*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
William Marino William Marino
Ya fueron las internas, ahora…
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Mi modesto aporte al recuerdo de la AMIA
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Por qué me meto?
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El conflicto y la lucha
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el FA, Daniel Martínez, Graciela Villar y el ocaso de los dioses
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El calentamiento global, el trabajo y UPM
Michael Añasco Michael Añasco
Asociación Chagociana de Fútbol
Diego Piñeiro Diego Piñeiro
BigData, Fake News y Deep Fakes
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
De profecías y realidades
Jorge Jauri Jorge Jauri
Ha nacido más de una esperanza…
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
La importancia de explicar. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Daniel Feldman Daniel Feldman
Es la cultura, estúpido
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Ante nuestros ojos tantas y tantas cosas desfilaron
Ismael Blanco Ismael Blanco
Pido la palabra
Janet Nuñez Janet Nuñez
Una reflexión sobre el Partido Cabildo Abierto
Ruby Soriano Ruby Soriano
México, la border patrol de Trump
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Nuestra seguridad amenazada
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
¿Cuándo se jodió el Uruguay?
Jorge Eiris Jorge Eiris
Paso a paso…
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Del asesinato considerado como una de las malas artes
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
La renovación y la mañana siguiente
Charles Carrera Leal Charles Carrera Leal
A propósito del Sistema Automatizado de Interceptaciones Legales
Jaime Secco Jaime Secco
La unidad, un cuentito que pasó
Juan Santini Juan Santini
La Justicia italiana condena a cadena perpetua a militares uruguayos por el Plan Cóndor.
José W. Legaspi José W. Legaspi
La “sobrevaluada” corrección política y las verdaderas ratas
Agustín Deleo Mas Agustín Deleo Mas
Encierro y el día después…
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Ismael Blanco
imagen del contenido Ismael Blanco

“La sordera”

Ismael Blanco

09.07.2019

Hacia tiempo que no hablaba. No por falta de palabras si no por la necesidad de silencios. Opté por escuchar otros sonidos de la vida.

Por ejemplo el latir de los corazones  y para empezar el propio.

La voz de mi hija aún cuando no me reclama; es que si me hace falta siempre me busco un pretexto, la manera de oírla aún en la distancia...

El silencio me ayuda a valorar los detalles de la existencia...el ladrido de mi perro al amanecer cuando lo verde se inunda de pájaros después de estos furibundos días de tormenta.

Es que me propuse no dejar escapar las cosas sutiles; la belleza disimulada en la naturaleza; los rayos tibios del invierno en la mañana o los colores del atardecer así se traten de un gris metálico o del viento frío del mar en el rostro; de una bella sonrisa femenina; de los amigos... pocos como signo de virtud; de mis queridos camaradas; de mis entrañables  compañeros... también pocos ya que integran  la minoría de la historia y de mis seres queridos que también incluyen a los que habitan sólo en la memoria.

A veces y sólo a veces atiendo al rumor de la radio a la que le aplico un riguroso derecho de admisión que a decir verdad podrían ser declaradas en quiebra si por mí consumo dependiera.

Busco en la poesía la palabra de los hombres para que sus versos recorran las regiones del espíritu que se vean aciagas.

Atiendo a la letanía como se me presenta la voz de Neruda cuando me recuerda que "para nacer he nacido" o el portentoso fuego que surge de las entrañas del "rojo" gaditano Alberti andando entre pueblo, caballos y ángeles y me reconozco también con Machado con aquello de "que se canta lo que se pierde" interpretando en mi subjetividad que el cantar por sí mismo salva, pues que yo sepa nadie se muere por cantar, mas todo lo contrario.

Por estos días anduve buscado un compendio, una especie de código que versara  sobre lo ético con un inventario de mandamientos universales; un decálogo de preceptos; una declaración de principios que pudiera ser una suerte de manifiesto humano  sobre lo ético y que sea lo suficientemente plural para que nos comprenda a todos.

Empecinadamente lo busqué... juro que lo hice con mi mayor esmero y con mi máximo esfuerzo... pero no lo hallé.

No logré ubicar un texto que se identifique con ese vocablo de seis letras donde se reúnan los signos, reglas o normas que tengan que ver con la ética humana y consideré que hasta pudo no haberse escrito nunca y que a lo sumo, que no es poco, como la primera Biblia  se trate quizá de uno de esos textos que aún no lo son. Que más bien son historias, meditaciones o leyendas que perviven, perseveran y subsisten en la mente humana y cuya fuerza coercitiva parece diluirse con el paso del tiempo cuando se mueren sus valientes protagonistas, que son una minoría vuelvo a repetir, de mujeres y  hombres que se niegan a descolgar las banderas de los balcones de sus almas.

Quizá me haya propuesto buscar un texto que fue incluso desconocido en las más importantes bibliotecas que el hombre puso en pie como Alejandría, Pérgamo o Constantinopla o tal vez y es lo más probable, que todo esto se haya tratado de un sueño o de una ilusión donde uno entabla una especie de diálogo imposible con  seres que habitan lo onírico, lo alucinado e irreal.

Hoy quise hablar escribiendo, no se si a modo de denuncia porque no existe   juzgado competente que admita un trámite o una acción de habeas ethicam  y de haberlo encontrado no hallo confianza en un judex justo y capacitado; también pensé en salir a proclamar como los bandos de Tierno Galván: ¡que se mueran los hipócritas! pues sin ellos la hipocresía no tiene razón de existencia. También pensé por si no fuera suficiente en denunciar a los cínicos y mentirosos que en reiteración real inundan de ruido los mercados, las plazas  y las calles con discursos perjudiciales que al decir de Sandro Pertini "antes de la comida estropean el apetito y después de ella indigestan".

Creo que no se necesita ser muy suspicaz para saber a que razón se debe mi cuento o si?...

Soy lo suficientemente respetuoso de la inteligencia ciudadana.

Es que  pretendo seguir luchando por las ideas a la que dediqué toda mi vida sin pretensiones ni intereses íntimos o personales y a fuerza de ser sincero les expreso que lo hago con un enorme esfuerzo y carácter y que  intento trasmitirles esperanzas a los que pueden haberlas perdido y a los que las tienen aún les pido, por favor que me ayuden a sostener la mía.

Estoy aburrido de mirar en la historia, pero no la lejana,  la de acá nomás, la de ayer, la de este preciso instante y volver a gritar con todo mi ser ¡No nos moverán!!! ¡No pasaran!!! ¡No nos vencerán!!!

Y sin embargo nos movieron... pasaron... y también nos vencieron.

La re mismísima madre que los parió!

Fue ayer en Madrid, un poco más acá en Montevideo, y no hace tanto en Moscú...  y lo peor, lo más inaudito, lo inconcebible de todo esto es que fue por nuestra absoluta responsabilidad! por nuestra más categórica incapacidad de no escuchar:

¡Que viene el lobo! ¡Que viene el lobo! y nuestra tapia sordera hecha de años de soberbia no escucho nada...



Dr. Ismael Blanco



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net