" />
Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Eppur si muove
Mónica Xavier Mónica Xavier
¡Uruguay no se detiene!
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Reclamamos régimen jubilatorio para trabajadores de Juan Lacaze
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Se la llama: crisis catalana. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
“La Nueva Sociedad”
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
América del Sur: zona de paz
Esteban Valenti Esteban Valenti
Barcelona el conflicto entre los recuerdos
Homero Bagnulo y Carlos Vivas Homero Bagnulo y Carlos Vivas
Cuando los comportamientos de los médicos comprometen el contrato social
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Energía y celulosa: medias verdades, medias mentiras
Jorge Larrobla Jorge Larrobla
Brou- El conflicto inventado
Dr. Federico Arregui Mondada Dr. Federico Arregui Mondada
De “ focas “, fachos y traidores
Daniel Feldman Daniel Feldman
Alejandro Rey, el personaje tras bambalinas en el Solís
Pablo Mieres Pablo Mieres
Nueve medidas por la transparencia y contra la corrupción
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
Clinton y Astori; ¿sin sex appeal, no hay nada..?
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Los hombres que produce el sistema penitenciario cubano
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Las sorpresas de ser orejano
Mauricio Toledo Mauricio Toledo
Obesidad y Depresión. Una buena manera de cuidar su salud afectiva es cuidar de su cuerpo.
Pablo de los Reyes Pablo de los Reyes
“La esperanza es lo último que se pierde”
Andrea recomienda: a los amantes Andrea recomienda: a los amantes
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Omar Gil Omar Gil
Problemas abiertos: retos para la Matemática
Luis Fernández Luis Fernández
...¡Que viva España!!!
Joaquín Roy Joaquín Roy
¿En qué momento se jodió Catalunya?
Edgardo Sandoya Edgardo Sandoya
Angioplastia como placebo
Roberto Soria Roberto Soria
La imprescriptibilidad, asunto político
Héctor Musto Héctor Musto
Algunas cosas que viví con Daniel Viglietti
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Cien años después
Nathan Novik Nathan Novik
Condiciones para superar el conflicto árabe israelí
Adriana Marrero Adriana Marrero
Palabras que sobran, palabras que faltan
David Malowany David Malowany
Para el israelí Yuval Noah Harari los derechos humanos son fruto de la imaginación colectiva
Carlos Visca Carlos Visca
El desarrollo de la industria naval como parte de la economía y defensa nacional
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Otras literaturas: Mario Barité
Pablo Cúneo Pablo Cúneo
La confusión conceptual de Hoenir Sarthou
Dr. Charles Carrera Leal Dr. Charles Carrera Leal
Un circo de mentiras contra ASSE
más columnistas



 
MET-ROND-POINT_Banner200x73 (2)
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

España - Cataluña 0-0

Claudio Riccardi

16.10.2017

Tomar partido entre separatistas catalanes y los "pro-España" me resulta imposible, pero los acontecimientos estimulan ...sacar al aire... algunas reflexiones de carácter general que pueden referir a ambos bandos.

Conocí a España y a Cataluña cuando todavía estaba vivo el dictador Francisco Franco (hay que nombrarlo y recordarlo así y sin olvidar ademas que, diferentemente de Trujillo, Mussolini e Hitler por mencionar a algunos homólogos, Franco se murió en 1975 "en su cama" y con todos loshonores...).

Sin nunca volver a España desde final de los años ochenta hasta mediado de los noventa, cuando regresé verdad que me quedé impresionado. En aquella ocasión fui también a Barcelona donde me hizo de guía un conocido, un español originario me parece de Asturias o Castilla y León pero residente y con trabajo en Barcelona, el cual me llevó por todos lados magnificando a la ciudad y al mismo tiempo hablando peste de los catalanes, hasta el punto que tuve que pararlo y decirle que al final, con todo y todo, ellos eran los que habían hecho lo que me estaba mostrando e incluso lo
mantenían y muy bien, ósea me estaban cuidando una joya en estructuras como en manera de vivir para que yo lo disfrutara cada vez que volviese; por eso consideraba había que respetarlos y  entenderlos, dialogando con ellos. Desde aquel entonces cada vez que vuelvo a Europa, voluntariamente regreso a través de España donde intento quedarme lo mas que puedo.

Conozco un buen numero de españoles y de catalanes así como mucha gente que vive en España y en Catalunya sin ser de allí, y he oído de todo. Muchas veces lo mismo que se oye en cualquier otra parte del mundo: "...el lugar es bellísimo, lastima que estén los..." y a seguir pongamos los que querremos, dependiendo donde se vive o se ha tenido malas experiencias. Difícil oír hablar bien de cualquier población relacionada a un territorio, a menos que uno no esté de paso o con aquella
actitud de superioridad encubierta, al estilo: "...buena gente los X, muy amables y hospitalarios AUN sean tan... sencillos... pobres... de color diferente... no crean en nuestros..." etc.

Yendo al grano: Al día de hoy, ¿todavía tienen sentido el sentimiento de identidad nacional y relativo nacionalismo?

