*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Internacionales

OTHER NEWS

Trump, xenofobia y rentabilidad

15.04.2019

MÉXICO (Other News/José Murat*/La Jornada)- Nuevamente la vocación xenofóbica y la búsqueda de rentabilidad electoral, del gobierno trumpista, vulneran los derechos humanos de la población migrante, amenazan la estabilidad económica de México, ponen en riesgo el acuerdo comercial trilateral y trastocan los propios equilibrios institucionales en el país de origen de la marea ultraderechista, Estados Unidos.

Foto: XINHUA

El más reciente capítulo de la embestida neofascista en contra de nuestro país y el subcontinente latinoamericano es la amenaza del presidente estadunidense de cerrar los 3 mil kilómetros de frontera entre nuestros países al tránsito de personas y mercancías, además de no concluir y dar vigencia al llamado TMEC, sucedáneo del TLCAN.

El costo de cerrar la frontera sería lesionar la vida ordinaria de miles de personas que de manera cotidiana ingresan a territorio estadunidense y la cancelación del acuerdo comercial afectaría un mercado global de comercio regional entre los tres países, México, Estados Unidos y Canadá, superior a los 2 mil 600 millones de dólares diarios, de los cuales México exporta mil millones.

Para bloquear la frontera tendría que iniciarse la construcción del inefable muro, usando los instrumentos que otorga al gobierno estadunidense la Ley de Emergencia Nacional, una normatividad pensada para verdaderos casos de crisis en ese país, que justifican el uso de facultades extraordinarias del titular del Poder Ejecutivo, condiciones que no se encuentran presentes hoy, ni de lejos, a juicio de las principales figuras del establishment estadunidense, incluidas destacados personajes del partido en el gobierno, y según la opinión de especialistas en la materia.

Se trata de un estatuto que el Congreso estadunidense aprobó en 1976 y que permite a los presidentes declarar estados de excepcionalidad, que les confieren mayores facultades, pero no legislativas y mucho menos en un tema tan sensible para la división de poderes como la redacción del presupuesto de egresos.

Con la declaración de emergencia nacional el presidente pretende allegarse de recursos para el muro más allá de mil 400 millones que el Congreso aprobó para el rubro general de seguridad fronteriza. El decreto de emergencia le permitiría al ejecutivo disponer de recursos del Pentágono y de otras partidas sin la autorización del Congreso.

Pero tan hay rechazo al decreto del presidente Trump, que, como es del dominio público, ambas cámaras del Congreso votaron en contra de la aplicación de esa normatividad de excepción.

La Cámara de Representantes votó ese decreto el 26 de febrero con 245 votos en contra -13 de ellos republicanos- frente a 183 que avalaron la iniciativa presidencial. Dos semanas después, el 13 de marzo, el Senado aprobó con 59 votos a 41 una resolución para revocar la aplicación de la citada ley.

En un hecho inédito, 12 senadores republicanos se unieron a la resolución impulsada por los demócratas para anular el decreto. Cuatro de ellos, Susan Collins, Lisa Murkowski, Thom Tillin y Rand Paul, anunciaron desde el principio que votarían en ese sentido.

La declaración de ese estado de excepcionalidad constitucional no tiene pues ningún sustento, y por eso encontró la oposición férrea no sólo de los representantes y senadores demócratas, sino también de muchos legisladores republicanos.

Desafortunadamente para la causa de los derechos humanos y un mundo abierto, la Cámara de Representantes no pudo reunir, el 26 de marzo, la mayoría calificada para invalidar el veto presidencial y mantener la anulación del decreto de aplicación de la ley de emergencia nacional.

También se han pronunciado en contra, y llevado su inconformidad al ámbito judicial, un grupo de 16 estados, entre ellos California, Nueva York y Colorado, que interpusieron una demanda para impugnar la declaración de emergencia. El argumento medular de la demanda presentada en una corte federal de San Francisco es que el decreto que otorga facultades extraordinarias para disponer discrecionalmente del presupuesto, y que podría afectar las partidas para los estados, es inconstitucional.

En los hechos, todos los detractores coinciden, es una crisis artificial: el presidente sobredimensiona lo que pasa en la frontera sur para incidir en los temores y prejuicios de su base electoral, con el objetivo de que se vea intransigente, implacable, en el combate a una emigración al alza y a un crimen ascendente que, en su realidad paralela, sólo él y sus principales asesores observan.

El motivo real para amenazar con el cierre de la frontera, iniciando la construcción del muro de la ignominia, y la cancelación del acuerdo comercial trilateral, es una estrategia electoral de coyuntura, no una decisión sustentada en datos duros, pues el flujo de inmigración ilegal ha descendido y el crimen violento ha estado disminuyendo de manera sostenida los años recientes.

Ante esta nueva embestida conservadora contra nuestro país, propiciada por el interés de incidir en las elecciones presidenciales del próximo año, la unidad y la defensa de la dignidad nacional, que no significan confrontación ni sumisión, son una necesidad impostergable que trasciende fronteras ideológicas.

 

* Presidente de la Fundación Murat



Other News

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net