*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hacer política sin ser lobo ni oveja
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Atentado en Notre Dame de París
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Estados confesionales en el mundo
Michael Añasco Michael Añasco
Rwanda a 25 años del genocidio
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
En polémica. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Paris: la catedral de Nôtre Dame en llamas
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Maldición de Malinche
Carlos Visca Carlos Visca
Al margen de los últimos acontecimientos en las Fuerzas Armadas
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Sionismo: de la emancipación judía a nación de amos
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
Nuestro Judas Oriental y la Resurrección en Anchorena 
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
William Marino William Marino
Los torturadores
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Beresheet se estrelló. Pero Israel no fracasó.
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Censura o “problemas cargando la página”
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
¿En nombre del pueblo? La amenaza populista a la salud
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
La República no era platónica
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Otra economía, otro país
Jaime Secco Jaime Secco
El problema no es el dictamen sino la existencia de tribunales de honor
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
Jorge Braun Jorge Braun
Jose Nino Gavazzo, una pieza insignificante en el engranaje de la DICTADURA.
Héctor Musto Héctor Musto
El Partido Independiente: error y falta de ética política
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Mieres
Juan Santini Juan Santini
La Justicia de una democracia tutelada
Pablo Rudich Pablo Rudich
Masacre de Christchurch y la ultradercha en Austria
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El mejor candidato para ganarle al Frente Amplio
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Internacionales

“¿Qué hice para estar aquí?

Los primeros cien caóticos días de Bolsonaro

15.04.2019

BRASILIA (Uypress) – El filofascista Jair Bolsonaro cumple sus primeros cien días como presidente de la principal potencia económica latinoamericana con un balance que muestra una gestión errática, dos ministros destituidos y profundas divisiones en el gabinete, en por lo menos cuatro sectores.

(Foto: Alan Santos/Presidencia de Brasil)

 

Afirmando haber cumplido las 35 metas propuestas para los primeros cien días de gobierno, el presidente de Brasil, Jair Messias Bolsonaro, dio gracias a su equipo este jueves 11 y se confesó: "De vez en cuando le pregunto a Dios, ¿yo qué hice para estar aquí?, cosa que tal vez se pregunten también -como un padecimiento- miles y miles a lo largo y ancho no solo de Brasil sino del mundo todo.

En un artículo de Nala Galarraga Cortázar para El País de Madrid, la autora afirma que franqueza del excapitán entusiasma a sus fieles, mientras atribuye a su hijo Carlos, apodado el Pitbull, los méritos de su llegada al Palacio de Planalto.

"Él me puso aquí. Realmente fueron sus medios los que me colocaron aquí", admitía el antiguo militar y veterano diputado.

Se puede considerar a Bolsonaro como el presidente más atípico de la potencia sudamericana desde el retorno de la democracia luego de décadas de dictadura a partir del golpe militar del 31 de marzo de 1964, que justamente ordenara festejar días atrás. No solo porque Facebook fue clave en la victoria del ultraderechista, afirma Galarraga, sino porque preside un Gobierno dividido en facciones cuya trayectoria desde el 1 de enero ha sido errática, con divisiones internas, estridente en las formas y con cargas de profundidad contra las instituciones.

En solo tres meses, el presidente ha destituido dos ministros  y causado indignación dentro y fuera de Brasil al alentar al Ejército a que conmemorara el golpe de o al afirmar, nada menos que en Israel, que "no hay duda de que el nazismo fue un movimiento de izquierdas".

Y mientras busca apoyo parlamentario para que sus dos grandes proyectos -la reforma del insostenible sistema de previsión social y las leyes para combatir el crimen y la corrupción- avancen en el atomizado congreso, Brasil ha hecho nuevos amigos en la arena internacional. Pero la economía sigue sin despegar mientras la oposición está desaparecida y el presidente se empeña en erosionar la credibilidad de la prensa o de las propias instituciones del Estado.