Karl Wolfgang Deutsch, científico social y político checo, en 1969 escribió en su "Nationalism and its alternatives" que un pueblo es un grupo de personas unidas por un común error sobre sus origines y por la misma antipatía hacia sus vecinos; Benedict Anderson con su "Comunidades imaginadas" (1983), acuño de forma muy argumentada que una nación es una comunidad construida socialmente, es decir, imaginada por las personas que se perciben a sí mismas como parte de este grupo.
Básicamente, el nacionalismo moderno es un invento del romanticismo del siglo diecinueve: fue en esa época que se vino construyendo la idea de una identidad de pueblos y naciones allá donde antes solo habían reyes y súbditos, o a lo sumo ciudadanos y Estados. Aun si en aquella época el sentimiento nacionalista ha resultado una función histórica relevante, también ha dado origen a guerras y masacres y desde la visión romántica del pueblo/volk se han generado varias formas de racismo cuyas consecuencias están allí en los acontecimientos del siglo pasado. Peor aun, no hay forma de separar la idea nacional de una contraposición entre "nosotros" y los "otros" aunque para cualquier ...nosotros... le resulte imposible fundamentar su "pureza incontaminada" en razones históricas, lingüísticas, culturales, y menos aun, biológicas... De hecho en el tiempo, el nacionalismo se ha transformado en una identidad cívico-administrativa cuyas leyes (siempre modificables), son las que moldean la cultura de sus pertenecientes.

En su conjunto, España sigue siendo un país en desarrollo a nivel democrático así como todos los países que se auto-definen de esa manera, inclusos los "campeones" del norte de Europa por todavía mantener entre otras deficiencias, la embarazosa y dicotomica definición de "reinos" o similares, perpetuando así ese cuento sociológico clasista a nivel existencial (y no solamente), justificándolo como "histórico", aunque ella -la historia- básicamente la escriben los ganadores y quienes mantienen el poder, omitiendo todas las fechorías que pudieran referirse a ellos y a como
lo consiguieron, "verdades" sobre las cuales hoy sus herederos fundamentan sus derechos y la relativa legitimación. Sobre estas bases, las elites herederas y las nuevas se van aliando para mantener el estatus quo mediante un nacionalismo pseudo democrático, que sin embargo resulta solo la continuación de un sistema aristocrático de las oligarquías. Lo que en sociología política se puede resumir con el concepto de gatopardismo, que se manifiesta cada vez que se producen
cambios aparentes pero que solo sirven para que no cambie nada.

En la mayoría de sus manifestaciones oficiales España se presenta a nivel cultural como un país conservador incluso reaccionario, así como altamente supersticioso... Aun pertenezca al denominado [sic] "mundo desarrollado", en el conjunto de este país según datos de 2016 hay al menos setecientas mil personas (con derecho a voto), analfabetas funcionales que no tienencapacidad de resolver de una manera adecuada situaciones de su vida cotidiana como rellenar una solicitud, entender un contrato o leer el periódico. Pero salen hasta a mas del setenta por ciento de la población los que apena son capaz de comprensión básica: son los que no leen ni un libro en un año ni se informan mas allá de lo que diga la televisión, no participan en estructuras sociales, culturales o políticas y votan y trabajan siguiendo una capacidad de análisis mínima, que no entienden algo diferente a su experiencia personal sobre la cual basan sus creencias y nunca sostienen un pensamiento contra-intuitivo. Son los denominados analfabetos de retorno, incluidos a partir de los treinta años por arriba. De todas formas, muy pocos son los españoles que hablan otros idiomas y están interesados en conocer culturas ajenas.

Tampoco los catalanes resultan muy diferentes en su pretensión de especificidad: pese a que en Catalunya hay tres millones de personas con estudios pos-obligatorios (bachillerato, formación profesional y títulos universitarios), según los datos del censo de 2014 difundidos por el Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat), mas de cien mil personas mayores de dieciséis años (un 1,7% de su población), no saben leer o escribir, y otro medio millón (un 8,3% de la población) no tienen ningún estudio.

Amabas culturas oficiales solo tienen una visión auto-referencial de la vida, como si sus raíces tuvieran valor real. A nivel llano, de igual ambas realidades mas allá de [in]ciertas retóricas morales con raíces religiosas, expresan lo que el politólogo estadounidense Edward C. Banfield define con "familismo amoral", ósea una fuerte actitud a velar sobre todo -o sólo- por ellos mismos y por su familia, y cualquier cosa que hagan en beneficio propio o de los parientes próximos será moralmente positivo y valorado como tal, incluso cualquier acto que hagan para
aprovecharse de las instituciones del Estado o de cualquier instancia pública o administrativa; siempre será prueba de "habilidad" (ser listos) y reconocida como un valor positivo. Banfield explica que en una sociedad de familistas amorales, nadie procurará el interés de grupo o de la comunidad excepto si encuentra alguna ventaja privada. Y en consecuencia, en una sociedad de estas características, habrá poco control de los cargos públicos o de los funcionarios, porque este control es únicamente cosa de los mismos funcionarios o cargos que conforman la red de intereses creada a tal efecto.

Así que españoles y catalanes y relativos gobernantes, no tienen argumentos suficientes para fundamentar una razón unilateral digna de ser considerada a la altura de la modernidad; mas valdría se sentaran a hablar, mejor empezando con un "reset" de sus pre-conceptos y prejuicios; como ellos mismos dicen, con un "borrón y cuenta nueva..." de sus supuestas raíces y derechos naturales...

Claudio Riccardi



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net