" />
Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Rudich Pablo Rudich
A cien años de la gran transformación en Europa
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Francisco en los Andes: vuelan el Águila y el Cóndor
William Marino William Marino
¿El fin del dólar?
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hyundai y la cultura del trabajo en el Uruguay
Aureliano Rodríguez Larreta Aureliano Rodríguez Larreta
Cuchillo de Palo: Cataluña insensata
Pablo Mieres Pablo Mieres
No nos engañemos, se viene un año muy complicado
Luis Fernández Luis Fernández
¿Se puede elaborar una estrategia sin considerar al poder?
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
A 10 días del nuevo año: Quisiera ser creyente
Jaime Secco Jaime Secco
Entender la crisis del campo, cuatro claves para gente de asfalto
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Clara y pura discriminación
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Analizamos una salida al problema. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Roberto Savio Roberto Savio
Hay que regular el turismo antes que sea demasiado tarde
José Antonio Vera José Antonio Vera
Arsénico y cianuro
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La “revolución” no triunfó el primero de enero
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Un error de Sanguinetti acerca de los musulmanes y algunas consideraciones en torno a la laicidad y el Ejército
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
A la búsqueda del tren perdido
Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos Gol de Actualidad cierra el año y se despacha con todo y sobre todos
CIERRE DE AÑO
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seregni amigo
Mónica Xavier Mónica Xavier
Feliz 2018 para todas y todos
Fabricio Cerna Salazar Fabricio Cerna Salazar
Indulto humanitario en Perú como regalo de Nochebuena
Eduardo Contreras Eduardo Contreras
Saudades del 17
Roberto Cyjón Roberto Cyjón
TRUMP, por favor: “gracias por tu ayuda”
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Cristo era Gitano
Joaquín Roy Joaquín Roy
España: un castillo como nación
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Salir de la encrucijada
Ismael Blanco Ismael Blanco
Absolución y castigo
Carlos Visca Carlos Visca
Desguace tres. Se sigue por el mismo camino. ¿Hasta cuándo?
Adriana Marrero Adriana Marrero
Ecuador: la educación que legó Correa
Carlos Garramón Carlos Garramón
Cumbre de la OMC en Buenos Aires
David Malowany David Malowany
Nazismo y cristianismo
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Garantías
Edgardo Carvalho Edgardo Carvalho
El País reescribe la historia
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
Salud alimentaria. ¿Derecho individual o segmento del mercado?
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Jerusalén, la manzana de la discordia
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Más educación=menos enfermedad coronaria

Edgardo Sandoya

10.10.2017

¨La mayoría de la gente se muere enuna cama, entonces la cama es el lugar más peligroso del mundo", razonaba Carlos, un estudiante de medicina. "¿Te parece?, dijo Lucía, una de sus compañeras. "¿No será que en realidad estaban en la cama en el momento de morir porque se sentían mal?". "La verdad es que es difícil saberlo", comentó Estela, "mejor preguntémosle al profesor".

Cuando se investiga la asociación entre una determinada conducta o actividad y una enfermedad, muchas veces se lo hace observando si entre quienes realizan esa actividad hay más casos de la enfermedad investigada. Pero que se den estas dos cosas, no siempre obedece a que lo primero sea causa de lo segundo. Elejemplo de los estudiantes ilustra claramenteacerca de este fenómeno que a veces llevaa confusión en la investigación médica: no es que la cama aumenta el riesgo de morir, sino que quienes se encuentran en la etapa final de su vida es más frecuente que se encuentren en una cama. Este fenómeno, llamadode causalidad reversa, puede llevar a confusión cuando se investiga la relación entre dos circunstancias en medicina, por ejemplo, el grado de educación y la presencia de enfermedad coronaria.


Mientras que el efecto causal de factores de riesgo tales como el tabaquismo, la hipertensión arterial y el colesterol elevado han demostrado estar asociados con la enfermedad coronaria, la relación entre otros factores, como por ejemplo la educación, y dicha enfermedad, no han sido claramente establecidos.

