*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Apagones eran los de antes
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Una calma como la dignidad de la materia
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Apología de Gorgias
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El peso-real. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
¿Elecciones internas de qué?
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Daniel Feldman Daniel Feldman
Historias de calendarios
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Héctor Musto Héctor Musto
Carta abierta a todos los pre-candidatos: el 1% para Ciencia y Tecnología
Ruby Soriano Ruby Soriano
AMLO: El espejismo o el desencanto
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Crear 1, 2, 3 puntos del PBI es la consigna revolucionaria de la hora
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

La revolución no es un sueño

Esteban Valenti

13.06.2019

La revolución no es algo fijo de una ideología, ni algo de una década en particular. Es un proceso perpetuo incrustado en el espíritu humano. (Abbie Hoffman).

El mayor retroceso de esta época, lo que le ha quitado toda vitalidad y fuerza y la está transformando cada día más en la administración de la decadencia moral, política y cultural es la desaparición de la revolución.

La revolución tecnológica es una falsa revolución, por más rápida y profunda que sea es un cambio en las técnicas y en las ciencias aplicadas, no es las formas de organización social y económica. Influye, pero no revoluciona la cultura.

La noche del 20 de mayo, cuando decenas de miles de personas marchábamos bajo una lluvia inclemente y bajo un mar de paraguas, detrás de cientos de retratos de desaparecidos hace casi 40 años, me surgió una pregunta, que me sigue atormentando. ¿Por qué lo hicieron?

No me refiero a nosotros, los que estamos vivos y marchamos desde hace muchos años reclamando verdad y justicia, sino ellos, esos jóvenes - porque la inmensa mayoría sigue allí con sus rostros jóvenes, siempre jóvenes -  recorriendo con sus imágenes las avenidas de nuestra América. Nosotros preguntamos ¿Dónde están? Y yo insistí en preguntarme ¿Por qué?

¿Por qué se jugaron la vida, se arriesgaron, fueron asesinados, torturados y desaparecidos? Y la pregunta vale para los miles y miles que estuvieron presos, que lucharon en la clandestinidad, que se fueron hacia el exilio. ¿Por qué?

Es posible que no todos hayan tenido exactamente las mismas razones, porque las dictaduras eran además de feroces, eran burras e indiscriminadas, pero la gran mayoría lo hicieron por una razón principal: por la revolución.

Hay que decirlo fuerte, alto, sin miedo, sin cobardía, sin el oportunismo de adaptarnos a las conveniencias actuales, lo hicieron, lo hicimos por la revolución.

Una revolución radical que se proponía cambiar el orden establecido e injusto de las cosas, cambiar la vida de la gente, cambiar los valores egoístas que nos oprimían.

Lo hicimos y porque otras revoluciones en todo el mundo y a lo largo de la historia habían cambiado esas misma historia y la vida de millones de seres humanos, habían derrotado y destruido tiranías y formas opresivas, coloniales, políticas, dinásticas, sociales, económicas y culturales.

No las inventamos nosotros, las revoluciones existieron, vaya si existieron y sin ellas los seres humanos seguiríamos viviendo en el peor oprobio, en la explotación más terrible, en la falta absoluta de libertad y de justicia, pero también paralizados en nuestras ideas y nuestros proyectos, sin progreso.

Vaya si existieron las revoluciones: la  norteamericana, la francesa, las latinoamericanas, inglesa, holandesa, rusa, la mexicana, china, vietnamita, yugoslava, las africanas, cubana, iraní, nicaragüense y muchas otras. De diferente tamaño e importancia, pero que con protagonistas diversos modificaron profundamente el rumbo de muchos países y del mundo en su conjunto.

Nosotros los uruguayos somos uno de los ejemplos más evidentes de una revolución traicionada antes de concretarse. El ideario, el pensamiento y la práctica artiguistason unicas en el continente y son profundamente revolucionarias, para su época y siempre. No hay  ningún ejemplo en el continente en que las ideas más avanzadas y populares del ideario de la revolución norteamericana y francesa se plasmaran en el lenguaje y la realidad, en el programa de la independencia en esta latitud. Y la revolución terminó exiliada en Paraguay.

