lo oscuro algunas esencias de uno de los músicos más grandes de la historia. Sin dudas, en un país con miles de millones de habitantes, la repercusión se hizo enorme y los ecos se propagaron a gran velocidad, llegando incluso hasta el Caribe, a esta isla donde la verdad no se hace muy visible, a un país acostumbrado a la mentira, a la censura, aunque el discurso oficial no use con frecuencia el sustantivo.

Los cubanos somos, en cantidad, mucho menos que los chinos, y la cinta no llegó aún a las dos o tres salas de cine que nos quedan, lo que significa que podríamos esperar unos cuantos años para ver a un Freddy mucho más estropeado por los reproches, pero a eso ya estamos acostumbrados. Recordemos que por acá los barbudos legitimaron la censura apuntando al celuloide. "PM", aquel "ingenuo" documental de Sabá Cabrera Infante y Orlando Jiménez Leal, llevó a los comunistas a inaugurar la represión contra el arte en Cuba, muy poco después de los primeros ataques que dedicó a la prensa.

Y aquella reprobación inicial inauguró también la valentía, expresada, curiosamente, a través del miedo; el miedo se hizo épico en la voz de Virgilio Piñera, el primero de los artistas que, delante de Fidel Castro, enunció el desasosiego que le provocaba la censura. Así se fundó el coraje en esa Cuba a la que todavía algunos llaman revolucionaria, poniendo al miedo en el punto más visible, frente a los ojos de Fidel Castro; pero desgraciadamente la turbación continúa, la censura se prolonga, y los nacionales no consiguen reconocer su presente leyendo la prensa oficial, esa que solo responde a los intereses de la minoría en el poder.

La Cuba de estos días sabe poco de ella misma, y la prensa oficial polariza burdamente la situación de sus "benefactores" venezolanos. Todo el aparato informativo está centrado en demonizar a Guaidó mientras hace las más ridículas alabanzas de Maduro, a quienes los cubanos prontísimo bautizaron como "Podrido". A los cubanos no les sirve el "Granma", y "Cubadebate", por razones obvias, tiene una miseria de lectores. Los cubanos buscan la verdad en otros sitios, donde los entramados de la política cubana son puestos en la mirilla. Los nacionales quieren la verdad y la buscan alejados del discurso oficial, pero no siempre lo consiguen.

"La cosa está mala", me dijo un vecino que busca ansioso alguna verdad. Y es muy cierto que está mala "la cosa", pero él no habla de la falta de harina para el pan, ni de los medicamentos que no aparecen en esa farmacia donde se produjo nuestro encuentro. El hombre no habla de las carencias que son lugar común desde hace sesenta años. Para él lo peor es no poder acercarse a la realidad, a esa que, según me asegura, encontraba en CubaNet. Él quiso que le explicara porque no puede acceder al sitio, soñaba con que solo fuera un error de conexión, una "torpeza de viejo".

Me contó que cada vez que cliquea, para advertir que CubaNet es el sitio al que desea acceder, recibe la misma respuesta: "Problemas cargando la página". Se asombró al saber que me ocurría lo mismo, que un aviso idéntico recibían todos los cubanos que se procuran una conexión a CubaNet  y a otros sitios que no son del agrado del gobierno. Este cubano no supo hasta entonces que Díaz-Canel estuvo demonizando esos espacios que no hacen compromisos con el poder comunista y que denuncian sus arbitrariedades.

Aquel hombre tan molesto, sin ningún recato y en medio de enfermos que procuraban algún remedio en la farmacia, habló bien alto de una revista que conoció la España del siglo XIX y a la que dieron el nombre de "La censura". "Estamos peor", dijo, asegurando que aquella iglesia decimonónica era capaz de hacer notar los presupuestos de quienes atacaban a la institución religiosa; "reconocían a sus detractores, y desde ahí los enfrentaban", aseguró.

"¿No te parece mejor?", preguntó y yo asentí, prometí que escribiría estas líneas aunque los cubanos, sus verdaderos destinatarios, no pudieran leerlas. Yo sé que ese hombre, ya viejo, bien reconoce que quienes censuran a CubaNet no conseguirán restablecer la credibilidad de Granma y sus semejantes, que el desaforado control y las prohibiciones que ordenan tiene como presupuesto tender un "manto de silencio" sobre sus atropellos, sobre la cárcel y la represión que dedican a sus opositores y a quienes escriben en esos medios que pretenden restringir.

La censura de esos sitios, su demonización, da vía libre a la represión que el poder instituye y ejecuta, y también a esa otra que "solapadamente" incita, y que hacen suya los peores delincuentes. Resulta curioso que uno de los sustantivos que menos aparece en la retórica oficial comunista sea justamente la "censura", aunque este gobierno, que ya exhibe demasiados años en el poder, prohíba a diestra y siniestra, sin que enuncie sus ejercicios recriminatorios, y eso les hace creer que sus prohibiciones no son advertidas.

Es significativo que, a pesar de la represión, cada día son más los periodistas jóvenes que resuelven trabajar en medios no oficiales, esos a los que el gobierno impide el acceso. La censura, esa que dedica el gobierno a los medios que no se subordinan a sus políticas, trajo nefastas consecuencias en todo el mundo y en todos los tiempos. La censura hace que desaparezcan los caminos de reconciliación. La censura, y la violencia que de ella nace, pueden esconder la verdad por un tiempo, pero jamás podrá cambiarla. Siempre habrá un Virgilio Piñera que hable con preocupación del miedo, siempre habrá una poeta, como Anna Ajmatova, que por temor a la censura destruya sus poemas después de memorizar cada uno de los versos. Sin dudas siempre aparecerán maneras de llegar a CubaNet, de encontrar la verdad.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net