*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Faltan… días
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Ana Jerozolimski

Beresheet se estrelló. Pero Israel no fracasó.

Ana Jerozolimski

12.04.2019

Aunque la nave israelí Beresheet, tras 48 horas en el espacio, no logró aterrizar sana y salva sobre la luna, haber llegado hasta allí fue un gran logro del Estado de Israel. No por consolarnos artificialmente tratando de buscar la mitad llena del vaso, sino porque esa mitad realmente es la central.

Israel se convirtió en el séptimo país del mundo en rodear la luna entrando en órbita tal cual estaba planeado. De hecho, llegó hasta la luna misma. Pero por  algunas fallas técnicas a último momento, la velocidad con que avanzó hacia su superficie-minutos después de un problema en el motor central- no le permitió aterrizar como se esperaba.

Beresheet se estrelló y no vuelve a Israel. Tampoco alcanzó por cierto a realizar el estudio del campo magnético de la luna que estaba planeado para las 72 horas programadas sobre la superficie lunar. Pero el camino recorrido es la base sobre la que se comienza a preparar el nuevo intento. Y lo habrá, es indudable. No está claro si llevará 2 ó 3 años, como le dijeron hoy en la Industria Aeronáutica israelí al Primer Ministro Biniamin Netanyahu, pero conociendo a Israel, seguro habrá otro intento. Y otro, hasta que funcione.

Es interesante el fenómeno que se está dando ahora en Israel. Claro que hay decepción. Sería ilógico que no la hubiera. Pero hay mucho más orgullo.

Lo reflejaban los rostros de todos los que miraban expectantes las transmisiones especiales. El Primer Ministro Biniamin Netanyahu que llegó especialmente a la central de la Industria Aeronáutica en Yehud, el Presidente del Estado Reuven Rivlin que invitó a la residencia presidencial en Jerusalem a numerosos niños con sus padres, a mirar juntos la transmisión. Los ingenieros encargados del proyecto, que en las últimas semanas poco parecían vivir en el trabajo.La gente que comentaba por doquier "hoy Israel llegará a la luna".

Pero el orgullo no fue sólo antes. Es también ahora. Como el irradiado por el Presidente Rivlin cuando al dirigirse a todos los invitados en Beit HaNasí , tras destacar todo lo positivo, comenzó a cantar a viva voz el Hatikva, el himno nacional de Israel. Y seguramente, trataba de contener llanto de emoción.

Israel mostró una capacidad tecnológica que pocos países del mundo tienen. Llegar a una distancia de 400.000 kms , hacer todo lo que hizo hasta que la nave llegó a la luna-aunque terminó estrellándose-es señal de un altísimo nivel.

Pero sinceramente, para mí lo central pasa por otro lado, aunque evidentemente va de la mano de ello.

Todo el proyecto Beresheet, los años de  preparación, lo que se enseñó en las escuelas , todo lo que se hizo alrededor de la preparación para el lanzamiento a la luna, fue un gran emprendimiento educativo. Fue más que nada, una gran fuente de inspiración. Por eso el Presidente invitó a los niños. Para que se emocionen con el sueño, con la meta, con la visión.

Y eso no se pierde. Al contrario, se intensifica.

Cuando se analiza cómo llegó Israel, un pequeño país de 9 millones de habitantes y una diminuta geografía que parece ni entrar en el mapa, a convertirse en la "start-up nation", una de las explicaciones es que sabe no caer cuando algo no funciona. Sus emprendedores  conocen la importancia de probar de nuevo. Temer al fracaso no mueve montañas. Osar intentarlo, sí.

El alunizaje puntual planeado para este jueves 11 de abril, no funcionó. Pero hasta que otra nave israelí lo logre, seguirán creciendo niños que mirarán al cielo, recordarán los esfuerzos y las expectativas, y decidirán que vale la pena probar de nuevo. No sólo para aterrizar en la luna, sino para seguir abriendo puertas  y rompiendo barreras tal como lo ha hecho Israel desde que nació.



Ana Jerozolimski



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net