¿Es responsabilidad de la revolución o mejor dicho de algunas de esas revoluciones que hayan sido traicionadas, se hayan devorado a sus hijos y a sus ideas originales o se hayan precipitado en la burocracia y la decadencia o en él exilio? No.

 

Las revoluciones no tienen que terminar en el estatismo de cada resquicio económico, social, político y cultural, ni en el monopolio del poder o evaporarse y y dejar atrás una larga estela de burocracia, como dijo Kafka.

Las revoluciones son y seguirán siendo la respuesta final ante la barbarie y la injusticia y abandonar y renegar para siempre de la revolución es la peor derrota cultural, ideal y moral de las ideas del progreso y de la libertad.

El liberalismo es en definitiva un parto de las revoluciones, tanto como el socialismo.

Su deformación, su transformación en una forma de avaricia sin límites, de apropiación desproporcionada de la riqueza por uno pocos a costa de miles de millones de seres humanos en todo el mundo en nombre de la libertad, o el hundimiento del socialismo en la burocracia más feroz y retrógrada, dominada por castas que se han adueñado hasta del nombre y del sentido de la revolución, no es responsabilidad de el origen y el sentido profundo de la revolución. Son su negación.

Como lo gritó Hoffman la revolución "Es un proceso perpetuo incrustado en el espíritu humano"

Las verdaderas revoluciones no comenzaron simplemente como una reacción, como una protesta, sino como una idea, como la capacidad de algunos seres humanos de imaginar un mundo diverso, más justo y más libre. Esa relación tan compleja entre las ideas, entre pensar por sí mismos, superando las limitaciones de un tiempo, del poder, de los prejuicios y la revolución es la más apasionante construcción política. No admite esquemas, ni recetas y menos dogmas.

Es la sutil, compleja, profunda relación entre los hechos y el pensamiento, entre los procesos materiales y las ideas renovadoras y transformadoras. No hay aventura humana con una dosis de épica, de estética y de ética mayor que una revolución verdadera.

Lo que han cambiado son los protagonistas y las banderas de las revoluciones a lo largo de la historia y una manera de condenarlas al fracaso o peor aún a la inexistencia, acorralándolas en los discursos nihilistas y frustrantes, es tratar de recetarlas como si fueran un pastel, repetir hasta el aburrimiento las citas y las supuestas leyes de las revoluciones. No hay nada más libre y creativo que una revolución.

No hay nada que imponga más miedo a los timoratos, a los conformistas, a los que se esconden detrás de pequeños o gigantescos privilegios que la revolución.

La revolución, ha sido a lo largo de la historia, la más traicionada, la más embarrada y ensangrentada de todas las páginas, en especial por los que han hecho todo lo posible por confundirlas con solo tirar unos cuantos tiros.

La revolución ha sido sin duda la más traicionada de las causas, porque sus objetivos son las nubes y demasiados hombres reptan y, porque siempre es el caldero donde se cocinan las mayores contradicciones.

Las banderas de las revoluciones se han enriquecido de colores. El mundo actual está esperando una revolución de su moral republicana, de la relación de los seres humanos con la Tierra y con los millones de otros seres humanos que no tienen ningún destino posible más que arrastrase en busca de pan, agua y libertad, una revolución del trabajo en este tiempo de nuevas tecnologías excluyentes.

Una revolución que ponga la ciencia, las tecnologías no al servicio de la Bolsa de valores, sino de la vida de todos los habitantes del planeta.

Hoy en Uruguay estamos más lejos de la revolución que antes, porque en muchos casos la hemos traicionado políticamente, moralmente, a través de la mentira y la avaricia insaciable del poder.

La revolución nunca es, no fue, ni será solo un sueño.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net