*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Charles Carrera

Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía

Charles Carrera

12.06.2019

Esta pequeña editorial surge a raíz de las críticas que ha realizado el Senador Javier García a una propuesta que todavía siquiera fue presentada ni fundamentada. El Senador ha utilizado la media hora previa de la sesión, para afirmar que supuestamente se pretende desarmar a la policía y dejarla a merced de la delincuencia.

No se puede criticar al vacío y cuando una idea proviene del Poder Ejecutivo y en especial, de la propia policía debe ser analizada con profundidad y al menos debe oírse a quien la propone. No me referiré a la misma por los motivos que ya expuse, juzgar lo que no se sabe, sin analizar fundamentos resulta inadecuado.

Sin embargo, aprovecharé la oportunidad para reflexionar sobre cosas que si sucedieron: mejoras salariales de la policía, reducción del servicio 222 y la realización irregular de servicios de seguridad privada por parte de policías.

En el quinquenio 2010-2015, el gobierno frenteamplista cumplió una de las mayores deudas históricas que la sociedad tenía con sus funcionarios policiales. En dicho período se procedió a los mayores aumentos salariales que tuvo la policía desde que surgió como tal. Detrás quedaba el abandono y la desidia, donde la falta de profesionalización de la fuerza se había vuelto la regla. Estos aumentos salariales fueron apenas un paso en el proceso de profesionalización, el cual vino acompañado de mayor y mejor tecnología y armamento.

Una de las metas que se planteó la pasada administración frenteamplista fue la de ir reduciendo paulatinamente el Servicio 222. De hecho, desde hacía años el sistema político venía planteando esta necesidad, sin embargo nadie se había animado a hacerlo. Todo estaba tan desvirtuado, que habían casos de policías que dedicaban el 80% del tiempo que debían estar trabajando, haciendo servicios particulares de 222. ¿Cómo podía atenderse la seguridad pública si los policías estaban haciendo tareas de seguridad privada? Eso fue lo que heredó la pasada administración frenteamplista, un verdadero caos y un índice de ausentismo que no permitía un trabajo profesional y digno.

Digo digno, por lo inaudito que es que un trabajador tenga que trabajar 16 horas por día (entre servicios ordinarios y por 222) para poder sobrevivir. Por eso la apuesta fue generar fuertes aumentos salariales e ir paulatinamente reduciendo la cantidad de horas por servicio 222. Paralelamente, se dispuso la prohibición de que los policías realicen tareas de seguridad privada por fuera del 222. Entendimos que la función de la policía es estar al servicio de la ciudadanía y no de un negocio particular. Cuando un funcionario, que se debe a la sociedad, prioriza al privado que le paga un complemento salarial, se produce una verdadera confusión de intereses, desatendiendo la función primordial. Por eso (salvo el 222) nos oponemos a que los policías realicen servicios de seguridad privada, por fuera del servicio ordinario. Las actividades irregulares ponen en riesgo al policía, porque muchas veces los realiza sin las medidas de protección adecuadas.

Debemos seguir apostando por la profesionalización y la dignidad de la labor policial. Resulta fundamental que el policía trabaje ocho horas y el resto del tiempo pueda invertirlo en su descanso, su esparcimiento, su familia o si desea trabajar de otra cosa, que también pueda hacerlo. Eso también es dignidad, no solamente los aumentos salariales en frío. De la misma manera que la clase obrera uruguaya luchó por la jornada laboral de ocho horas, en este caso debemos apostar por ese camino.

Cualquier medida que se analice debe tener como meta la protección y la seguridad de la policía. El planteo que se haga, además, requerirá la elaboración de una ley, ya que en todo caso se deberá revisar la Ley Orgánica Policial o la Ley de Procedimiento Policial. En todo caso, corresponde esperar la propuesta.

En base a lo hecho hasta ahora, sería un grave error que desandáramos el camino que permitió la reducción de los Servicios 222. Cualquier camino que tienda a eso, sería un gran retroceso.

                                                             Dr. Charles Carrera Leal

                                                              Senador de la República

                                                    MPP - Espacio 609 - FRENTE AMPLIO

 





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net