" />
Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Braun Jorge Braun
La disciplina partidaria y la corporación política
Esteban Valenti Esteban Valenti
Dinero e izquierda
David Malowany David Malowany
El conflicto entre lo real y lo ideal
Carlos Garramón Carlos Garramón
Trump avanza contra el multilateralismo.
Claudio Riccardi Claudio Riccardi
España - Cataluña 0-0
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
La ética, la transparencia y la altura de la vara
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Nazis uruguayos
Pablo Mieres Pablo Mieres
Más allá de la leche
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Conversando con Enrique Bentancor
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La Cuba del 80: Arnaldo Tamayo y Scarface
Ismael Blanco Ismael Blanco
Los pies desnudos y los combatientes uruguayos de el Che
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cara a cara frente a la “la mentira”
Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser Achim Steiner, Patricia Espinosa y Robert Glasser
El cambio climático amenaza a ricos y pobres por igual
Zózima González Zózima González
Embarazo adolescente: compromiso educativo y social
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cuánto, qué y cómo informar a los pacientes
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Decíamos ayer. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
100 años de una Revolución
Luis Fernández Luis Fernández
Volvió la teoría...
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Más educación=menos enfermedad coronaria
Pablo Urreta Pablo Urreta
Juguemos a si tu fueras
Fernando Schmidt Fernando Schmidt
Palabras de Fernando Schmidt en la presentación del 'El clavo en el sillón'
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Paren las rotativas.! ¡Ultimo momento!
Roberto Soria Roberto Soria
¿Hacia una la ''inmobiliaria judicial''?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El Mundial de 2030 a la vista
Roberto Savio Roberto Savio
La derrota de Merkel confirma desalentadora tendencia en Europa
Mònica Xavier Mònica Xavier
La política no debe convivir con la opacidad
Federico Arregui Federico Arregui
Luis Lacalle Pou
Jorge Braun Jorge Braun
Yo voto anulado, para reclamar por un cambio radical en la ètica...¿Y usted?
Lic. Sebastián Hagobian López* Lic. Sebastián Hagobian López*
El primer año de la presidencia de Javier Miranda en el FA ¿Cómo debemos ver el vaso?, ¿medio lleno o medio vacío?
Ximena Olmedo Ximena Olmedo
Tiempo de Renovación
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roberto Cataldo, el guardián del libro
Alfredo Correa Alfredo Correa
De presidentes, chorizadas y calzoncillos
Bertha Sanseverino Bertha Sanseverino
Alerta: crece el hambre a nivel mundial
Martín Puchet Anyul Martín Puchet Anyul
México: de la solidaridad ante la tragedia a la institucionalidad para la vida
Gerardo Rey Gerardo Rey
El FA y el delito de abuso de funciones
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Tres días que sacudirán Francia
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El equivocado mensaje del Dr. Vázquez
Fernando López D'Alesandro Fernando López D'Alesandro
La izquierda después de Sendic
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Ana Jerozolimski

A 50 años de la Guerra de los Seis días

Ana Jerozolimski

07.06.2017

Días atrás ya he escrito sobre "luces y sombras" de la guerra de los Seis Días, recordándola ineludiblemente como una gran victoria militar israelí por un lado-lo cual salvó a Israel de la destrucción que los árabes prometían-, y al mismo tiempo como la guerra que creó uno de los mayores problemas con los que sigue lidiando Israel, que continúa controlando territorios conquistados en aquel enfrentamiento.

Y sentimos la necesidad de intentar aportar modestamente al análisis de la situación, haciendo algunas aclaraciones que a nuestro criterio son relevantes.

* Es muy fácil condenar a Israel por su continua ocupación de Cisjordania-donde los palestinos dicen que quieren construir su Estado independiente-,presentándolo como el poderoso que oprime a una población víctima . Sin desdecirnos ni por un momento del deseo que hemos expresado repetidamente en diversas notas de que Israel se separe de los palestinos y que cada lado viva con dignidad en su propio Estado independiente, no podemos dejar de preguntarnos qué habría pasado si Israel hubiera perdido la guerra. Es que, recordemos: en Tel Aviv ya estaban cavando cementerios para miles de muertos, pensando que los árabes lograrían su cometido de aniquilar al Estado judío. ¿Y si lo hubieran logrado?

* La pregunta sobre qué hubiera pasado si Israel hubiese perdido la guerra, es oportuna también en relación a los palestinos. ¿Alguien cree que los palestinos tendrían hoy su Estado independiente? Nosotros estamos seguros de que ese Estado no existiría hoy , tampoco si Israel no hubiese ocupado en junio de 1967 Cisjordania y Gaza (de la cual, en el interín, se retiró hace ya doce años).

¿Por qué? Porque hasta después de la guerra del 67, nadie hablaba de un Estado palestino.  No era eso lo que buscaban ni los países árabes ni los árabes de Cisjordania, o sea la Margen occidental del Jordán, que hasta el 67 vivían bajo ocupación jordana. Entre 1948, año de la creación de Israel, y 1967, Cisjordania estaba en manos de Jordania y la Franja de Gaza en manos de Egipto. Casi 20 años en los que los territorios conquistados luego por Israel, estaban en manos árabes. ¿Por qué no construyeron entonces un Estado palestino?

