VERSIÓN PARA IMPRESIÓN
20/05/19

Los desencantados de los desencantados...

Luis Fernández

Seguro que festejaría mucho si me equivoco, pero la izquierda en España lleva exactamente el mismo camino que las de Francia e Italia por lo menos, o sea...el sueño de los justos.

Lo que primero desaparece como estrategia de avance, es la estructura de partidos de izquierda a la vieja usanza “centralistas democráticos”. Ese concepto fue parte de la utopía, porque en realidad fueron siempre partidos centralistas, salvo los movimientos internos que devenían en conspirativos para cambiar dirigentes; pero allí también la “democracia” anduvo coja.

Sin embargo las injusticias sociales no sólo siguen presente, sino que aumentan.

Ex gobernantes desfilan por los juzgados...(ojo “desfilan” porque al final casi nadie va preso) .

Apelo a aquél viejo calificativo y digo las “condiciones objetivas” resultan cada vez más evidentes. Sin embargo nada ni nadie parece aprovecharlas.

Así la derecha se hace cada vez más fuerte, produce más “ofertas” electorales y en un gobierno parlamentario lo que importa es la suma de parlamentarios y no tanto de votos propios.

El sistema, con sus costumbres y “prioridades” ha impregnado a todos.

a) El máximo dirigente de Podemos compró un chalet en un lugar alejado para que la prensa no le “moleste”. (La izquierda siempre se quejó de la prensa porque no le daba cabida,,,).

b) Ese mismo dirigente se tomó 3 meses de licencia por paternidad y se alejó de la vida política...¿ Y los desalojados en la calle?, ¿Las camareras de piso que trabajan por mendrugos?.

c) En un Congreso del partido quitó al segundo que planteaba diferencias... pero ¿Por quién lo sustituyó?...¡¡Por su compañera!! Aaah... amigo! ¡Pavada de Centralismo!!.

d) Aquél que fuera segundo, se marchó de golpe. El líder redactó una carta pública hace unas horas donde la inicia de la peor manera: “Lamento tener que interrumpir mi licencia por paternidad para dedicarme a responder...”..No es chiste. Es real. Está en los periódicos.

Estos 4 “detalles”, son absolutamente legales y/o reglamentarios, pero parecería que un dirigente debe tener claro que todos sus gestos son parte de esa campaña permanente por el cambio en su país. Muchos creímos siempre que los dirigentes de izquierda no son “trabajadores politicos”

En todo caso lo que ha desaparecido es toda aquella literatura sobre la ideología.

Hoy el mejor dirigente de izquierda será el que la gente crea honesto, capaz, humilde y preocupado por los más necesitados. Parece fácil...sin embargo...

Adviértase que nuestra intención no es cuestionar las intenciones o mejor dicho, los objetvos políticos de estos dirigentes.

Para nuestro páís sus edades son casi de “niños de pecho” ninguno pasa de los 35 años. Nuestros máximos referentes de la izquierda pasan holgados los 70 años. Para España, aquél “Movimiento de Indignados” fue la rosa que creció en el desierto. El PSOE de Zapatero, salpicado (para ser cautos) por temas de corrupción, cedió a Rajoy (PP) el gobierno, ante la imposibilidad de manejar la crisis del 2008. La derecha hizo lo que sabe hacer: un monumental ajuste que pagaron y siguen pagando sólo los trabajadores y pensonistas.

Fue hasta casi lógico, que de un día para otro Podemos recibiera el apoyo de 5 millones de españoles. Eran la esperanza. Chicos bien intencionados, capaces, profesores universitarios en temas afines como filosofia, sociología, economía, etc.

La derecha los recibió con previsible desprecio.

Conquistaron las Alcaldías de nada menos que de Madrid, Barcelona y varias otras ciudades y muchísimos Ayuntamientos..

Allí comenzó a actuar esa “célula dormida” en muchas cabezas, que desarrolla la idea de “solidaridad y cambio”, a través de mucha teoría y poca práctica. La gestión resulta eficiente, pero la individualidad y el afán de protagonismo se apoderan de los resultados de esa gestión. Las luchas intestinas son innumerables a lo largo de toda España.

Elección tras elección pierden votos. Muchos de los cuales no son ganados por nadie (directamente, se quedan en casa) y asi mejora su porcentaje toda la gama derechista, como ha sucedido en Andalucía.

 

Luis Fernández

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



Más información en:
https://www.uypress.net/auc.aspx?93343