El futuro: la medicina de precisión
A partir de decodificación del genoma humano, es decir del conocimiento de la información contenida en los cromosomas y que da identidad a cada uno de nosotros, se ha podido avanzar en el conocimiento de lo que tiene que ver con los rasgos físicos y psicológicos de las personas. Los genes trasmitidos por nuestros antecesores y que se encuentran en los cromosomas determinan el color de los ojos, el tipo de piel, las características del pelo, de los diferentes órganos, así como también características de la personalidad, entre otras características. Entre los diferentes elementos identificados, se han identificado una serie de características de los genes que están asociados al comportamiento, incluyendo los logros educativos.


Estos logran han llevado a que actualmente cada vez tome mayor desarrollo lo que se ha dado en llamar la medicina de precisión, la que investiga -para luego aplicar al cuidado de los pacientes- la relación entre las características genéticas, los comportamientos y el posterior desarrollo de enfermedades.


La base de lo que somos
Cada ser humano es único, y esto está determinado por las características de su ADN. Elácido desoxirribonucleico (o ADN)contiene las instrucciones que determinan la forma, características y funciones del organismo, siendo además a través del ADN que se transmiten esas características a los hijos. Como puede apreciarse en la figura, segmentos del ADN constituyen los genes, la unidad de almacenamiento de información. Esos genes forman parte de los cromosomas, que son las estructuras que tiene cada a célula (y que se encuentran en su núcleo), en las que se organiza el ADN.


Diversas investigaciones recientes han identificado pequeñas variantes en la composición genética que se asocian con los logros académicos, es decir que la presencia de esas variaciones en los genes determinaríauna predisposición genética hacia una mayor educación, mientras que su ausencia operaría en sentido contrario.


Estos hallazgos han sido confirmados por varias investigaciones independientes en gran número de individuos, por lo actualmente se lo considere como algo confiable.


Educación y enfermedad coronaria
Si bien diversos estudios observacionales han asociado haber cursado educación superior con menor riesgo de enfermedad coronaria, esta asociación puede no derivarse de un efecto causal, sino que podría tener otras razones, incluyendo la causalidad reversa.


Una investigación reciente (1) utilizandoinformación de 405.000 personas de las que se conocen sus características genéticasy los años de educación cursados, evaluó la relación entre las variantes genéticas que se asocian a mayor educación y la presencia de enfermedad coronaria. Para ello buscaron la presencia de 126 variaciones en las secuencias de ADN que investigaciones previas mostraron que están asociadas a mayor educación y vieron si poseerlas o no poseerlas guardaba relación con la presencia de un infarto u otro tipo de enfermedad coronaria.


Luego de un cuidadoso análisis estadístico, los autores encontraron apoyo genético para la hipótesis de que más años de educación tienen efecto causal en la reducción de riesgo de enfermedad coronaria: 3,6 más años de educación se asociaron con 34% de reducción del riesgo.


Los mecanismos que podrían mediar la asociación entre la educación y la enfermedad coronaria siguen siendo relativamente desconocidos, aunque en esta investigación se encontró que más educación se asoció a menos tabaquismo, menos índice de masa corporal y mejor perfil de lípidos en la sangre, pero los factores de riesgo convencionales no explican completamente lo que hace que la educación se asocie a menosenfermedad coronaria, por lo que puede haber otros factores que los expliquen. Entre estos, una mayor educación lleva a mejor uso de los servicios de salud (tanto por mejor conocimiento de la salud como por menos barreras financieras para acceder a la atención), mejores posibilidades laborales, ingresos, condiciones materiales y/o dieta, pero esto requiere más investigación para poder tener certeza al respecto.


En conclusión
Esta investigación trascendente, confirma que aumentar el número de años que las personas pasan en el sistema educativo puede reducir de manera importanteel riesgo de que posteriormente desarrollen una enfermedad coronaria. Esta nueva información deberíaser un estímulo para potenciar laspolíticas educativas para de esa manera mejorar la salud de la población.

Dr. Edgardo Sandoya - Médico cardiólogo - Profesor Titular de Medicina Basada en Evidencia, Facultad de Medicina CLAEH. Investigador en el área de prevención cardiovascular

Referencia
Tillmann T, Vaucher J, Okbay A, Pikhart H, Peasey A, Kubinova R. Education and coronaryheartdisease: mendelianrandomisationstudy. BMJ 2017;358:j3542



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net