VERSIÓN PARA IMPRESIÓN
28/09/20

Carta Abierta a todos los políticos del Uruguay: ¿A quiénes defiende Manini?

Liliana Pertuy

Carta Abierta a todos los políticos del Uruguay: ¿A quiénes defiende Manini?

 

Muchos y muchas ya saben de las atrocidades cometidas en tiempos de dictadura, 1973- 1985. 

El 1 de marzo de ese año, después de las elecciones de noviembre de 1984, asume Julio María Sanguinetti, quien es el ganador. Elecciones con partidos, líderes y personas proscritas, es decir, imposibilitados de ejercer sus derechos políticos. 

Esas atrocidades comprenden un abanico muy amplio de delitos. Persecución, robos, literalmente, se quedaban con las casas, se robaban cosas de valor, en los allanamientos, y lo que no, se rompía. Se robaban los autos, las pertenencias de los detenidos. 

Las atrocidades comprenden las torturas, que de esto se habla y se conoce un poco más, que iban, desde las  medievales a las más sofisticadas, aprendidas en la escuela de las Américas donde iban a entrenarse los oficiales. 

Nuestro país se caracterizó, por ser la dictadura que más presos y torturados tuvo, en relación a su población. Miles y miles de presos y presas. Robos de bebés. Asesinatos, también estos hechos más conocidos, y las desapariciones que son lo más atroz en esta escala del horror. Podría seguir con una serie de delitos de todo tipo, como estafas, incluso a empresarios, que después eran asesinados, todo eso aquí en este paisito, no hace tanto, en términos históricos, hace 35 años atrás. 

Pero ya hay generaciones que por suerte no vivieron esto y no quiero que ninguna otra generación lo viva.

En este marco sucedió, en mi pueblo Treinta y Tres, un hecho muy poco conocido: la detención, secuestro y tortura de un conjunto de 40 adolescentes, niños y niñas entre 13 y 18 años, por parte de militares del cuartel de infantería Número 10. 

Quiero recordar que en dicho cuartel antes ya habían asesinado por torturas al vecino, obrero de la construcción y frenteamplista, Batalla. El comandante responsable directo de tal hazaña fue el dictador Gregorio Álvarez, que en ese momento, abril de 1975, fungía como comandante de la Región Número 4 del Ejército, que esta en Minas. 

Quiero recordar que 13 de eso menores, ademas de los apremios físicos sufridos en el cuartel, como todos los demás, fueron juzgados por la "Justicia Militar". Se los juzgó por atentado a la Constitución, en el grado de conspiración. Está leyendo bien, adolescentes entre 15 y 17 años, fueron trasladados a Montevideo sin conocimiento de sus padres, ni de ningún juez de menor, en las peores condiciones, atados con alambres, encapuchados en un camión lleno de militares y con rumbo desconocido, porque nunca les dijeron. 

En octubre de 2011, veinte  de esos presos y presas, ahora veteranos. hicimos una denuncia en el juzgado de Treinta y Tres. Van a cumplirse 9 años. Solamente declaramos los testigos, es decir los denunciantes. Nunca ha ido a declarar ninguno de los torturadores de niños y niñas. No les encuentran o sencillamente no van cuando les citan. Han interpuesto recurso de inconstitucionalidad como práctica, incluso el médico militar Diaz Agrelo, fue el primero en hacerlo en el año 2012, ahora es fallecido. Este médico además de controlar la tortura, era profesor de biología de muchos y muchas de nosotras. Hace dos días me enteré que un conjunto de ellos interpuso un nuevo recurso de inconstitucionalidad ante una nueva citación a declarar. 

Uno de ellos, Wellington Sarli, quizás les suene porque es el mismo que asesinó al químico Berrios, aquí en Uruguay, y estuvo preso en Chile por ese caso, es el mismo vinculado a la OCOA y  la desaparición de Ortíz. Podría decir de cada uno de los denunciados prácticas de delitos y torturas: dice el dicho, "para botón basta una muestra".

A esta clase de gente defiende Manini... ¿A esta clase de crimínales defiende Manini?

Yo me pregunto, ¿si, nuevamente, los civiles "van a acompañar", mirando para el costado, barriendo bajo la alfombra, como ya se hizo antes de 1973, porque la dictadura fue cívico-militar?

Yo pregunto, ¿si partidos políticos que se dicen democráticos van a cerrar los ojos y van a dejar que avance el fascismo y lo más horrendo sobre nuestro país como ya se hizo en el 1973?

Yo pregunto, ¿si sectores de los partidos tradicionales van a permitir que se atropellen las libertades y la democracia, como ya se hizo en 1973?

Yo pregunto, ¿si el presidente de la república, electo democráticamente dejará, como ya lo hizo otro presidente, igualmente electo democráticamente en 1973, avasallar la democracia?

Les dejo estás interrogantes. 

Ustedes, los partidos, los líderes, los representantes, el presidente, tienen la responsabilidad de salvaguardar la libertad, la democracia y los valores republicanos.

Liliana Pertuy es socióloga, feminista. Militante por la memoria, la verdad y la justicia. Denunciante de terrorismo de Estado, caso menores detenidos en Treinta y Tres. Ciudadana y artista plástica.

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



Más información en:
https://www.uypress.net/auc.aspx?106582