*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Por qué me meto?
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el FA, Daniel Martínez, Graciela Villar y el ocaso de los dioses
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El calentamiento global, el trabajo y UPM
Michael Añasco Michael Añasco
Asociación Chagociana de Fútbol
Diego Piñeiro Diego Piñeiro
BigData, Fake News y Deep Fakes
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
De profecías y realidades
Jorge Jauri Jorge Jauri
Ha nacido más de una esperanza…
Felipe Michelini Felipe Michelini
Argentina- Uruguay: la integración fluvial una acción permanente
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
La importancia de explicar. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Daniel Feldman Daniel Feldman
Es la cultura, estúpido
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Ante nuestros ojos tantas y tantas cosas desfilaron
Ismael Blanco Ismael Blanco
Pido la palabra
Janet Nuñez Janet Nuñez
Una reflexión sobre el Partido Cabildo Abierto
Ruby Soriano Ruby Soriano
México, la border patrol de Trump
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Nuestra seguridad amenazada
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
¿Cuándo se jodió el Uruguay?
Jorge Eiris Jorge Eiris
Paso a paso…
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Del asesinato considerado como una de las malas artes
William Marino William Marino
Se vino el invierno
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
La renovación y la mañana siguiente
Charles Carrera Leal Charles Carrera Leal
A propósito del Sistema Automatizado de Interceptaciones Legales
Jaime Secco Jaime Secco
La unidad, un cuentito que pasó
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
“POR LA NEGATIVA”: ¿Quién ganó? ¿Quién perdió?
Juan Santini Juan Santini
La Justicia italiana condena a cadena perpetua a militares uruguayos por el Plan Cóndor.
José W. Legaspi José W. Legaspi
La “sobrevaluada” corrección política y las verdaderas ratas
Agustín Deleo Mas Agustín Deleo Mas
Encierro y el día después…
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Milton Ramírez
imagen del contenido Milton A. Ramírez

Izquierda

Milton A. Ramírez

01.05.2019

Ser de izquierda estaba identificado con estar a favor de los más desposeídos y, básicamente, estar en contra de la explotación del hombre por el hombre. Con el advenimiento temporal del lenguaje inclusivo esta última formulación estaría cuestionada y re redactada, pero, en fin, este no es el tema hoy.

La izquierda, desde el anarquismo, y otras formas del llamado socialismo utópico, hasta las formulaciones más clásicas que surgen luego del marxismo y de la Revolución Rusa, se identificaban con la defensa de los más desfavorecidos, débiles, explotados, etc.

De hecho eso es lo que pasó a partir de octubre de 1917. Ese momento se puede recordar porque la tortilla se dio vuelta y los pequeños grupos de privilegiados nobles, que sometían decenas de millones de campesinos y obreros desposeídos, perdieron su poder y este pasó  otro tipo de poder, un poder popular que entre 1917 y 1953 transformó a la atrasada y campesina Rusia en una potencia industrial, agrícola que evolucionó desde el arado de madera a la era atómica en forma express.

Es decir que la Revolución Rusa fue un gran impulsor del desarrollo de las fuerzas productivas. Ese desarrollo empezó a enlentecerse, luego a estancarse, luego a paralizarse y luego, definitivamente, a implotar en 1991.

La revolución que comenzó por conseguir la paz, el pan y los derechos derivó en un régimen burocrático, liberticida, incapaz de sostener una economía eficiente, hundir a una enorme nación en un tragedia humana y económica y lo demás ya es más conocido.

Algo similar pasó con la Revolución en China. Se desplazó al régimen imperial, asumió un movimiento revolucionario, comenzó a desarrollar el agro y la industria y sacó a millones, cientos y cientos de millones, de campesinos del hambre y la incultura.

A pocos años de la conquista del poder por el Partido Comunista chino, se impuso un giro a la izquierda -como se diría hoy-.

Surgió la llamada Revolución Cultural, que, amén de todas las tragedias humanas, hambrunas, represión y corrupción, trajo consigo la desindustrialización de China. Pero el proceso en China fue diferente al de Rusia. Cuando la Revolución Cultural -comandada por la esposa de Mao, Jiang Qing- mostró sus desastres, un movimiento interno dentro del Partido Comunista chino no sólo desplazó a los pergeños de la tragedia, sino que los llevaron presos -estimo que en condiciones algo difíciles.

Junto al fin de la Revolución Cultural comenzó a ganar peso político y poder un veterano líder, Deng Xiaoping. Fue el ideólogo de la liberalización de la economía china y es recordado por su famosa frase "no importa de qué color sea el gato sino que se coma los ratones".

La fuerzas productivas volvieron a crecer en China y la historia actual es muy conocida, entre otras cosas por una tasa de crecimiento del PBI superior al 10% anual.

En medio de esta explosión productiva hubo quienes aspiraron a mayores libertades. Para dejar en clara las cosas, junto a Deng, estuvo el recordado ministro Li Peng, quien, sin pestañear, masacró a miles de estudiantes en la plaza Tian'anmen. Esto sucedió en junio de 1989 apenas cuatro meses antes de la caída del muro de Berlín. (También para no perder la noción temporal, la ideóloga y jefa de la Revolución Cultural, Jinag Qing, se suicidó en 1991 el mismo año en que se disolvió la Unión Soviética).

La Unión Soviética desapareció por que su régimen político se dedicó a frenar el desarrollo de las fuerzas productivas y con ella desapareció el Comecom y el pacto de Varsovia. La China del Partido Comunista fundado por Mao, y hoy liderado por Xi Jinping, sobrevivió por lograr uno de los más fabulosos desarrollos industriales, agrarios, técnicos, científicos y comerciales.

Todo esto es historia de izquierda, pero queda una largo silencio, que hago con total premeditación, para recordar la falta de libertades, las represión, las tragedias humanas, colectivas e individuales, que acompañaron y acompañan estos procesos.

Si 'izquierda' debe ser sinónimo de justicia social y protección de los más desposeídos, al menos debemos enfrentarnos a toda esta historia reciente y presente.

Sin hacernos cargo de todo el paquete difícil que surja una nueva izquierda justa, republicana y democrática.

En cuanto al capitalismo no hay mucho para pedirle. Su historia es singularmente cruel. Pero eso sería tema de otro texto.





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net