Capital dilapidado

El nacionalpopulista se estrenó con un enorme capital político gracias a su contundente victoria y a la enorme confianza de los mercados. Pero lo ha dilapidado hasta convertirse en el presidente peor valorado en el primer trimestre, según Datafolha. Este Gobierno es pésimo o malo para un 30%, regular para un 33% y óptimo o bueno para el 32% restante. Sus votantes lo eligieron porque encarnaba un cambio radical. Confiaban en que diera la vuelta al sistema y resucitara la economía, pero el arranque ha sido accidentado. En este país obsesionado por cuantificarlo todo, los medios se han llenado de balances. O Globo sostiene que el presidente ha cumplido íntegramente 18 y parcialmente 17 de sus 35 promesas para los 100 primeros días. Desde facilitar la posesión de armas hasta la paga navideña anunciada el jueves para 13 millones de familias pobres que reciben la ayuda Bolsa Familia.

Expectativas

Para el 60% de los encuestados por Datafolha, ha hecho menos de lo esperado. Al analizar hasta qué punto ha cumplido las expectativas, la profesora Tassia Cruz de la Fundación Getulio Vargas divide a sus votantes en tres grupos. "Para los que lo eligieron porque no era el PT [el Partido de los Trabajadores, de Lula], con un anhelo de renovación política, de separar la presidencia de los escándalos de corrupción, de tener un Gobierno de tecnócratas y políticas públicas eficaces, ciertamente no estuvo a la altura", explica. Los atraídos por su agenda liberal en economía "todavía tienen esperanzas de una mejora", añade. Pero la especialista sostiene que gobierna para el tercer grupo, los que abrazan su discurso sin fisuras. "Aunque representan una minoría de sus votantes, son los más ruidosos en redes sociales, generando una imagen de satisfacción con el desempeño del presidente". Ahí está la hábil mano de su hijo Carlos, el estratega en Internet, donde el presidente tiene 26 millones de seguidores entre una población enganchada al universo paralelo de las redes. Su agradecido padre sostiene que merece un ministerio.

Economía

Es el terreno donde se juega la batalla crucial. Y del que el presidente no tiene idea. "No soy economista, ya dije que no entendía de economía", admitió el viernes después de que su intervención para que Petrobras no subiera el precio del diésel por miedo a que los camioneros le paralicen el país hiciera perder a la petrolera estatal en Bolsa 32.000 millones de reales (8.250 millones de dólares). Es el clásico desaguisado de Bolsonaro. Tras una breve recesión, la economía crece pero débilmente. El mandato presidencial arrancó con una sucesión de récords en la Bolsa de São Paulo y unas primeras privatizaciones, pero ese optimismo no se ha traducido en mejoras tangibles para la ciudadanía. El desempleo ha subido al 12,4% mientras se suceden las rebajas en las previsiones de crecimiento económico. La última, la del Itaú, el primer banco privado, del 2% al 1,3% para este año.

Nuevos amigos

El capitán retirado, cuyo lema es "Brasil por encima de todo, Dios por encima de todos", se ha alineado con EE UU e Israel además de exigir el fin del chavismo en Venezuela. Toda una revolución para una diplomacia conocida por su sutileza..

Familia

Los Bolsonaro son un clan con tres hijos estratégicamente situados en sendas Cámaras. La enorme influencia de Carlos y sus hermanos en el patriarca ha causado importantes fricciones dentro del Gabinete con humillantes gestos públicos. Fue Eduardo, diputado y enlace con el movimiento nacionalpopulista, y no el ministro de Exteriores quien estuvo en el Despacho Oval con los presidentes Bolsonaro y Trump. Flavio, el primogénito, es el flanco por el que le salpican la sombra de la corrupción porque el también senador es investigado por recibir pagos irregulares. Y sospechosos vínculos con las milicias de Río rondan a la familia hace años.

 

Fuente: El País de Madrid

 




UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net