*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Gatillo presunto
William Marino William Marino
Militancia o activismo
Luis Fernández Luis Fernández
¿Qué va a pasar el próximo domingo en España?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ida Vitale, mujer, uruguaya y poeta
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
“Era tan fácil mantener el silencio”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Disyuntiva de hierro. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La excesiva ansiedad de las personas por su salud
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Nuestros primos… políticos
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El simbolismo de Notre Dame de París en llamas
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Estados confesionales en el mundo
Michael Añasco Michael Añasco
Rwanda a 25 años del genocidio
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Paris: la catedral de Nôtre Dame en llamas
Carlos Visca Carlos Visca
Al margen de los últimos acontecimientos en las Fuerzas Armadas
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Sionismo: de la emancipación judía a nación de amos
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
Nuestro Judas Oriental y la Resurrección en Anchorena 
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Beresheet se estrelló. Pero Israel no fracasó.
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Censura o “problemas cargando la página”
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Otra economía, otro país
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
Jorge Braun Jorge Braun
Jose Nino Gavazzo, una pieza insignificante en el engranaje de la DICTADURA.
Héctor Musto Héctor Musto
El Partido Independiente: error y falta de ética política
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Mieres
Juan Santini Juan Santini
La Justicia de una democracia tutelada
Pablo Rudich Pablo Rudich
Masacre de Christchurch y la ultradercha en Austria
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El mejor candidato para ganarle al Frente Amplio
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Soledad Platero

Novela de Mercedes Estramil

Soledad Platero

27.10.2010

Irreversible* es uno de esos libros que se revelan como buenos desde las primeras líneas, cuando irrumpe la sólida presencia que va a conducir la acción y llenar todo el aire de la historia. Una historia cuyo protagonista es Arturo Butor, un viajante de comercio que anda por el interior ofreciendo unos extraños videos que, contra lo que cualquiera podría pensar, no son pornográficos.

Pero Butor, aun siendo el protagonista de la historia, no es la presencia más importante.  Ese lugar le cabe a una entidad avasallante, nunca enunciada, que se instala despiadadamente desde el comienzo y no suelta las riendas hasta el final. Una entidad que en literatura solemos llamar voz narrativa.

La voz narrativa es la verdadera máquina de sentido de esta novela. Es lo que hace que sea mucho más que una anécdota con amores difíciles, traiciones, muertes inexplicables y misterios de otros mundos. Lo que hace que Irreversible sea, además de una especie de road movie bizarra y delirante, una obra de autor.

Y sí, la idea de autor ha sido vapuleada por la posmodernidad, y no se puede decir que los intentos por recuperarla hayan sido siempre felices. Pero tal vez un autor, en literatura, no sea el que va y viene sobre su ombligo, en un juego autorreferencial generalmente soporífero para los lectores, sino aquél que es capaz de darle a su escritura algo como un trazo. Como una firma indeleble que se porta en la secuencia y la elección de las palabras.

Hay escritores que tienen esa característica y otros que no. Los que la tienen son capaces de contar historias de lo más diversas, incluso intercaladas con fantasías delirantes —es el caso de Onetti— pero en textos que son inconfundibles, porque la voz narrativa es única e inconfundible. Son textos de narrador absoluto, y se los reconoce porque todos los personajes hablan como el narrador.

Los textos de narrador absoluto ofrecen una realidad fuertemente mediada, a diferencia de otros, de narrador mimético u oculto (Manuel Puig es un ejemplo paradigmático), que reproducen las voces, los diálogos, los tonos de los personajes. Un narrador absoluto no puede desaparecer detrás de la voz de sus criaturas.

En Irreversible, Arturo Butor es el personaje que está siempre ante cámara. Un hombre de vida sencilla, de pocas ambiciones, que tiene un hogar sólido, un trabajo como cualquier otro y una amante que sabe que no puede pedirle nada, aparte de lo que ya recibe.

Pero esta historia lo encuentra en un viaje de negocios común y corriente que se va volviendo pesadillesco por obra y gracia de esa entidad maldita que lo conduce, despiadada y sostenida, hacia un incomprensible infierno circular. Sí, esa entidad que llamamos voz narrativa, y que no encarna explícitamente en ningún personaje, aunque por la insistencia obsesiva con que se monta en Arturo Butor, por la desconsolada, dolorosa e implacable condescendecia con que lo persigue, acabe denunciándose.

Hay escritores de ámbitos y hay escritores de ritmos. Mercedes Estramil es una escritora de ritmos. Es en el tajante universo de sus afirmaciones y desmentidas que se arma la respiración que da aire a la historia. Este es un relato con muchas cosas raras, como una película de David Lynch. Pero la batuta la tiene esa voz que no se despega del protagonista, y que lo construye a fuerza de frases asertivas, tajantes, intervenidas siempre por amonestaciones que no hacen otra cosa que enfatizar su obsceno grado de certeza: “Querer irse y no poder es característico de su vida, de donde se ha ido de mucho lados, sin embargo.”

En las novelas anteriores ya se veía este rasgo peculiar de su escritura: una narración armada por sentencias y amonestaciones. La diferencia entre la escritura de Irreversible y las anteriores (Rojo, de 1996; Hispania help, de 2009) está en el tono de las amonestaciones. En Rojo tenían algo de implorante, algo de anhelo. En Hispania help eran latigazos, marcas de tensión. Acá son intervenciones piadosas, si se puede decir que es piadosa una mirada que se posa sobre alguien sabiendo que no tiene remedio. Que está perdido desde el comienzo.

Irreversible es una publicación de la editorial Hum. Fue lanzada en la Feria Internacional del Libro de Montevideo, y será presentada el próximo viernes 12 de noviembre en la Feria del Libro de Maldonado.

 

* de Mercedes Estramil, Montevideo, Casa editorial Hum, 2010, 101 págs.



Soledad Platero

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net