Cuando Al Fatah, base de la OLP, se creó en enero de 1965-siendo la fundación formal el lanzamiento de un atentado contra Israel- no había territorios ocupados en manos de Israel, ni asentamientos. O sea que lo que querían los palestinos no era liberar nada de Israel, sino atacarle.

* Suele hablarse estos días de los "territorios palestinos", dejándose la sensación de que eran parte de un estado palestino al que Israel ocupó en 1967.

Pues no está de más recordar que jamás hubo un Estado palestino. La Palestina histórica, que se llamó así cuando el imperio romano quiso vengarse de los judíos por rebelarse contra Roma y le cambió entonces el nombre a Judea (la tierra de los judíos), estuvo bajo gobiernos extranjeros durante siglos y siglos, después del exilio impuesto al pueblo judío. Ya había habido un reino judío por esos lares, cuando no había llegado aún ni un árabe a la tierra de la que tanto se habla hoy.

Con esto, nuevamente, no restamos importancia a la idea de que los palestinos tengan su propio Estado, si es para vivir en paz con Israel. Pero apoyarlo no equivale a aceptar tergiversar la historia.

El territorio de Cisjordania (Judea y Samaria en términos bíblicos judíos, conocido también como la Margen Occidental del Jordán), tiene hoy sin duda una muy amplia mayoría de población palestina. Pero sentimos que al hablarse de "territorios palestinos", se pretende dar la impresión de que eso fueron siempre hasta que Israel se los arrebató a un Estado palestino. Pues eso simplemente no ocurrió. Fue Jordania, que había ocupado Cisjordania en 1948, la que atacó a Israel en junio de 1967 y al repeler su ataque, Israel conquistó el territorio en cuestión, en el que hoy habitan aproximadamente 2 millones de palestinos.

* Los paracaidistas del ejército israelí conquistaron la parte de Jerusalem que había quedado del lado jordano al firmarse el armisticio de 1948. Más allá de la legítima discusión sobre lo sabio de que determinados barrios permanezcan bajo soberanía de Israel aún siendo totalmente árabes , cuando los paracaidistas entraron a la Ciudad Vieja y llegaron al Muro de los Lamentos en 1967, la liberaron de la ocupación jordana que se había impuesto allí en la guerra de independencia contrariando tanto el acuerdo de San Remo de 1920 como la resolución 181 de las Naciones Unidas.

Jerusalem no está ocupada hace 50 años, sino que hace 50 años Israel pudo volver a su corazón histórico del que se le había alejado por la fuerza. Y la única razón por la que cuando Israel entró a la Ciudad Vieja había allí únicamente habitantes árabes, es que los judíos habían sido expulsados en 1948 cuando la guerra de independencia.

Esto no significa que consideremos que tengan que mantenerse dentro del perímetro de Jerusalem como capital de Israel, zonas como Isawie y Shoefat, por dar sólo algunos ejemplos, que nada tienen que ver con la historia judía de la ciudad.

Pero la situación en la que violando acuerdos, se prohibió el acceso de los judíos al Muro de los Lamentos, no se puede repetir jamás. Lo decimos no desde un punto de vista religioso, sino nacional.Ambos , de hecho, se conjugan en Jerusalem.

* Todos estos puntos, aluden más que nada a aspectos históricos que en el flujo de la noticia rápida de hoy, quedan  desdibujados o tergiversados. Pero es imperioso también mirar hacia el futuro.

En este sentido, consideramos que Israel no debe construir en asentamientos fuera de los bloques que según se acordó detrás de las bambalinas años atrás, quedarían en manos de Israel en el marco de un futuro acuerdo con los palestinos que incluiría intercambio por otros territorios. Que se pueda construir en las zonas que quedarán en manos de Israel y nada fuera de ellas. Es que hoy, también la oposición israelí tiene claro que no se habla de un regreso total a las fronteras previas a la guerra de los Seis Días en 1967.

Para que esto funcione, las partes tienen que sentarse a negociar-sí, que lo intenten nuevamente, sin eso no se llegará a nada- y transar. El objetivo final debe ser el término del conflicto.

La independencia y soberanía palestina es posible, pero sin socavar la seguridad de Israel.Esa independencia debe ser una parte clave del mosaico, pero no es suficiente para garantizar la paz, ya que la paz fue violada repetidamente cuando no había ningún territorio ocupado en manos de Israel.

Para ello, no basta con que Israel no construya asentamientos y no imponga medidas que limiten la libre movilización de los palestinos en Cisjordania, sino que es imprescindible también que los palestinos no inciten al terrorismo y la violencia, legitimando el odio y los atentados como continúa sucediendo hoy.

No hay aquí varitas mágicas y es demasiada la experiencia negativa acumulada.

Para cambiar la situación, 50 años después de aquella guerra histórica, se necesita que ambas partes acepten determinados cambios. Seguir exigiéndolo únicamente a Israel no tiene sentido. Será más políticamente correcto para muchos, pero injusto y equivocado.



Ana Jerozolimski



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net