*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Fernando Gil Díaz
imagen del contenido Fernando Gil Díaz

Maldición de Malinche

Fernando Gil Díaz

15.04.2019

Colorados de hipocresía En los albores de una campaña electoral que tendrá su primer mojón en las internas de Junio, se coló de golpe el tema de los desaparecidos con una confesión que puso fin a un pacto de silencio de más de cuarenta años.

*Fe de errata: luego de publicada esta columna recibí un amable mensaje del periodista Leonardo Haberkorn quien me invitó a repasar su informe y debo admitir que efectivamente hace referencia a otras causas -además del asesinato de Roberto Gomensoro- mencionadas en las actas del Tribunal de Honor. Nobleza obliga reconocer entonces la omisión cometida, con las disculpas del caso al periodista. De todos modos, seguimos pensando que los énfasis que causó su informe tienen una intencionalidad política, objetivo principal a tratar por este columnista.

Maldición de Malinche

"Tú, hipócrita que te muestras
Humilde ante el extranjero
Pero te vuelves soberbio
Con tus hermanos del pueblo."
                             Gabino Palomares, cantautor mexicano  

Esa ruptura se hizo realidad en una confesión realizada por uno de los brazos ejecutores de los asesinatos cometidos durante la dictadura cívico-militar uruguaya. Esa cruda confesión -de dudosa credibilidad en cuanto a la solitaria actuación del confeso- derivó en una medida sin precedentes en la cartera de Defensa, donde sus máximas autoridades políticas fueron relevadas siguiendo por la destitución del mando castrense, actores que fueron parte de omisiones y/o dilaciones que el Presidente de la República no estuvo dispuesto a consentir.

Hoy, los líderes de la oposición salen a criticar ese gesto presidencial, poniendo el énfasis en la dilación de la denuncia a la Justicia y, muy especialmente, poniendo en duda la efectiva denuncia si no hubiera mediado un informe del periodista Leonardo Haberkorn, publicado en El Observador. Una filtración que se anticipó de forma planificada, y que omitió otras denuncias tan graves como las que refiere el mismo informe. Resulta por lo menos extraño que solo se conociera la confesión de Gavazzo cuando de las mismas actas se desprenden otras denuncias que impactan al menos en cinco causas más de detenidos desaparecidos. Si no hubo planificación, la casualidad de la oportunidad deja más dudas que certezas, máxime cuando solo se conoció uno de los varios ítems que impactan en otras causas sobre detenidos desaparecidos.

Se habla de demora y hasta de omisión de denunciar; incluso, llegó a ponerse en duda que el Ejecutivo denunciara si no hubiera mediado aquel informe de prensa. Pero esa dilación de la que hablan fue de tan solo algunos días, (20 días, según el actual ministro Bayardi), tiempo exiguo que contrasta con las más de cuatro décadas de omisiones en el tema desaparecidos por parte de los mismos protagonistas que hoy rasgan sus vestiduras como si no tuvieran ninguna cuota de responsabilidad en todo ese tiempo de olvido.  

Encabezados por uno de los principales omisos y protagonistas de esa omertá quebrada, el líder colorado, Dr. Julio María Sanguinetti, como si nada tuviera de responsabilidad (siendo Presidente de la República a la salida de la dictadura), sale a denunciar la supuesta omisión de Presidencia en informar a la Justicia la confesión del asesinato de Roberto Gomensoro. Justo él, que nada hizo entonces, que negó sistemáticamente la existencia de detenidos desaparecidos rechazando todas y cada una de las causas penales que llegaban al Poder Ejecutivo aplicando el Art. 3 de la Ley 15.848.

Entonces, se vivió un período donde a todas luces tuvimos una democracia tutelada por unas Fuerzas Armadas que no estaban dispuestas a ningún tipo de revisionismo como lo dejó sentado el Ministro de Defensa de la época -Gral. Medina- guardando las citaciones judiciales que iban llegando a los militares, en una Caja Fuerte y contando para ello, con el aval del Presidente Sanguinetti, el mismo que hoy se pone colorado, pero de hipocresía...

El Plan Cóndor

Mientras tanto, investigaciones que se están llevando adelante en Italia van encaminadas a condenar a cadena perpetua a más de 40 represores internacionales -entre los que hay varios uruguayos- gracias a la prueba documental aportada por Uruguay con la que se pudo demostrar la existencia del Plan Cóndor. Prueba que derivará en sentencias inéditas, gracias a la voluntad de los gobiernos frenteamplistas que hicieron lo que omitieron por décadas los que ahora salen a criticar al Gobierno.

Una prueba que se obtuvo utilizando las mismas herramientas jurídicas que tuvieron los partidos colorado y blanco -a su turno- cuando fueron gobierno una vez recuperada la democracia. Obviamente, que con otra voluntad política que posibilitó investigar a la Justicia, no amparando toda denuncia conforme lo dispuesto en la Ley de Caducidad. Es decir, no se ejerció la caducidad de la pretensión punitiva del Estado más allá de lo que el legislador de la época dispuso, permitiendo así que la Justicia actuara condenando a varios civiles y militares por los delitos cometidos. Porque no todos estaban comprendidos en esa caducidad invocada, no todo entraba en esa bolsa.

El tema del Tribunal de Honor, en cuyas actas figura la confesión de Gavazzo -además de otras informaciones que no se divulgaron- era el segundo vuelo; segundo vuelo que fue la prueba que demostró la existencia del Plan Cóndor.  Algo que ese Tribunal de Honor niega en actas así como negó la confesión de Gavazzo sobre el destino de "Tito" Gomensoro, haciendo hincapié en la falta de honor ante la condena de un camarada por un hecho que no cometió y del que los declarantes fueron omisos en denunciar. El honor de las FFAA -para el Tribunal de Honor- pasa por la prisión de un camarada inocente y no por la condena de un asesinato abominable. La inversión de valores es tremenda...

A la hipocresía del líder colorado, en sí misma inaceptable, le siguieron otras actitudes tan hipócritas como aquella. Pues la demora -que afanosamente endilgan a la Presidencia- comenzó en las oficinas del entonces Cte. en Jefe de las FFAA, Gral. Manini, quien recibió las resultancias del Tribunal de Honor por el mes de Abril de 2018. En ese tiempo, debió haber suspendido las actuaciones de dicho Tribunal e informar al superior. Sin embargo, no derivó el expediente hasta Febrero de 2019, de manera de evitar que el mismo afectara los ascensos previstos. Nuevamente el honor y la decencia pasaban por no perjudicar a los camaradas antes que denunciar la confesión de un asesinato entre otros delitos que también se incluyen y que ya tiene en su poder la Justicia.

Asistimos a un agrupamiento de fuerzas cuyo único objetivo es llegar al poder a como de lugar; hoy más que nunca los hipócritas se agrupan, y lo hacen con un objetivo en común que es sacar al Frente Amplio del gobierno, no tienen ninguna vergüenza en admitirlo. Ese, es su único programa.

Hoy más que nunca tenemos el compromiso de defendernos de tanta hipocresía, porque los que hacen gala de la misma no rechazan ningún camino, ningún recurso y harán de ella un instrumento que no podemos dejar pasar, porque detrás de la hipocresía solo queda lugar para la mentira...





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net