*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Daniel Vidart y el amor a nuestra tierra
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Esteban Valenti Esteban Valenti
El peor fracaso: la economía
William Marino William Marino
Los candidatos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Voto de los uruguayos en el exterior
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Los pesos pesados definirán sobre Venezuela
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Imperialismo.(Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Daniel Feldman Daniel Feldman
Magallanes, la vuelta al mundo y los desaparecidos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La embestida populista causa daños
Juan Santini Juan Santini
Si, es una Democracia tutelada
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Nunca pensé que saldría esposado de mi casa
Roberto Sanzón Mizrahi Roberto Sanzón Mizrahi
La recuperación de países arrasados
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Del día más solemne y triste al más alegre del calendario israelí
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Ruby Soriano Ruby Soriano
Conexión México-La estadística muerta de ser migrante
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Una vez más, estamos mejor y peor al mismo tiempo
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
Todos somos orgánicos
Héctor Musto Héctor Musto
Hace 41 años... yo comunista
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Michael Añasco Michael Añasco
99 lufftbaloon
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Izquierda
Luis Fernández Luis Fernández
Perdió la derecha
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
“Era tan fácil mantener el silencio”
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
Nuestro Judas Oriental y la Resurrección en Anchorena 
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Milton Ramírez
imagen del contenido Milton A. Ramírez

Izquierda

Milton A. Ramírez

01.05.2019

Ser de izquierda estaba identificado con estar a favor de los más desposeídos y, básicamente, estar en contra de la explotación del hombre por el hombre. Con el advenimiento temporal del lenguaje inclusivo esta última formulación estaría cuestionada y re redactada, pero, en fin, este no es el tema hoy.

La izquierda, desde el anarquismo, y otras formas del llamado socialismo utópico, hasta las formulaciones más clásicas que surgen luego del marxismo y de la Revolución Rusa, se identificaban con la defensa de los más desfavorecidos, débiles, explotados, etc.

De hecho eso es lo que pasó a partir de octubre de 1917. Ese momento se puede recordar porque la tortilla se dio vuelta y los pequeños grupos de privilegiados nobles, que sometían decenas de millones de campesinos y obreros desposeídos, perdieron su poder y este pasó  otro tipo de poder, un poder popular que entre 1917 y 1953 transformó a la atrasada y campesina Rusia en una potencia industrial, agrícola que evolucionó desde el arado de madera a la era atómica en forma express.

Es decir que la Revolución Rusa fue un gran impulsor del desarrollo de las fuerzas productivas. Ese desarrollo empezó a enlentecerse, luego a estancarse, luego a paralizarse y luego, definitivamente, a implotar en 1991.

La revolución que comenzó por conseguir la paz, el pan y los derechos derivó en un régimen burocrático, liberticida, incapaz de sostener una economía eficiente, hundir a una enorme nación en un tragedia humana y económica y lo demás ya es más conocido.

Algo similar pasó con la Revolución en China. Se desplazó al régimen imperial, asumió un movimiento revolucionario, comenzó a desarrollar el agro y la industria y sacó a millones, cientos y cientos de millones, de campesinos del hambre y la incultura.

A pocos años de la conquista del poder por el Partido Comunista chino, se impuso un giro a la izquierda -como se diría hoy-.

Surgió la llamada Revolución Cultural, que, amén de todas las tragedias humanas, hambrunas, represión y corrupción, trajo consigo la desindustrialización de China. Pero el proceso en China fue diferente al de Rusia. Cuando la Revolución Cultural -comandada por la esposa de Mao, Jiang Qing- mostró sus desastres, un movimiento interno dentro del Partido Comunista chino no sólo desplazó a los pergeños de la tragedia, sino que los llevaron presos -estimo que en condiciones algo difíciles.

Junto al fin de la Revolución Cultural comenzó a ganar peso político y poder un veterano líder, Deng Xiaoping. Fue el ideólogo de la liberalización de la economía china y es recordado por su famosa frase "no importa de qué color sea el gato sino que se coma los ratones".

La fuerzas productivas volvieron a crecer en China y la historia actual es muy conocida, entre otras cosas por una tasa de crecimiento del PBI superior al 10% anual.

En medio de esta explosión productiva hubo quienes aspiraron a mayores libertades. Para dejar en clara las cosas, junto a Deng, estuvo el recordado ministro Li Peng, quien, sin pestañear, masacró a miles de estudiantes en la plaza Tian'anmen. Esto sucedió en junio de 1989 apenas cuatro meses antes de la caída del muro de Berlín. (También para no perder la noción temporal, la ideóloga y jefa de la Revolución Cultural, Jinag Qing, se suicidó en 1991 el mismo año en que se disolvió la Unión Soviética).

La Unión Soviética desapareció por que su régimen político se dedicó a frenar el desarrollo de las fuerzas productivas y con ella desapareció el Comecom y el pacto de Varsovia. La China del Partido Comunista fundado por Mao, y hoy liderado por Xi Jinping, sobrevivió por lograr uno de los más fabulosos desarrollos industriales, agrarios, técnicos, científicos y comerciales.

Todo esto es historia de izquierda, pero queda una largo silencio, que hago con total premeditación, para recordar la falta de libertades, las represión, las tragedias humanas, colectivas e individuales, que acompañaron y acompañan estos procesos.

Si 'izquierda' debe ser sinónimo de justicia social y protección de los más desposeídos, al menos debemos enfrentarnos a toda esta historia reciente y presente.

Sin hacernos cargo de todo el paquete difícil que surja una nueva izquierda justa, republicana y democrática.

En cuanto al capitalismo no hay mucho para pedirle. Su historia es singularmente cruel. Pero eso sería tema de otro texto.





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net