VERSIÓN PARA IMPRESIÓN
24/05/19

Urge que Uruguay defina su posiciĆ³n sobre Venezuela

Edmundo Roselli

Uruguay debería tener políticas de relaciones internacionales claras y en un solo sentido. Para todos los países, más aún para uno con las características de Uruguay, es estratégico mantener en materia de relaciones internacionales políticas de Estadoserias, estables, basadas en principios claros y no en función de la simpatía o antipatía ideológica.

Así fue por mucho tiempo pero comenzó a cambiar con la llegada del Frente Amplio al gobierno, y la prueba más contundente es su falta de definición clara sobre lo que está pasando en Venezuela con el gobierno de Nicolás Maduro.

El tema está permanentemente en los medios de comunicación y en el debate nacional. Es que Venezuela le duele a todo el continente y no es posible mirar para otro lado como si nada pasara.

Desde hace meses, cada día, vemos en la televisión y leemos en los diarios cómo el país va perdiendo lo más valioso que tiene: su gente. Cuando un país llega al extremo de que sus ciudadanoscomienzan a huir masivamente dejando atrás sentimientos y pertenencias muy queridas, es porque ya no queda nada más que perder. Lo dejan todo por la indomable necesidad humana y básica de sobrevivir, y de hacerlo en libertad. Eso es lo que está sucediendo en Venezuela y por eso se van de a miles.

El fenómeno no es nuevo. En el mundo y a lo largo de la historia hay muchos ejemplos sobre pueblos que ante gobiernos autoritarios optaron por huir. Los uruguayos de todos los colores políticos también sabemos qué es eso de huir en busca de libertad.

URUGUAY "NO VA A HOSTIGAR A VENEZUELA".

En las últimas horas se conoció que cinco países de la Organización de Estado Americanos llevarán a Venezuela ante la Corte Penal Internacional para que la investigue sobre sobre crímenes de lesa humanidad.

Uruguay no está entre esos cinco.Cuando se le preguntó al ministro interino de Relaciones Exteriores Ariel Bergaminopor qué la ausencia de nuestro país, dijo que Uruguay "no fue consultado" y"por lo tanto mal podemos adherir a algo" sobre lo que no teníamos conocimiento. "Nadie va a ningún lugar donde no es invitado. Esa es la razón por la cual Uruguay no adhiere a esa iniciativa", explicó.

Sorprenden las declaraciones del ministro interino, por su ambigüedad y por la falta de compromiso con la libertad y la democracia. Lo más grave es que no son solo palabras del señor Bergamino sino la posición oficial del gobierno del Frente Amplio.

Salvo en el período de la dictadura nuestro país nunca ha dudado en condenar cualquier forma de quiebre democrático. Esa ha sido una bandera que nos identificó por mucho tiempo, pero ya no es así. Ahora parece que las democracias y las dictaduras valen según la ideología.

URUGUAY NO SABE SI VENEZUELA COMETE CRÍMENES SE LESA HUMANIDAD.

Lo más grave en la participación de Bergamino fue cuando en determinado momento un periodista le preguntó si Uruguay considera que en Venezuela se están cometiendo crímenes de lesa humanidad a lo que Bergamino contestó: "No estamos en condiciones de responder esa pregunta".

La respuesta a una pregunta directa sólo sirvió para profundizar en la indefinición y poner a Uruguay en la situación de no querer ver lo que está claro.

De todas formas, si por alguna razón seria y basándose en argumentos sostenibles se considera que la tipificación de "lesa humanidad" no cabe al gobierno de Nicolás Maduro, surge la necesidad de que el país defina de forma contundente si el venezolano es un régimen democrático o dictatorial.

América Latina, Venezuela y los venezolanos, pero sobre todo Uruguay y los uruguayos necesitamos que de forma urgente Uruguay se pronuncie categóricamente. No hacerlo nos deja en una postura indigna de la historia uruguaya.

Lejos de lo que cree el ministro interino, Uruguay no necesita que otros lo "inviten" para tomar posición sobre algo tan delicado como la libertad o la dictadura.

 


Edmundo Roselli

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



Más información en:
https://www.uypress.net/auc.aspx?90245